Blogia
e l C a r a c o l

ENTREVISTAS

Entrevista a E. Milá: (IV de IV): EN ESPAÑA 2000

Entrevista a E. Milá: (IV de IV): EN ESPAÑA 2000

Del blog de Samuel Azor .- La última entrega de esta larga entrevista se centra específicamente en la incorporación de Milá a España 2000 y en los motivos que le llevaron a ingresar en el partido. Si hasta ahora la entrevista se había centrado en explicar aspectos teóricos (primera parte), problemas recientes de DN (segunda parte), juicio sobre otros grupos políticos e intención de clarificar algunas posiciones políticas (tercera parte), en esta última parte se abordan cuestiones de futuro y la necesidad de concentrar esfuerzos y agrupar voluntades del movimiento anti-inmigración dentro de España 2000. 

Cambiemos de tercio ¿por qué ingresas en E2000?

Vivo desde hace casi cuatro años en el Reino de Valencia y aquí no hay más fuerza política anti-inmigración que España 2000.

¿Ese es el único motivo?

No, por supuesto. Hay otras tres buenas razones: la primera, que entre 2004 y 2006, E2000 fue rectificando algunos de los puntos de vista de sus primeros pasos y este trabajo bien hecho cristalizó en la manifestación del 12-O de 2006; la segunda que E2000 tenía claro la naturaleza del enemigo principal (ZP) y del gran problema de la sociedad española en este momento (la inmigración); y en tercer lugar que el partido ha logrado un buen nivel de implantación en el Reino de Valencia, con juntas locales que se van multiplicando, dirigidas por camaradas con nombres y apellidos que no tienen inconveniente en dar la cara y que tienen arraigo en su comunidad. Además, tenía la convicción de que podía aportar algo a E2000, fundamentalmente, experiencia y capacidad para el análisis político.

¿Llegas sólo a E2000?

En cierta medida sí. A mi me tocó dar el primer paso, romper una cadena de malentendidos, reproches y ataques mutuos que se habían sucedido en los últimos años en los que había estado en DN y percibir las posibilidades de trabajo que ofrecía E2000. Entraba solo, pero, en cierto sentido, comisionado por un grupo de camaradas, exDNl pero no sólo exDN. Por otra parte, no hay que olvidar que El Caracol era un web coral y que colaboraban otros camaradas. La reflexión colectiva nos llevó a E2000. La única salvedad era que a mi me correspondió ingresar el primero. Después han seguido otros nombres y en los próximos meses, el proceso de incorporaciones de gente conocida en el ambiente patriótico y antiinmigración, proseguirá. Necesitamos una “casa común” y la necesitamos ya, urgentemente. La ventaja es que, aquí todos tenemos conciencia de lo que nos jugamos. No hace falta convencer a nadie. E2000 evolucionó espontáneamente hacia posiciones correctas por tres motivos: el arraigo de su gente en sus lugares de origen, el conocimiento directo de los problemas de las clases trabajadoras y el identificar con precisión el origen de los problemas.

Sin embargo, tiempo atrás se habían producido choques muy duros entre E2000 y tu…

Si, yo soy un “hombre de partido”. Cuando milito en un partido, me debo a la organización y a mis camaradas. Procuro que mi partido avance y que los elementos más válidos de otros partidos se integren en él. Y si hay que chocar con otros partidos, se choca, se abren debates en donde más duela, se intenta captar a los militantes más conocidos de ese partido y se hace, en definitiva, todo lo posible por hacer avanzar un partido por encima de sus competidores más directos. Eso hace inevitables los encontronazos contra otros grupos y el torpedeo habitual que sigue. Bien, pero todo esto no puede hacerse salvajemente, sino que es preciso establecer unos límites éticos. La Verdad y la Objetividad son valores tradicionales irrenunciables: manejando datos auténticos es posible denunciar, generar polémicas, etc. No hace falta, ni es ético, recurrir al fraude, la mentira y la calumnia.

Ahora bien, es rigurosamente cierto que, muy frecuentemente, se producen malentendidos y ataques recíprocos infundados. Ante esto, lo único que toca, es ser claros y, cuando toca, disipar equívocos pasados, procurando que, a partir de ese momento, la lealtad sea la norma interna de funcionamiento del partido.

¿Cómo se produjo tu incorporación a E2000?

Muy sencillo, por pasos: toma de contacto, intercambio de puntos de vista programáticos y estratégicos, un período de preparación y la incorporación. Un proceso relativamente rápido, pero, al mismo tiempo, extremadamente simple y seguro, apoyado en documentos escritos que se pueden estudiar con calma. En el momento en el que la Junta Nacional de España 2000 redactó y aprobó el Manifiesto del partido, en ese documento quedaron claros cuáles eran los objetivos y el análisis que realizaba el partido. Coincidía con mis puntos de vista, así que compartíamos un mismo proyecto. Y si eso era así, era cuestión de trabajar juntos.

¿Conocías a José Luis Roberto?

Desde 1976 nos habíamos visto en unas cuantas ocasiones y, sobre todo, teníamos amigos y camaradas comunes. Como todos los que llevamos unos cuantos años en activo, sobre nosotros circulan todo tipo de rumores y maledicencias y sabemos que no hay que dar mucho valor a toda esa basura. Volví a ver a Roberto en París en el Congreso del Front National del año 2000. Roberto había participado en la coalición promovida por DN para las elecciones de 2000 y, como sabes, a diferencia de en otros lugares, en Valencia la coalición no se disolvió al concluir los comicios. No habíamos mantenido contactos frecuentes, pero si amistades comunes.

A partir de 2001 no volví a tener noticias directas de Roberto. Se daba la circunstancia de que Canduela vive en Valencia, por tanto, a partir de ese momento, cuando éste apareció en la Mesa Nacional de DN, las noticias que volví a tener de Roberto y de E2000, estaban tamizadas por Canduela y procedían de él. Hasta 2005 estaba convencido de que Roberto había devenido en una especie de individuo impresentable, una especie de gánster sin escrúpulos. Así que era mejor no mantener contactos ni con él ni con el partido que presidía.

Luego resulta que todo era muy diferente. Roberto es un dirigente que tiene tres cualidades humanas imprescindibles para la dirección política: realismo y objetividad de un lado, capacidad para el diálogo de otro y, finalmente, respeto por parte de todos los afiliados del partido y de los cuadros locales.

Todas las historias que circulan sobre “las putas” y demás, vistas de cerca tienen su gracia…

¿Por…?

En primer lugar porque Roberto –como E2000 ha repetido hasta la saciedad- es el abogado de la Asociación Nacional de Locales de Alterne, como lo es de otras muchas empresas y particulares. La función del abogado no consiste en identificarse con las actividades atribuidas a sus clientes, sino asesorarles jurídicamente. Creo que el matiz es importante.

Dicho lo cual, también hay que añadir que no podemos defender un falso moralismo consistente en negar la existencia de la prostitución y condenar una institución social que ha existido siempre y en todas las épocas y que siempre ha tenido una función social: dar placer. Es placer es bueno, es justo, es necesario, en conveniente. Quien niegue que el ser humano necesita placer y especialmente placer sexual, es un anormal. San Agustín de Hipona convivió durante mucho tiempo con una prostituta, por citar un ejemplo que se me ocurre ahora mismo. El padre de un camarada muy conocido en Barcelona que había sido cenetista y amigo personal de Durrut durante su juventud, me decía hace años: “un hombre debe conocer tres cosas: una cárcel, un cuartel y un burdel”, lo que equivalía decir que un hombre debe conocer la adversidad, la disciplina y el placer. Desgraciadamente, hoy estamos poco habituados a la adversidad, ignoramos la disciplina y cada vez hay más gente que busca el placer a través de internet…

Así que acabemos de una vez por todas con la hipocresía… y mucho más con la mentira de tomar a un asesor jurídico de una asociación con la prostitución y el proxenetismo…

Lo cierto es que hasta 2005 no piensas ni remotamente en militar en E2000. Sin embargo, ahora estás en E2000… ¿en qué momentos rectificas tu posición?

Hay cuatro instantes que me hacen reflexionar. En primer lugar, el hecho de que desde su fundación hasta ahora, E2000 no hubiera tenido problemas internos, cuando en cualquier otro grupo del “área patriótica” son permanentes e inseparables. Eso implicaba que su dirección no era tan nefasta como me habían explicado. En segundo lugar, el hecho de que el partido evidenciara desde las elecciones de 2004 en tener mas peso en Valencia que DN o cualquier otro grupo patriótico. Eso implicaba que había un crecimiento real. En tercer lugar, que ese crecimiento real se había evidenciado de nuevo en las manifestaciones del 12-O. Y, finalmente, que iban aumentando el número de juntas locales, salpicando progresivamente la geografía del Reino de Valencia, a diferencia de otros partidos que tenían una delegación aquí, otra 300 km más arriba o 100 km en otro lugar distante, pero que evidenciaban una completa incapacidad para irradiar a los pueblos más próximos. Así que en julio de 2006, viajo a Madrid para reunirme con algunos exDN y paso antes por Alicante en donde el antiguo responsable de DN coincide con mi percepción y me hace ver que E2000 en los últimos años ha seguido un crecimiento, lento pero constante. Es en ese momento en el que doy el primer paso hacia E2000.

¿Y qué percepción tienes hoy de E2000?

Es un partido con grandes posibilidades que parte con una base geográfica sólida en el Reino de Valencia, a partir de la cual puede ir irradiando. Desde este punto de vista considero fundamental la implantación del partido en Madrid, donde el partido ya cuenta con un centenar de cotizantes y una sede. Es un inicio. Antes de fin de año el partido estará fuertemente implantado en Madrid y esto contribuirá a clarificar la situación del movimiento identitario anti-inmigración. Espero que en las próximas elecciones municipales estemos en condiciones de hacer entrar nuestras siglas en varios ayuntamientos y, a partir de aquí, iniciar una nueva fase en nuestra expansión política.

¿Cómo percibes que van a ser los próximos meses para E2000?

No te quepa la menor duda de que el crecimiento del partido se va a producir sobre dos líneas: una captando gente sin pasado político o con un pasado poco acorde con la extrema-derecha, reforzando las juntas locales y creándose nuevas. En este sentido, la consigna del momento es “Pueblo a pueblo: E2000 avanza”. Otra con incorporaciones de conocidos militantes del ambiente patriótico que se irá produciendo por goteo. Así mismo, hay otras iniciativas en marcha, que por razones de prudencia no puedo hacer públicas todavía, pero que contribuirán a aumentar extraordinariamente la audiencia de E2000. En este sentido, nuestro II Congreso ha supuesto un gran salto adelante.

Ahora bien, el desarrollo del partido no es independiente de lo que ocurra en la sociedad española. Y la sociedad española se va a ver sometida en los próximos meses a tensiones insoportables generadas por la incapacidad de ZP para gobernar. En diciembre de 2007 habremos superado la cifra de 6.000.000 de inmigrantes y, nada impide pensar que la oleada vaya a detenerse. Por otra parte, la política de inmigración del PSOE no es esencialmente diferente a la del PP. Y luego están los problemas derivados del descoyuntamiento nacional y del terrorismo, sin olvidar la crisis económica cuyos despuntes ya empiezan a percibirse.

En síntesis: los factores objetivos indican que cada vez va a ser más necesaria la presencia de un partido identitario y los factores subjetivos sugieren que este partido está en gestación y que E2000 será una pieza esencial del mismo.

Valencia, 4 de abril de 2007

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Entrevista a E. Milá: (III de IV): LA FALANGE Y AES, ALGUNOS COMENTARIOS

Entrevista a E. Milá: (III de IV): LA FALANGE Y AES, ALGUNOS COMENTARIOS

Del blog de Samuel Azor.- La tercera entrega de esta entrevista nos lleva a intentar disipar algunos malentendidos en relación a dos grupos patrióticos, La Falange de Castelló y AES. El entrevistado explica su posición en relación a ambas organizaciones. Hay algunos elementos particularmente interesantes, poco conocidos y que el entrevistado asume y justifica: el que fuera él primero que introdujo la necesidad de una aproximación entre AES y DN y el porqué cuando DN reventó, tal aproximación era inútil y lo máximo que Canduela podía hacer era integrarse en AES.

LA FALANGE – AES

Más temas. ¿No es contradictorio el que después de dimitir como protesta por la adhesión de Canduela a la manifestación de La Falange, mantengas buenas relaciones con Catalapiedra que, en el fondo, organizó aquella manifestación?

En absoluto. Políticamente, sigo sosteniendo lo inoportuno de aquella adhesión y la imagen distorsionada que da la utilización en el año 2007 de símbolos, banderas y uniformes que evocan, inevitablemente, a otro tiempo. Y todos los falangistas que me conocen saben cuál es mi posición sobre este punto, porque nunca la he ocultado. Lo que no es óbice para que no pueda existir un intercambio de ideas y una amistad personal con algunos camaradas falangistas.

La diferencia que hay entre la posición de Canduela y la que yo siempre he sostenido es la siguiente: Canduela se ponía en el furgón de cola de la manifestación falangista y aceptaba el consejo de Fiore de “pactar con La Falange” (al final terminará realizando un pacto de mini-mínimos con Andrino el más mini de todos los grupos azules), mientras yo sostenía -y sostengo- que hay que apoyar a los sectores más evolucionados del ambiente falangista a dar el salto hacia otros planteamientos. Todo “salto” es un proceso de ruptura que resulta duro realizar y en el curso del cual inevitablemente se pierden a algunos camaradas. Para los falangistas el proceso de reconversión es necesario y lo debían de haber asumido hace veinticinco o treinta años.

Pues bien, dentro de las direcciones falangistas, en la actualidad, solamente La Falange de Castelló y la Mesa Nacional Falangista, ofrecen planteamientos razonables que, globalmente, podemos compartir. Queda la cuestión de la imagen… y ahí es donde nosotros podemos ayudar a la transición de los falangistas conscientes de que hay formas, usos y tradiciones políticas que hoy son inviables. El debate entre camaradas siempre es posible, razonable y puede ser creativo y fructífero. Lo que propongo es estimular el debate para atraer el máximo de falangistas hacia el área del movimiento anti-inmigración y restarlos de un área tan fraccionada y dispersa –y por tanto, políticamente, inoperante- como el falangismo.

Y en cuanto a AES. ¿Es cierto que tú fuiste el primer en DN en proponer un acercamiento a AES? Sin embargo, ese acercamiento solamente se operó tras tu expulsión. Seguramente por eso Torres te llama “resentido”…

Con AES estamos en una situación similar. A decir verdad, yo no proponía un acercamiento AES—DN, sino una integración AES/DN, lo cual es sensiblemente diferente. Eso implicaba discutir en profundidad con ellos sobre los problemas estratégicos, sobre los análisis y sobre los problemas de imagen. Propuse por primera vez esa colaboración en 2003 en krisis.info –uno de los primeros portales que utilizaba PHP, creado por un particular- y volví a reiterar esa posición en los meses siguientes. La idea era que en el curso de un debate político sobre la integración, nosotros tuviéramos capacidad para introducir en AES algunos temas y orientaciones estratégicas, sin las cuales, éste partido no podrá ir nunca muy lejos. Además mío, Rafa Ripoll mantenía en ese tiempo posiciones parecidas. Y me consta que dentro de AES, especialmente en sus juventudes, había gente predispuesta a posiciones de este tipo. En BCN, la amistad personal entre Mulleras y Garriga-Nogués coadyuvaba a la viabilidad de este proceso. Pero en aquel tiempo (2003), AES estaba en conversaciones con Familia y Vida, y el PADE que se desarollaban de forma lenta y desesperante. Así que DN quedaba excluido…

Fue solamente cuando fracasaron las conversaciones con estos grupos que AES aceptó el pacto con DN para las autonómicas catalanas. DN era plato de segunda ronda. Poco, tarde y mal.

“Poco” por que el acuerdo se limitó en el otoño de 2006, a aquellas elecciones; en ese momento lo que hubiera procedido era trenzar un acuerdo nacional, y lo más lógico hubiera sido la integración de DN en AES, puesto que la desproporción de fuerzas era tal que DN podía ofrecer poco o nada a AES en 2006; además ni DN ni AES tenían muchas posibilidades en Catalunya y presentarse juntos allí era tener la seguridad de cosechar un primer fracaso.

“Tarde” por que cuando AES accedió a esa colaboración en 2006, DN ya no era la DN de 2003 que había propuesto entrar en conversaciones, con cuadros conocidos, delegaciones activas y entusiasmo militante, sino un grupúsculo completamente desmantelado y con muy pocas posibilidades de mover personas y medios que, de tanto en tanto, vendía alguna sudadera...

“Mal” porque en las autonómicas catalanas se puso de mascarón de proa (Gómez Rovira) y pendón de popa (Agustín Castejón) a un par de viejas glorias, que no creían en el proyecto, acaso por que no había proyecto. Xavier Casals, de cuya objetividad nunca he dudado, me comentó como fue el acto de cierre de campaña y los contrastes tan absolutamente llamativos entre la alocución de Gómez-Rovira, Dieguez y Canduela. El primero estuvo gris e irrelevante, limitándose a recordar su gestión en el pasado, el segundo mostró un talante de católico conservador (no “ultra-católico”, sino “ultra-conservador”) y el apuntó maneras como demagogo populista facilón y cazallero. Tres estilos para un solo fracaso. ¿Podía esperarse otra cosa?

¿Y en cuanto a que eres un “resentido” por que esa aproximación se ha realizado sin ti?

Sobre la acusación de “resentido” que me ha formulado Torres, cabe decir algunas cosas… Lo vengo diciendo desde 2003: AES se equivoca en la elección de su línea política. No han realizado una reflexión estratégica en profundidad, ni una reflexión sociológica, ni siquiera una reflexión política. Simplemente, han confundido sus deseos por realidades y han establecido una estrategia en función de una quimera irreal: el que una parte del PP está incómodo en el partido, puede abandonar su disciplina y votar a una opción más conservadora. En mi opinión, el electorado del PP está muy contento con el PP. Cuando el PP toca a rebato, todos forman, sin fisuras en la cola de la mesa electoral. Así que no sé en donde basa su optimismo la dirección de AES. Hay que leer la prensa todos los días, y con preferencia varios medios, para enterarse de lo que ocurre en España. Y eso da la seguridad de que todo el PP está –hoy por hoy- muy satisfecho –incluso demasiado satisfecho- con la gestión de Rajoy y que nadie en el PP, ni entre los cuadros, ni entre las bases electorales, piensa en cambiar su voto “útil” y otorgarlo a un partido minúsculo con un programa poco atrayente y una envoltura excesivamente gris como es AES.

¿Por qué, pues, proponía una acercamiento AES-DN en 2003? Respuesta fácilmente comprensible: porque ninguno de los dos grupos tenía “masa crítica” suficiente como para jugar un papel político de primer orden. Pero esta era una parte del problema, no se trataba de un acercamiento sin principios y a cualquier precio, sino de un acercamiento en función de una reflexión programática y estratégica en profundidad. Cuando hay momentos de acercamiento político, parece como si el “buen rollo” imperase y eso hiciera que sobrasen debates sobre los puntos conflictivos o en donde podrían aparecer fricciones. Para mí la cuestión no era decir: “AES, sois la repera, lo mejor del mundo, estamos interesados en que viajemos juntos”, sino, más bien: “Creemos que hay algunas coincidencias globales que permiten abordar un proceso de acercamiento basado en una reflexión estratégica y programática, así que hablemos”. “Hablemos”, no nos unamos en la miseria, sino que definamos claramente una línea estratégico y un programa político… y cuando lo hayamos hecho, trabajemos juntos.

En aquel momento (2003), la solidez y vitalidad de DN permitía pensar que una parte sustancial de nuestras tesis podrían ser bien recibidas en AES; es más, que AES precisaba rectificar algunas orientaciones, especialmente, estratégicas que carecían de interés para la inmensa mayoría de electores. Además, AES ni siquiera había sido capaz de definir grupos sociales a los cuales iba a dirigir el mensaje. Faltaban –y faltan- muchas cosas en AES y nosotros hubiéramos podido aportar algunas.

Cuando promoví un acercamiento AES-DN en 2003, de lo que se trataba no era de firmar un pacto con AES, sino de conducir a AES hacia posiciones más razonables y meditadas que aquellas en las que se había enrocado. Por otra parte, era perfectamente consciente de que DN tenía un handicap fundamental: carecía de líder aceptable y con talla suficiente como para dar un perfil público. Lo que proponía a Mulleras –que oficiaba como enlace con AES- era que Dieguez y otros dirigentes de AES –incluido Torres, por cierto, y el desgraciadamente fallecido Rute- estuvieran al frente de la nueva formación (era perfectamente conciente de que un excantante skin de voz quebrada y rot no iba a ser la imagen más adecuada para el partido y otros podíamos dar más juego en segunda fila), a cambio de que nosotros pudiéramos aportar elementos estratégicos no incluidos en AES. Eso era todo: y, además, todo debía de estar basado en una claridad meridiana, en haber apurado la discusión en todos los terrenos (programa, imagen, estrategia, timming de lanzamiento, etc) y en trazar un plan de trabajo para todo el ciclo electoral.

Luego se desencadena todo el proceso inverso: DN queda reducido a un esqueleto… pero ni Canduela, ni Mulleras, reconocen ante AES que habían perdido a los elementos mejor preparados del partido y a delegaciones enteras… A partir de ese momento, DN ya no está en condiciones de debatir con AES, ni mucho menos de introducir elementos estratégicos o programáticos diferentes a los de este grupo. Y este grupo, lamentándolo mucho, tal como hemos ido viendo, tiene unos planteamientos muy limitados. No creemos por ejemplo, que las “campañas contra la blasfemia” interesen mucho a la opinión pública española. Por ese camino no puede construirse un partido con impacto electoral.

En el momento en que DN careció de fuerza y capacidad para abrir debates con AES y lograr que revisaran sus orientaciones, todo estaba perdido. Canduela se esforzaba en adoptar un perfil que resultara atractivo a AES y Mulleras pasó a ser el garante del “buen rollo” entre ambos grupos. ¿Unidad sin una reflexión en profundidad? Cero. Ese cero absoluto se cosechó en las elecciones catalanas.

Así que de resentimiento, por mi parte, nada. ¿Por qué iba a albergar resentimiento? Al ser expulsado de DN, me he ahorrado debates que, sin duda, hubieran sido largos y difíciles con AES, incluso sobre elementos tan obvios que parece absurdo discutir –por ejemplo, la necesidad de una política de contención de TODA la inmigración- y hoy trabajo políticamente con gente que no alberga la menor duda sobre estos temas… sin que haya tenido necesidad de convencerles de nada… Para colmo, el resultado de las catalanas, 2500 votos, fue tan pobre que más que “resentimiento”, lo que debería sentir es satisfacción e incluso agradecimiento por haberme liberado de tener responsabilidad en un fracaso anunciado.

Les deseo a los de AES la mejor de las fortunas en las próximas elecciones, pero todo me lleva a pensar que un éxito político, solamente puede derivar de una “justa línea política”, y el análisis que realiza AES y el programa para las elecciones municipales en Madrid que nos han enviado vía e-mail, son decepcionantes.

Entrevista a E. Milá: (II de IV): EL CARACOL Y LA PIQUETA DE DEMOLICIÓN

Entrevista a E. Milá: (II de IV): EL CARACOL Y LA PIQUETA DE DEMOLICIÓN

Del blog de Samuel Azor.- Publicamos la segunda parte de la entrevista realizada por Samuel Azor a Ernesto Milá. En esta segunda parte se alude, especialmente, al papel de El Caracol y se explican los motivos que dieron vida a este blog. Pero un aspecto particular de lo tratado es la expllicación a por qué en España no ha arraigado un partido anti-inmigración. Así mismo, se resumen las visicitudes que dieron lugar a la ruptura de DN y a la expulsión del entrevistado y la dimisión de cincuenta militantes del partido.

Muchos han achacado a El Caracol una voluntad destructiva…

… voluntad que nosotros no hemos negado nunca. Desde el principio ya lo dijimos: queremos ser la brigada de demolición de prácticas erróneas, absurdas y denunciar las vías muertas. A nadie le gusta sufrir una crítica, claro está, pero una cosa es “criticar” y otra “mentir”. Cuando hemos dicho: AES está en una vía muerta y no va a poder competir con el PP, o cuando hemos dicho “en DN no hay tesorero”, no hemos mentido, hemos expuesto con claridad meridiana unas críticas que, por cierto, no han sido contestadas de manera razonada. Por nuestra parte podemos admitir críticas. No hemos eliminado de los debates ni una sola crítica razonada, ni razonable, lo que si hemos eliminado son exabruptos y descalificaciones gratuitas. No es la crítica hacia nosotros lo que nos disgusta. Si hay crítica hay neuronas en funcionamiento. Lo que rechazamos es la falta de racionalidad. Por ejemplo, las críticas que procedían de DN eran de dos tipos: exabruptos habitualmente escritos por el par de resentidos que dirigen al grupo, o bien mensajes escritos por adolescentes que se limitaban a repetir argumentos ingenuos, infantiles y ramplones recibidos de sus jefecillos, tal como ocurre en cualquier secta. Todo bastante patético. Nadie de DN ha explicado porque el partido no tiene un tesorero, ni cuando fue la última vez que se rindieron cuentas de los gastos con facturas originales… Insisto, El Caracol ha sido duro, pero no ha mentido nunca y desafiamos a que alguien demuestre lo contrario. Y claro que ha sido destructivo: para crear un edificio singular hay que derribar las chabolas que ocupan el bancal...

LOS EXCLUIDOS DE EL CARACOL

Sin embargo, se os ha achacado que en El Caracol habéis ignorado completamente a otros grupos ¿por qué?

No se ha hablado ni de PxC, ni de IH, ni de E2000… por que, fundamentalmente, percibíamos que estos partidos estaban trabajando en la dirección correcta. E2000 de 2006 no era la misma de cuatro años antes, su proceso de maduración es tal que solo un ciego y un resentido pueden negarlo: E2000 es posiblemente el partido que ha sufrido un proceso doble de maduración y arraigo más amplio que cualquier otro. ¿Qué criticar cuando no se percibe nada esencial que criticar?

Además hay otra razón: no mezclar cosas. Ya he dicho que una cosa es el movimiento patriótico y otro el movimiento antiinmigración. El Caracol nació para alimentar éste último y apoyar el proceso de construcción de su punta de lanza y de su cristalización política, y, también para denunciar la inadaptación del movimiento patriótico al tiempo nuevo.

¿Pero por qué habéis ralentizado o detenido vuestro trabajo? De hecho, entre octubre y diciembre de 2006 El Caracol era visitado por cientos de personas y se convirtió en poco tiempo en blog de referencia del ambiente, habéis publicado casi un centenar de artículos en pocos meses, habéis dado un visión completa de los partidos hermanos en Europa, habéis demolido mitos, denunciado a personajes nefastos y manipuladores y prácticas políticas erróneas ¿por qué ahora el blog está paralizado…?

Estaba previsto desde el principio, El Caracol no era un blog que naciera con vocación de eternizarse. Tratada la materia esencial, adios… ya no valía la pena aportar nada más. Para nosotros supuso una forma de calentar motores para entrar en España 2000. Los cuatro meses de El Caracol nos permitieron razonar y justificar las tesis sobre la diferencia entre el movimiento antiinmigración y el movimiento patriótico convencional a partir de una crítica razonada hacia éste último. Crítica que, hay que decirlo, no ha sido contestada con ninguna intervención de calidad, sino por descalificaciones de mejor o peor tono. En el fondo, era otro de los objetivos que pretendíamos: demostrar la falta de argumentos y la endeblez de los planteamientos de todos estos grupos. A organizaciones endebles y sin base sólida corresponden resultados miserables.

POR ULTIMA VEZ: PASAR REVISTA AL AMBIENTE

Si tuvieras que realizar una clasificación por la solvencia de estos partidos, de menos a más, ¿cómo la articularías?

Es sencillo, pero no los clasificaría de menos a más sino por grupos. Los falangistas, por ejemplo. Los más “serios” serían los “más evolucionados”. La Falange de Castelló, por ejemplo. ¿Los menos serios de este sector? El planteamiento de FA, no es que no sea serio, es que es exótico y está fuera de la realidad. Mera anécdota. El grupo de Andrino tiene el aroma de lo rancio y el “savoir faire” de lo chungo. En lo que a Diego se refiere, su pelo rizado cano tiene tantos caracolillos como fracasos políticos. ¿DN y AN?, dos caras de una misma moneda: tribus urbanas con estatuto político, pero tribus urbanas al fin y al cabo, sin más.

MSR, un partido siempre a punto del estallido que, finalmente, se ha deshinchado como un globito. Desde el Caracol hubiéramos deseado otro fin y el que el MSR se configurara como el “partido NR”… pero, al final, ha terminado deshinchándose. Tanto los que se quedaron con la sigla como los que se fueron tienen por delante, o bien una larga marcha hacia posiciones cada vez más radicales, exóticas, chocantes, “parajódicas” y hiper-mega-ultra-revolucionarios o bien, tomarse un valium, contar hasta 100 (ó 100 millones), respirar hondo y elegir entre hacer política o ser arrastrado por el primer anormal que afirme con una seguridad pasmosa que es el propalestino más antiyanky a esta parte de la galaxia. Lo más triste de todo esto es que el reventón del MSR, en el fondo no fue muy diferente del de DN: ambos, en efecto, se produjeron sin pena ni gloria.

Finalmente, queda AES. Su primer choque con la realidad, junto a DN y cuatro o cinco siglas más, en las elecciones catalanas se saldó con un triste resultado. No fue el mejor augurio. Aparentemente, AES debería ser calificado como “partido serio”… pero si atendemos a sus planteamientos, veremos que ahí falla algo. Y ese “algo” es el análisis político que realizan y que confunde deseos con realidades. Y eso se paga. AES, lamentablemente, lo pagará y, a partir de entonces sólo tendrá dos posibilidades: o bien disolverse, o bien elaborar un Plan B. Y, decididamente, no se nos ocurre cuál puede ser ese Plan B. Ni ellos tampoco se muestran muy explícitos sobre esa posibilidad.

No hay nada más. Y me reafirmo en lo dicho: nosotros criticamos, analizamos y diseccionamos; no mentimos; ni siquiera damos la razón como a los locos para conservar una buena y protocolaria relación. La verdad ante todo.

¿No habéis hecho muchos amigos con El Caracol?

Ja, ja… Aquí estamos para hacer política, no para ganar amigos. Seguimos la palabra de Unamuno en “Vida de Don Quijote y Sancho”: “Si veis alguno que miente, decirle, mentiroso y adelante; si veis alguno que roba, decidle ladrón y adelante… adelante siempre”. Cabría añadir: “si veis alguno que va directo al precipicio, decidle: prepárate para la caída o rectifica la ruta… y adelante”. La sinceridad no es, desde luego, la mejor forma para ganar amigos. Pero ¿quién quiere ganar amigos? De lo que se trata es de generar una reflexión interior en todos estos grupos y una revisión en profundidad sobre los motivos por los que el movimiento patriótico se encuentra en la más absoluta miseria política. Cuesta poco decir: “Sois pistonudos, oyes. A ver si nos vemos, tomamos unas copas, venías a nuestro acto, nosotros vamos a vuestra cena y todo el mundo es bueno”… Y, por otra parte, es rigurosamente cierto que El Caracol ha ejercido como catalizador de un proceso de decantación. A partir de ahora, nadie podrá decir, “nadie nos habían dicho que tal o cual dirigente era un petardo o que íbamos directos al precipicio”. En los cuatro meses de El Caracol está contenido lo esencial de lo que falla en esos grupos, lo reconozcan o no. En ese sentido, hemos ganado la amistad y la colaboración de gente muy válida que en estos momentos está en E2000 o está en la puerta de entrada o está en grupos paralelos.

POR QUE NO HA “ARRANCADO” UN PARTIDO IDENTITARIO EN ESPAÑA

¿Puedes resumir rápidamente por qué el movimiento anti-inmigración no ha logrado arrancar en España?

Te corrijo: el movimiento anti-inmigración si ha logrado arrancar. Los nombres de El Ejido, Premiá, Hospitalet, Alcorcón y dos docenas más de poblaciones, han salpicado la crónica de la protesta popular contra la inmigración en estos últimos años. Lo que no ha arrancado es la cristalización política del movimiento anti-inmigración, pero, socialmente, si es un movimiento de rechazo. ¿A qué se ha debido? Fácil de entender: se ha producido una identificación entre el movimiento franquista, de extrema-derecha, ultracatólico, falangista, neonazi, etc, es decir, de la extrema-derecha clásica con la protesta contra la inmigración.

Dado que el movimiento antiinmigración está formado, esencialmente, por grupos sociales que no proceden del franquismo y cuyos ideales no tienen nada que ver con la extrema-derecha clásica, mientras esta identificación siga en vigor, no suscitará confianza suficiente. El franquismo y los rasgos tópicos de la ultraderecha han aislado a estos grupos y han hecho imposible el que aprovecharan el formidable potencial del movimiento anti-inmigración. Para que el movimiento pueda cristalizar en un partido político, debe –n e c e s a r i a m e n t e- divorciarse y distanciarse de la extrema-derecha clásica.

En la primera época de DN, gracias a Laureano Luna, existió una voluntad clara de desvincularse de la ultraderecha, tanto estéticamente como en los contenidos políticos. La llegada de Canduela a la presidencia supuso un giro hacia la extrema-derecha y un proceso de empobrecimiento doctrinal de DN, con el consiguiente ingreso de skins y la aproximación a grupos de extrema-derecha clásica (AES y Andrino).

LA CRISIS DE DN Y LA EXPULSION

¿Por qué fuiste expulsado de DN?

Hay un factor “detonante y” un factor “desencadenante”. Vayamos al primero. Lo que me atrajo de DN fue la tesis de la “autonomía histórica”, a la que ya me he referido antes, según la cual el partido no seguía ningún modelo político anterior y era libre para elaborar su propia línea política y su propio programa sin tributos a formas del pasado. Ese principio rigió al partido desde su fundación hasta 2004.

Un buen día, en 2004, La Falange organiza una manifestación en Madrid e invitan a adherirse a DN. Yo personalmente envío un comunicado y agradezco la invitación, declinando asistir por el principio de la “autonomía histórica” que impide colaborar con “modelos históricos”, como La Falange. Quince días después, Canduela se solidariza con la manifestación enviando un caluroso y entusiástico escrito. Aquí empieza el conflicto, porque esta decisión suponía romper con la tradición fundacional del partido e infringir de manera flagrante las resoluciones de los cinco congresos del partido. A raíz de esto, dimito como Secretario General y explico en mi blog personal los motivos por los que el sumarse a la convocatoria de La Falange supone un grave error político.

¿Y el “desencanante” de este incidente?

Había que retraerse al Vº Congreso. Canduela gana la presidencia por tres o cuatro votos de margen aportados por la delegación de Alicante… que un mes después del cierre del congreso ya había sido sancionada y expulsada. Este resultado exiguo hubiera sido recogido por alguien con un mínimo de sensibilidad personal e inteligencia política, como una advertencia: “has ganado por los pelos, así que necesitas colaborar con la otra parte”.

Lo malo no era eso, sino que las reformas en los estatutos que se habían impuesto, también por pocos votos, eliminaban en la práctica la mesa nacional (el organismo colegiado) y, todo el poder pasaba a ser controlado por el presidente, sin ningún tipo de limitación. La única limitación era la Comisión de Garantías Jurídicas formada por tres miembros elegidos por votación en el Congreso. De los tres miembros de la CGJ, dos eran camaradas muy conocidos y respetados y el tercero un recién llegado, poco integrado en el partido. Canduela en los meses siguiente fue eliminando a los dos camaradas que no eran de su confianza y sustituyéndolos por gente elegida a dedo. En lugar de proceder a recomponer equilibrios internos dentro del partido y a moderar distintas tendencias, Canduela buscó imponer su precaria autoridad, sin advertir que, tal como yo mismo le advertí antes de empezar el congreso, con Mulleras delante, el partido se rompería. Canduela creía que no habría escisiones. Pero inmediatamente concluido el V Congreso, empezó el rosario de dimisiones: primero la delegación de Alcalá, más tarde la delegación de Alicante y la de Albacete, luego mi dimisión… y, por algún motivo curioso e inexplicable, Christian Ruiz que ni siquiera se había presentado a la elección de la Junta Nacional, resulta expulsado, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid...

A partir de ahí fue cuando elaboramos la “Carta de los 50”, con nombres y apellidos y en donde hacíamos pública nuestra salida del partido. En cuanto a los procesos de expulsión fueron simplemente grotescos y la nueva CGJ demostró su fidelidad perruna hacia Canduela. En el congreso siguiente se abolió este organismo… pero, en ese momento, el “partido” se había convertido en una tribu urbana dispersa y que no respondía a ningún estándar de normalidad política.

Lo que Canduela hoy no es capaz de entender es que cuando se tiene en una organización el poder absoluto –como él lo tiene en DN, por ambición propia desde el congreso de 2003- no hay más que un responsable para los éxitos… pero también un solo culpable de los fracasos. DN es hoy, un visible y evidente fracaso, así que toda la responsabilidad le corresponde solamente a él.

Hay algo que nadie ha logrado explicar ¿cómo es posible que nombres muy conocidos y respetados en el ambiente y, sin duda, mucho mejor capacitados, llegarais a ser expulsados por alguien de mucha menor talla política, humana e intelectual?

Es fácil de explicar. He visto en varias ocasiones partidos que tras denotar problemas internos, pierden eficacia, se van apagando y, finalmente, se extinguen. Cuando empezó la crisis de DN yo no tenía ninguna duda de que ese era el canto del cisne del partido. En lo personal, cuando percibí que Canduela tenía todos los rasgos de un resentido patológico con matices paranoicos que castigaba con expulsiones incluso a la gente a la que debía su elección, resultaba evidente que la experiencia de DN había concluido.

Además, había otro factor: nadie entre los expulsados o dimitidos queríamos ser los responsables de DN por distintos motivos, unos por que conocíamos nuestras limitaciones, otros por que no querían estar al frente de un partido… partido y roto. Y los había que por motivos de trabajo o familiares no podían estar al frente del partido. Perdidos los 50 cuadros que firmamos la carta, desmanteladas media docena de delegaciones, lo que quedaba dentro del partido era un despojo que ya no servía para mucho. Tres o cuadro delegaciones poco o nada operativas, entre las que la de Madrid era el paradigma de lo que jamás debía ser una delegación de partido. Por aquello ni valía la pena luchar, ni valía la pena recurrir, ni siquiera enzarzarse en una disputa legal por las siglas… En agosto de 2004, la sigla “DN” estaba completamente quemada. El que la quisiera tenerla en propiedad, se la podía quedar confitada…

DN Y LA OPACIDAD: NEGRO MÁS NEGRO QUE EL NEGRO

Tu acusaste a Canduela de falta de transparencia económica…

Efectivamente, y no solo de falta de transparencia económica, sino de falta absoluta de transparencia. Resulta difícil ser secretario general, como era mi caso, e ignorar completamente el número de afiliados del partido, el número de gente que paga cuota y el monto total de los ingresos así como de los gastos. El último boletín interno impreso, si no recuerdo mal, se publicó en 2002. Se dejaron deudas abultadas en una imprenta cuyo director comercial era un miembro de la dirección del partido. Creo recordar que desde 2002 no se imprimían carteles de 90x100. ¿Dónde iba a parar el dinero recaudado por cuotas y otros conceptos? También hubo donaciones relativamente importantes que no se reflejaban en ningún sitio. Y, además, se daba la grotesca circunstancia de que no había tesorero. Lo más parecido a la tesorería era desempeñado por la esposa de Canduela que ni siquiera estaba en la mesa nacional. Nunca entre 2002 y 2004 nadie pudo examinar facturas, libros de cuentas, ni registro de afiliados… ni siquiera el secretario general. Todo esto sería un chiste, una broma pesada, sino fuera grotesco y repelente.

¿Por qué crees que ni en el V ni en el VI congreso, se ha elegido tesorero?

El fondo de la cuestión es que Canduela creía que Roberto Fiore, el factotum del grupo italiano Forza Nuova, le iba a aportar cuantiosos fondos. Fiore, haciendo gala de un despiste político inusual, tenía la extraña y exótica convicción de que en España era preciso que DN y La Falange se entendieran. Jamás tuvo en cuenta que DN se basaba en la “autonomía histórica” y que tal era su razón de ser, Fiore no tenia en cuenta que no había “una” falange, sino seis… Al parecer, la inyección de fondos estaba condicionada a la unidad de acción entre La Falange y DN. Este fue el epicentro de todo el problema que se dio luego.

Verás: si había inyección de fondos, Canduela juzgaba que era recomendable que nadie, salvo él, supiera de su existencia… entonces la figura del tesorero sobraba. La ligereza con la que actuó Fiore fue imperdonable y buena parte de todo lo que ocurrió luego se debe a su intervención (seguramente bienintencionada, pero absolutamente ignorante de la realidad española; en este caso, la ignorancia fue culpable). Por culpa de Fiore se produjo la aproximación a La Falange que generó mi dimisión; y ambicionando los fondos que debía inyectar Fiore, Canduela quiso aprobar una reforma en los estatutos gracias a la cual no debía de dar ninguna explicación a nadie de nada de lo que hacía, tenía todo el poder en su mano… y ni siquiera tenía la obligación de tener un tesorero, lo que equivalía a no tener que dar explicaciones a nadie. La mujer del César (y me refiero a Canduela) no tenía la menor intención de parecer honesta…

¿Podía haber terminado DN de otra manera?

Si. Después del mitin de cierre de la campaña sobre el NO a la constitución europea, le propuse a Canduela que, dado que estaba dedicando una parte de su tiempo al partido, sería razonable que cobrara un sueldo. Declinó contra todo pronóstico. En efecto, cobrar un sueldo implicaba que alguien “daba” ese sueldo (el partido) y que era preciso tener un tesorero en la Mesa Nacional. Además, un sueldo implicaba cierto nivel de fiscalización, transparencia, medición de eficacia, etc. Canduela estaba dispuesto a renunciar a un dinero entregado oficialmente por el partido a su presidente, a cambio de seguir teniendo una opacidad absoluta en el manejo de las cuentas. Prefería la opacidad al salario entregado por le partido. Que cada uno saque sus consecuencias.

ENFRENTAMIENTOS PERSONALES Y BLOGS DE MALAMUERTE

Todo lo que ha sucedido a continuación ha sido extremadamente duro, ¿verdad?

Canduela es una víctima de sí mismo y de su propio carácter y, especialmente, de sus resentimientos personales. Es muy fácil expulsar, especialmente cuando los expulsados ya se han hecho a la idea de que el partido está en crisis, liquidado y que no tienen mucho interés en salvar una sigla que se había convertido en inseparable de la imagen de hundimiento, derrota y crisis. El problema no es nunca el hecho puntual de la expulsión, sino lo que pasará el día siguiente. Los expulsados no se van a callar, ni se van a resignar a ser humillados públicamente con una miserable carta de expulsión, ni siquiera remitida a un domicilio... Probablemente no tuvieran ganas de enzarzarse en disputa legal por las siglas… pero, una vez fuera del partido, recuperaban entera libertad para hacer chistes, bromas, chascarrillos o, simplemente, para difundir los datos reales sobre el partido y los episodios que llevaron a la crisis. Y ese era el problema: que los 50 expulsados, mientras estábamos dentro del partido conteníamos la crítica por obvias razones de que no perjudicara a la formación a la que habíamos servido con lealtad, pero una vez fuera nos convertimos en voces libres, difusores de una información que no iba a contribuir en nada a mejorar la imagen de Canduela. Los que nos fuimos, dejamos de actuar como miembros del mismo partido, así que cada cual fue difundiendo tales o cuales informaciones según su leal saber y entender… Y nadie de entre nosotros mintió, así que en el terreno ético tenemos la conciencia bien tranquila.

Y entonces se llegó al fuego cruzado que todavía hoy se sigue intercambiando y que ha alcanzado a E2000…

Desde el principio se aplicó el siguiente esquema: los que nos habíamos ido, no teníamos por que inventar argumentos contra el otro sector, teníamos demasiado vivo como se había producido el proceso y la razón estaba de nuestra parte. Verás:

- es un dato objetivo que Canduela vulneró la autonomía histórica y buscó un entendimiento con La Falange,

- es un dato objetivo que en DN no hay tesorero,

- es un dato objetivo que nadie, ni ayer ni hoy, sabe el número exacto de militantes del partido, ni los ingresos ni los gastos, es un dato objetivo que en agosto de 2004 se fueron o fueron expulsados 50 militantes,

- es un dato objetivo que las que hasta entonces habían sido delegaciones más activas, se hundieron,

- es un dato objetivo que Canduela acaparó todos los poderes, que la reforma de los estatutos fue ilegal y

- es un dato objetivo que la CJG pasó de ser elegida en congreso por votacion libre a ser elegida a dedo, para, finalmente, ser liquidada.

Todo esto no puede negarse… aunque no contribuye a enaltecer ni la imagen de Canduela, ni la de sus últimos mohicanos habituados a comulgar con ruegas de molino.

Difundir todos estos datos era molesto para Canduela… pero era una verdad objetiva a la que Canduela y Peña contestaron con descalificaciones, insinuaciones, o simplemente calumnias y estupideces que, frecuentemente, denotaban una pobreza intelectual y una miseria humana absolutamente irritante y digna de figurar en un catálogo de aberraciones psiquiátricas. Y esto ha seguido hasta ahora, cada vez más agudizada.

¿Puede solucionarse esta situación?

Te repito: la crítica a DN es objetiva y real. Los insultos que nos han dirigido, son eso, insultos y descalificaciones que no se apoyan sobre datos reales o situaciones reales. Tampoco es muy grave y, personalmente, me preocupa muy poco. Ahora bien, Alvaro Peñas y Manuel Canduela, a través de un blog de muy limitada audiencia y calidad risible, han ido difundiendo calumnias y ataques cada vez más innobles. Siempre llega un momento en el que se franquea una línea que jamás debería de ser traspasada: atacar a las militantes de E2000 de “putas” o decir que la mujer de tal o cual camarada es una “puta”, denota la absoluta bajeza de quien formula la acusación. Y esto exige algún tipo de respuesta. Me refiero a respuestas legales, por supuesto.

Canduela, Peñas y también José Luis Mateos, tienen mucho que perder y mucho más que esconder. A cual más. Una cosa es sembrar de insultos anónimos difundidos en blogs de malamuerte y otra muy diferente ver colgadas de Internet las sentencias de algunos procesos en los que se han visto sometidos y condenados. Por que eso también son datos objetivos, difícilmente discutibles.

Pero ¿existen esas sentencias?

En el caso de Mateos si y en el caso de Canduela también. Además, gente que estaba con él desde que empezó su “vida política”, están hoy en E2000, así que elaborar un dossier completo sobre cada uno de ellos, es algo muy sencillo. Pero ¿para qué perder el tiempo con todo esto? En realidad, los que quedan dirigiendo DN constituyen un pequeño grupo de pequeños fracasados políticos, sociales, personales e, incluso, familiares. No quiero llegar a ese extremo, pero también está claro que no voy a permitir que se abran foros en los que se pone verde y mis camaradas y a mí. Terminar con una escalada de ataques es relativamente fácil… si estamos delante de gente razonable, pero mucho más difícil cuando estamos ante desocupados y resentidos patológicos. Pero, de lo que no cabe la menor duda es que a dos meses de las elecciones municipales, al menos nosotros no podemos perder mucho tiempo a esta cuestión. Y está en nosotros la voluntad de resolver el tema y cortar de una vez para siempre este fuego cruzado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Entrevista a E. Milá: (I de IV): FUNDAMENTOS DE UNA POLÍTICA IDENTITARIA

Entrevista a E. Milá: (I de IV): FUNDAMENTOS DE UNA POLÍTICA IDENTITARIA

Del blog de Samuel Azor.- Después del II Congreso de España 2000, hemos aprovechado para entrevistar a Ernesto Milá, elegido como miembro de la Junta Nacional del partido. Milá, como se sabe, ingresó en el mes de enero en el partido y es suficientemente conocido por los más veteranos de nuestro ambiente político. Hemos intentado pasar revista a la evolución personal y política que le ha llevado hasta E2000. Este es un resumen de lo esencial grabado a lo largo de dos horas de entrevista.

Samuel Azor.

I PARTE

LOS FUNDAMENTOS DE UNA POLÍTICA IDENTITARIA

MOVIMIENTO PATRIÓTICO Y MOVIMIENTO ANTI-INMIGRACIÓN

¿Por qué El Caracol da pocas señales de vida?

Es muy simple y ya lo expliqué: ha cumplido su ciclo vital. Un ciclo que empezaba con una crítica a lo existente y terminaba dando alguna alternativa. Se ha logrado lo primero y también se ha formulado lo segundo.

¿Y la alternativa era España 2000…?

No sólo España 2000, pero sí en gran medida España 2000. De todas formas, también se habían apuntado otras soluciones aceptables: Plataforma per Catalunya, Iniciativa Habitable… En El Caracol se ha hablado muy poco, tanto de España 2000 como de estos dos grupos. La razón es muy sencilla, El Caracol ha sido un blog crítico… difícilmente puede haber crítica hacia partidos cuyo enfoque se comparte.

… Sin embargo, estos grupos se parecen muy poco entre sí…

Tienen bastante en común. Es cierto que IH intenta seguir una línea parecida a la del partido del asesinado Pyn Fortune, de la misma forma que E2000 tiene más similitudes con el Front National (en el congreso, el delegado del Front dijo, tras escuchar las ponencias e intercambiar puntos de vista con la dirección que los programas de ambos partidos son idénticos); en cuanto a la PxC es un grupo específicamente catalán. Pero, vale la pena matizar todo esto. Mira, cuando se inicia un proceso de reflexión no está claro hacia a dónde nos va a conducir. Eso fue lo que ocurrió con El Caracol. Hasta la aparición de El Caracol se solía aludir al “movimiento patriótico”…

¿Y la definición no te convencía?

Era excesivamente ambigua. ¿Patriotas? En España hay muchos patriotas además de los partidos que habitualmente son considerados como de extrema-derecha. Hay patriotas en el PP, hay patriotas en el PSOE e incluso en grupos de izquierda radical. El caso de los socialistas vascos que animan a movimientos cívicos antinacionalistas, es elocuente. Y, por lo demás, la marejada de banderas nacionales en la manifestación de protesta por la excarcelación de De Juana Chaos, el 10 de marzo pasado fue demasiado evidente como para seguir pensando que el término “patriota” basta para definir a nuestro ambiente político.

¿Y eso, para ti, es bueno o es malo?

Es bueno por que si en España no hubiera más patriotas que los que figuran en los partidos de extrema-derecha, la posibilidad de persistencia histórica de nuestro país estaría en entredicho. Así que es bueno que haya gente que no dude en salir a la calle con una bandera nacional o en sostener posturas antinacionalistas en los lugares más peligrosos. Es un patriotismo simple, incluso ingenuo, pero eso indica que hay voluntad de que España siga siendo una nación. Ahora bien, desde el punto de vista de nuestro ambiente político, definirse como “patriota” sirve para poco y no ayuda a adquirir un perfil propio. Somos una parte del “movimiento patriótico”, corriente anidada en la sociedad que se muestra a favor de la unidad del Estado y de la consideración de España como única nación, una parte entre otras muchas que, en sí misma, no sirve para caracterizarnos. Para tener un “perfil propio” debemos ser algo más. De hecho somos mucho más que eso.

¿Qué más exactamente?

En la sociedad existe un amplio movimiento de protesta generado al calor de la oleada migratoria y de la oleada globalizadora. Se trata de una corriente de opinión que ha identificado uno de los principales problemas de nuestra sociedad: la inmigración masiva y la mundialización. Es lo que empezamos a llamar en El Caracol “movimiento antiinmigración”. Comprender esto es fundamental: el equipo que realiza El Caracol es consciente de formar parte de ese movimiento antiinmigración latente en amplios sectores de la sociedad. Un “movimiento” no es una “organización” estable y estructurada, sino una corriente de opinión, por tanto, un caladero de votos.

¿Qué podemos hacer en relación a este movimiento antiinmigración?

Muy sencillo: transformar su enorme potencial de protesta en fuerza política. Se trata de cristalizar a los elementos más conscientes y activos del movimiento anti-inmigración en una vanguardia organizada que constituya su punta del lanza: el partido.

¿Y dónde queda el “patriotismo”?

En donde tiene que estar: en algo que debería ser común a todos los españoles… pero que no basta, por sí mismo, para calificar y ubicar a un movimiento político. Nosotros podemos aportar algo al patriotismo: la noción de identidad. De la misma forma que existe un patriotismo liberal, un patriotismo conservador, un patriotismo jacobino, un patriotismo de izquierdas, también existe un patriotismo identitario. En otras palabras: la protesta contra la inmigración masiva, no puede realizarse en nombre de la hostilidad visceral hacia las legiones de desheredados que están llegando en sucesivas oleadas, eso sería racismo y xenofobia, sino en tanto que amenazan y desfiguran nuestra identidad. Y hay que repetirlo una y mil veces: no solamente no somos racistas, ni xenófobos, sino que condenamos sin reservas cualquier forma de racismo y xenofobia.

¿Por qué es necesario plantear las cosas en función de la identidad?

Hay buenas razones. La primera es que, como ya he dicho, a la vista de tantas formas de patriotismo, decir “soy patriota” es decir muy poca cosa: defina usted la identidad de su patriotismo y yo le diré si coincidimos o no; la idea de “identidad” implica la necesidad de establecer definiciones claras. Hoy más que nunca, la crisis del patriotismo español es una crisis de identidad. Desde la generación del 98 no se ha redefinido ese patriotismo y hace falta una actualización urgente. En segundo lugar, la oleada migratoria que en veinte años supondrá un tercio de nuestra población, viene con unos rasgos identitarios muy bien definidos a los que no están dispuestos a renunciar: la identidad andina, la identidad islámica, la negritud y su mística, están ahí… y frente a ellas solamente existe una identidad española y europea en crisis total. O redefinimos nuestra identidad frente a lo que se nos viene encima o seremos arrastrados por identidades foráneas. Rechazamos la actitud “progresista” cuya teorización no va más allá de una vaga defensa de un “mestizaje” y de la “fusión”, valores en los que sólo ellos creen, pero que no tiene ningún eco entre las legiones de inmigrantes que siguen rechazando la asimilación y la integración y aferrándose a sus identidades de origen.

LA NECESARIA REFLEXIÓN SOBE EL PATRIOTISMO ESPAÑOL

¿Y la reflexión identitaria a qué nos lleva?

En El Caracol rompimos con el patriotismo decimonónico y noventayochesco que siguen defendiendo grupos como AES y las distintas formaciones falangistas. Ese patriotismo está tan muerto como quienes lo inspiraron. En 130 años, la sociedad y el mundo han cambiado extraordinariamente… pero no así el “patriotismo español” que es percibido por algunos como una forma de jacobinismo. Los hechos nuevos son:

1) Que tras la II Guerra Mundial el mundo de empequeñece y se inicia la política de bloques. Cuando en 1989 cae el Muro de Berlín y luego se firman los protocolos de Maastrich, aparece una fuerza continental, la UE que no es sino una nueva dimensión política.

2) Que a partir de 1977 la formación del Estado de las Autonomías abre una situación nueva: el Estado pasa a organizarse en 17 autonomías. Este modelo de Estado, en si mismo, ni es bueno ni es malo, simplemente era un ensayo que, finalmente, ha entrado en crisis.

¿A dónde quieres ir a parar con este análisis?

A una conclusión difícilmente refutable: una nación en el siglo XXI no puede sobrevivir sin integrarse en un bloque mayor. En nuestro caso en Europa. Además, lo esencial de nuestra identidad es europea: deriva del mundo clásico y de la catolicidad. La segunda conclusión es que España ha pasado por 40 años de jacobinismo durante el período franquista, al que ha seguido un proceso de centrifugación nacional. En la historia de España el centralismo y la centrifugación se han ido alternando, pero ha habido un modelo nacional que ha mantenido el equilibrio desde el siglo XI al XIX y que podemos llamar “foralista”. El cimiento del foralismo era la lealtad de las partes respecto al todo y, a cambio, “el todo” otorgaba “fueros”, esto es derechos y libertades específicas. Lealtad a cambio de amplia autonomía, tal es la fórmula foralista. En otras palabras: una redefinición identitaria debe contemplar tres elementos: la dimensión nacional histórica –España-, la dimensión nacional adaptada a las necesidades del siglo XXI –Europa- y la dimensión foral, necesaria para rectificar el fracasado e inestable “Estado de las Autonomías” que tiende a una federación inestable previa al descoyuntamiento total del Estado. Pues bien, estos tres elementos definen tres niveles de identidad: la nacional, la europea y la regional. Con estos anclajes identitarios es posible responder al desafío que supone la llegada a Europa de 20 millones de inmigrantes dotados de identidades irreductibles a la nuestra.

Así pues ¿rechazas el patriotismo español?

No, claro que no, sólo digo es:

1) que el patriotismo no basta para dar el perfil propio necesario para realizar una lucha política, y

2) que hay que redefinirlo.

Por ejemplo, cuando se repite: “una nación es una unidad de destino en lo universal”, la definición vale para cualquier nación, no sólo para España. Además, es una definición vaga que solamente puede aceptarse en nuestro caso si se está en condiciones de definir cuál es el destino universal de España en este momento histórico. El patriotismo español convencional no da ninguna respuesta, o bien las respuestas no son aceptables. Hasta ahora, el patriotismo clásico decía: “la misión universal de España es la defensa de la catolicidad” o aquello otro de “la misión universal de España es la defensa de la Hispanidad”. Estas respuestas, hoy ya no son ni viables, ni, por tanto, aceptable, ni se insertan dentro de las realidades objetivas de este momento. Por lo demás, el patriotismo inglés y el patriotismo francés hablaban en términos exactamente iguales (la Commonwelt, la Francité, Francia e Inglaterra como lugares “elegidos” por personajes bíblicos y autotitulados claves de bóveda de la catolicidad, etc. Hoy, la triste realidad es que la Iglesia Católica vive una crisis cuyos elementos más visibles son la falta de vocaciones, la pérdida de influencia en Europa y el caos litúrgico en que se encuentra desde el Vaticano II. En este contexto, el papel de la Iglesia en el futuro de España es muy reducido. Y, por tanto, si el patriotismo español ya no puede ser identificable con la catolicidad ¿cómo hay que redefinirlo? Desde El Caracol hemos respondido recurriendo a la noción de identidad y a sus tres niveles (regional, español y europeo).

Resulta difícil entender qué pinta la inmigración en todo esto

Sin embargo es bastante simple: la inmigración es un problema real que afecta sobre todo a las clases trabajadoras. Una parte sustancial de las clases trabajadoras y de la juventud constituyen lo esencial del movimiento anti-inmigración. Este movimiento, cristalizado en una vanguardia organizada, precisará para poder llevar a cabo su lucha política, unos parámetros ideológicos: deberá definir la propia identidad frente a las identidades andinas e islámicas. En buena medida, defender una identidad constituye definir una nación y su misión histórica. La llegada masiva de inmigrantes, además de ser una catástrofe social, política y cultural, nos ofrece una posibilidad positiva: tomar conciencia de nuestra identidad, al tener necesariamente que compararse con las identidades alógenas. Y, a partir de ahí, redefinir de forma realista, actualizada y objetiva, el patriotismo identitario.

Nosotros, desde El Caracol, lo que hemos hecho ha sido apuntar unas pinceladas a este proceso. El movimiento anti-inmigración no es, en principio un movimiento identitario, es simplemente un movimiento de protesta y rechazo contra una invasión de hecho. La habilidad de la vanguardia organizada del movimiento antiinmigración –el partido político- debe consistir en dar un contenido a esa protesta y transformar el movimiento antiinmigración en movimiento identitario de reconstrucción nacional.

Esto ya está más claro... Pero creo que deberías definir un poco más la naturaleza del movimiento antiinmigración y describir sus límites.

No hay problema. Se trata de un movimiento cívico de protesta, especialmente, de las clases trabajadoras y de la juventud, es, ante todo, una corriente de opinión y un estado de conciencia en el que sectores importantes de la población han percibido los riesgos, los peligros y los callejones sin salida al que nos han llevado la irresponsabilidad de los partidos mayoritarios abriendo las puertas de par en par a legiones de inmigrantes. De este movimiento anti-inmigración forman parte algunos grupos políticos en fase de organización: en el Principat de Catalunya la PxC a la que auguramos los mejores resultados en las próximas elecciones municipales, en el Reino de Valencia España 2000, luego está Iniciativa Habitable presente en Alcalá y en Extremadura. Todas estas siglas deben tener conciencia de pertenencia al mismo sector político, por encima de sus diferencias tácticas actuales que, con el tiempo tenderán a atenuarse. Así mismo, deben tomar conciencia de que su soportes electorales y sociológicos proceden del movimiento antiinmigración latente en la sociedad.

PRESENTES Y AUSENTES EN EL MOVIMIENTO ANTI-INMIGRACIÓN

¿Por qué no citas a Democracia Nacional entre las componentes del movimiento anti-inmigración?

Hay varios motivos. DN no es, hoy, un “partido serio”. Lo fue desde su fundación hasta el V Congreso. A partir de ese momento y tras sucesivas expulsiones y dimisiones, lo que queda es un partido compuesto por unos pocos chicos jóvenes dirigidos por un par de resentidos y cuyo único frente real de actividad es internet. Hace casi tres años fui expulsado de DN, pero no tendría inconveniente en citar a este partido como miembro del movimiento anti-inmigración, si no fuera por el proceso de generativo que ha sufrido desde finales de 2003… Desde 2004, el grupo no ha sido capaz de elaborar ni un solo documento político. Tiene gracia que los documentos políticos que maneja Canduela todavía hoy, sean los que yo mismo redacté hace cuatro o cinco años… sin los retoques necesarios debidos al paso del tiempo. El cambio, en los Estatutos de DN del V Congreso convirtió al partido en un corralito propiedad de Manuel Canduela. Lejos de crecer, éste grupo ha visto como se desmoronaba delegación tras delegación y como, en términos reales, se ha ido convirtiendo en algo cada vez más residual. No creo que valga la pena perder mucho tiempo. Un par de obtusos políticos, con una pequeña base menguante y unas pocas camisetas y sudaderas vendidas cada mes, puede ser considerada como un grupito juvenil similar a otros (Acción Nacional y alguno más), pero nunca como algo sólido a considerar.

¿Y en lo que se refiere a La Falange?

Las cinco o seis falanges son indiscutiblemente parte del movimiento patriótico y, representan distintas corrientes que van de la extrema-derecha más peripatética a la izquierda más exótica. Algunas de estas corrientes, FA, concretamente, no sólo no forman parte del movimiento anti-inmigración –en el que nosotros nos ubicamos-, sino que más bien son parte activa del movimiento proinmigracionista, una opción legítima pero que nos separa irremediablemente de nosotros. En cuanto a otras, simplemente son anécdotas (el grupo de Andrino) más o menos sabrosonas a la hora de los chascarrillos, pero irrelevantes a la hora de valorarlas políticamente. Otras, como FE-JONS, son estructuras que han devenido poco operativas, aunque un día fueron algo y hoy son una cáscara sin mucho contenido y sin ninguna posibilidad de arranque. Y en cuanto a la MNF es un grupo, que como La Falange, su problema es tener el valor de dar el salto hacia otro sector político. En general, todo este sector tiene problemas de imagen, problemas de interpretación de su patrimonio ideológico, problemas de lealtad histórica y problemas de definición. O dan el cambio y se ubican en el movimiento anti-inmigración y adoptan tesis identitarias o se extinguen en una generación. La imagen les supone un lastre insuperable.

Sin embargo, desde El Caracol habéis defendido a La Falange de calle Castelló y habéis demostrado neutralidad en relación a la MNF

Naturalmente. Al primero lo consideramos como el grupo falangista menos anclado en el pasado y con más energía renovadora interior. Pero su imagen y su nombre siguen siendo poco operativos. Son ellos seguramente quienes tienen que hacer gala de una mayor voluntad y decisión. Y en cuanto a la segunda, lo consideramos un grupo en evolución dentro del cual contamos con buenos amigos

ANALISIS DE UNA ENTREVISTA AL JEFE DE DN EN MINUTO DIGITAL... O COMO AUTODESPRESTIGIARSE UN POCO MAS

ANALISIS DE UNA ENTREVISTA AL JEFE DE DN EN MINUTO DIGITAL... O COMO AUTODESPRESTIGIARSE UN POCO MAS
Ni quitamos ni ponemos nada, simplemente nos limitamos a comentar las frases publicadas por Minuto Digital de la entrevista a Manuel Canduela, presunto jefe de DN… La entrevista es completamente incomprensible. La entrevista aparece justo cuando DN se acaba de demostrar como un grupo políticamente insignificante. Lo que la hace todavía más incomprensible. Es posible que se trate de falta de material propio, pero de lo que estamos completamente convencidos es de que esta entrevista no va a contribuir a aumentar el prestigio de Minuto Digital. A decir verdad, la lectura de una entrevista tan larga como esta redunda negativamente –por su paranoia e insustancialidad- en el medio que la publica, pero también tiende a ridiculizara quien ha sido capaz de retratarse ante todos los lectores con unas respuestas ridículas hasta la exasperación. Veamos.

¿Elecciones catalanas? La culpa es del otro, mía nunca.

La primera pregunta es lógica. El reportero “tira de actualidad”: y la semana pasada la actualidad venía marcada por las elecciones catalanas. “¿Qué análisis hace de las elecciones Catalanas?, ¿Cómo explica los escasos votos de la Plataforma Adelanta Cataluña?” . Y Canduela responde: Debo reconocer que los resultados electorales están muy por debajo de lo esperado, aun así, con el boicot total de los medios que no han nombrado nuestra candidatura ni una sola vez, la campaña de desprestigio que sufre mi partido, el acoso en las calles de Barcelona y la irrupción en escena de Ciutatans con un amplio despliegue propagandístico en los medios de comunicación, no dejaban mucho lugar a la esperanza”.

Sería difícil cometer más errores en menos espacio. Los resultados electorales de AES-DN estaban a medida de los esfuerzos empleados y del trabajo político realizado en Catalunya: nulo trabajo político, nulos resultados. Harina de otro costal es la falta de realismo de Canduela que tiene una tendencia a creer que un día u otro el “milagro” se producirá. Y es que no. Tampoco es cierto que haya existido boicot total de los medios: se la veintena larga de partidos que se han presentado a estas elecciones, me gustaría conocer un solo elemento por el que un periódico pudiera estar interesado en esta coalición AES-DN. Los medios publican las noticias de los partidos que son… noticia, no de ilustres nulidades. Solamente un grupo de ingenuos podía creer que algún medio daría cancha a viejas glorias como Gómez Rovira, Mateu Argelich o Agustín Castejon Roy. El que sean “personalidades” en el submundo abisal de la extrema-derecha catalana, no quiere decir que estos personajes tengan el más mínimo interés para la opinión pública. Tampoco Familia y Vida mereció un solo titular en prensa y, sin embargo, ¡tuvo un voto más que AES-DN!

Canduela miente o evidencia su paranoia cuando alude a la “campaña de desprestigio” y al “acoso en las calles”. Ni ha habido uno ni otro. Ni un solo incidente en las calles, acaso porque no ha existido actividad de propaganda en la calle. Ni campaña de desprestigio porque la coalición no ha suscitado suficiente interés como para que nadie perdiera el tiempo el campañas de desprestigio que solamente existen en la sesera reblandecida del jefe de DN.

Dado que lo que ha existido es un fracaso, hay que justificarlo: la culpa nunca es propia, siempre es de otro. De campañas de desprestigio y acosos inexistentes… y, como no, de la irrupción de Ciutadans… Hay que decir, que Ciutadans no se ha beneficiado de grandes coberturas mediáticas. De hecho, solamente ha salido en las estadísticas la última semana y a raíz de eso, los medios han debido hacerle un hueco minúsculo. Pero desde su fundación hasta la tarde de las elecciones, las noticias sobre Ciutadans han sido mínimas… y eso es suficientemente elocuente, por que Ciutadans SI tiene el concurso de personalidades relevantes en la vida cultural y social catalana (a diferencia de AES-DN que no ha contado con nada de todo esto).

Ciutadans: he ahí al enemigo. Como hablar sin tener puta idea

Le pregunta el escribano de Minuto Digital: “¿No se alegran del triunfo de Ciutatans y del alto clima de descontento plasmado en la abstención?”. Y Canduela, va y dice: “En principio que una opción anti-nacionalista tenga un triunfo de esas características en un área controlada por los separatistas debería ser motivo de alegría, lo que ocurre es que es una opción de izquierda liberal y Democracia Nacional es un partido nacionalista, nacionalista español, es decir verdaderamente defensor de la nación Española (…) Ciutatans , como partido de izquierda, de inspiración internacionalista, no va a desarrollar medidas tendentes a reforzar nuestras fronteras nacionales como demanda la población española”.

Ejem.. como explicarle a Canduela que para opinar sobre algo es mejor conocer algunos datos reales y contrastables. Dado que lo ignora todo de Ciutadans, opina a buen cubero. Y se equivoca. Decir que Ciutadans es un partido de “izquierda liberal” es un error. Es un partido trasversal, esto es, la unión de personas procedentes de distintos horizontes políticos, unidos todos por el común énfasis antinacionalista. Decir que es un “partido de inspiración internacionalista” es mostrar descaradamente que no se tiene ni puta idea de lo que se está hablando. Pero, en fin, este es un país de enteraos, aquí todo el mundo sabe de todo, todo el mundo opina de todo y Canduela es el rey de los enteraos.

No cambiar, a pesar de que el mundo se hunda a mis pies

La tercera pregunta es, incluso, lógica: cuando hay un fracaso –y aquí, más que fracaso, se ha tratado de un desparramo electoral- se repiensa de arriba a bajo toda la estrategia y se rectifica lo que haya que rectificar, porque ha habido fracaso. Si hubiera habido éxito, eso indicaría que la línea era buena, pero lo que se ha producido es un gigantesco fracaso. Así que el sufrido redactor le pregunta: “¿No consideran que deberían cambiar de estrategia a la vista de los resultados?”,
y la sorprendente respuesta es, atención, por que es todo el Canduela orgulloso, prepotente e incapaz de entender la realidad: De ninguna manera, los dirigentes y militantes de Democracia Nacional estamos mas decididos que nunca a continuar con nuestra actual estrategia política que consideramos correcta”. Lo que traducido quiere decir: antes que reconocer que me he equivocado, voy a obligar a todos los militantes que prosigan su esfuerzo –y, fundamental, el pago de cuotas- para seguir haciendo lo mismo que nos ha conducido a este fracaso miserable. Pero esta pregunta da mucha más vivida a la entrevista. Y así la persona que se ha sentado con el jefe de los “nacional-pardillistas”, Ynestrillas, con el jefe de los “nacional-católicos”, Corral, que ha oído las historietas sobre “puños y pistolas” de Andrino, que se ha adherido a las manifestaciones de cualquier fracción falangista, ese individuo con todo el cinismo y la tontería de que es capaz, dice: “Esta línea se basa en la autonomía histórica, es decir, el no sentirnos herederos de ninguna ideología del pasado lo que nos permite con pragmatismo total adoptar aquellos puntos o alianzas que creamos positivos para España en cada momento. Se basa en la demanda de una verdadera democracia para el pueblo Español y por lo tanto en el rechazo a la violencia”… bla, bla, bla.

La respuesta sigue como una cascada verborreica, vomitada son control. Vale la pena destacar una frase: En estos momentos el 80% de los españoles estaría dispuesto a votar a un partido actual que solventase el problema de la inmigración”… si, pero no a ti. Para recibir el voto hay que ofrecer algún tipo de garantía y una entidad mínima, y eso solamente se consigue incorporando gentes de relevancia, dirigentes presentables y con un mínimo arraigo social. Canduela no tiene nada de todo esto y ha modelado el grupo DN a su imagen y semejanza: para chicos jóvenes, y poco más. El razonamiento de Canduela es palmario: hay un problema por el que la población muestra su interés; tomamos ese problema como caballo de batalla… y triunfamos. Para eso es preciso tener cuadros con prestigio social e iniciativa. Y lo lamentamos pero en DN no hay ni un afiliado de esas características.

La “demonización” de un líder carismático, gran timonel y ayatolah de patriotas

Menos mal que, para Canduela DN tiene algo que le falta a otros. Dice: “tenemos la fuerza de la razón y esto es lo que preocupa al sistema, por eso nos difama, por eso nos demonizan”. Sigue la reparanoia: nadie demoniza a DN, porque DN aparece de uvas a peras en algún medio, no como norma sino como excepción exótica. De todas formas, hay un momento en que Canduela duda. Véase: “Lo que no conseguimos por nuestro actual estado casi-embrionario es llegar a la gente”, pero se recupera y dice: “Estos dos últimos años de Democracia Nacional , desde que fui elegido presiente de mi formación, han sido intensos y puedo decir con orgullo que son muchos mas los militantes que ahora trabajan en Democracia Nacional y que la población, gracias como digo a ese incesante trabajo, cada día nos conoce más”. No vale la pena contestar a esto: hay menos militantes, de menos calidad, menos locales, menos actos públicos, menos documentos del partido y menos incidencia en la sociedad. Los dos años de Canduela al frente de DN no registran absolutamente ningún éxito, es una inmensa ristra de fracasos, sin solución de contibuidad.

La respuesta ha logrado inquietar al periodista, así que le pregunta algo lógico: “¿Por qué dice que se les demoniza?”, cuando en realidad, lo que pensaba preguntarle era: “Perdona, pero ¿de dónde te sacas que alguien está interesado en demonizarte si no leo un puto artículo sobre DN en prensa desde el año de la maríacastaña?. La pregunta pilla a contrapie a Canduela que no termina de asimilarla ni mucho menos de contestarla, se va por la tangente y termina victimizándose: “no sólo rechazamos la violencia, si no que solemos ser el objetivo de los proetarras”… aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid. Lamentablemente DN ni siquiera llama la atención de los “proetarras”, así que tampoco puede alegar haber sido objeto de “persecución” por parte de los “proetarras”. Paranoia, siempre paranoia, victimismo, manía persecutoria, sobre montañas de fracasos.

Pinceladas maquilladas sobre la autobiografía hiperreconstruida ad usum delfín…

El periodista sigue insistiendo, a la vista de la pobreza argumental a la pregunta anterior. Plantea: ¿Pero usted no siempre ha pensado así, no puede ser por ello por lo que se le demoniza? Aquí Canduela se siente más cómodo. Ha entendido la pregunta y ve que tiene ocasión de hablar de algo que conoce aproximadamente, sin necesidad de ir de enterado: habla sobre él mismo: “Soy nacionalista Español, comencé mi trayectoria en las falanges juveniles con 14 años, a los dieciocho entré a formar parte de una asociación de corte nacionalista radical como fue AR, interpretaba la política de otra forma, creo que estaba equivocado en algunos preceptos, en algunas ideas. Hoy tengo treinta y siete años ¿desde cuando es criticable que una persona evolucione desde posturas mas radiales a posturas más moderadas y democráticas? (…) ¿debo ir todo el día entonado un mea culpa por haber sido de Acción Radical?”… hombre, la verdad es que no, pero tampoco es como para ir por ahí haciendo de ese hecho un motivo de “demonización” por parte del sistema. La triste realidad es que nadie demoniza a DN, pero que la personalidad paranoica de su jefe le induce a ver conspiraciones detrás de cualquier silencio mediático (si no hablan de él) o tras cualquier noticia (cuando hablan de él). Eugenio d’Ors decía que el problema de los paranoicos es que siempre tienen razón…

En la pregunta siguiente, el periodista parece horrorizado y le pregunta: ¿Pero usted estuvo en la cárcel hace unos diez años? Y Canduela nuevamente se explaya con una historia extraña sobre Acción Radical, Lasa y Zabala. La triste realidad fue que AR fue un grupo juvenil valenciano, sin mucha historia y que se vio implicado en una serie de peleas callejeras. Poco más. Hubo detención, juicio y trena. Canduela lo ve así: “vivimos una campaña de difamación similar a la actual, finalmente se nos acuso de secuestrar a un árabe y de agredir brutalmente a un ciudadano. Con la acusación de “detención ilegal” e “intento de homicidio”. El montaje político-policial-periodístico fue brutal. Amenazas de la policía, falseamiento y ocultación de pruebas. Pero aun así, nos salvó la providencia, estando detenidos El Mundo sacó a la luz la fosa común de Lasa y Zabala, eso creo que nos salvó, la policía vio que el PSOE no les cubría las espaldas en sus crímenes y nos soltaron. Tambien ayudó el hecho de que recordé que en la calle donde sucedieron los hechos habían cámaras de trafico, mi abogado exigió las cintas, aunque no las aportaron. Siguieron manteniendo las acusaciones hasta extremos ridículos, la prensa Valenciana seguía su linchamiento y SOS racismo convocó transcurrido un mes, una gran manifestación pidiendo la liberación del árabe, llevaban treinta antorchas, una por día de cautiverio del magrebí. Viendo el cariz que tomaban las cosas la policía reconoció que el árabe “no existía”. Todo pareció quedar en un ajuste de cuentas entre ex -presidiarios con el que por supuesto ni yo ni mi compañero detenido habíamos tenido nada que ver. Únicamente nos relacionaba con los hechos el testimonio de un testigo, un“yonki” enfermo terminal de sida en silla de ruedas y la marca de mi coche, en el sumario consta que la policía nacional ordenó a la policía local el ocultar datos del vehículo del agresor para que coincidiese con el mío. Falsearon la palabra “detención” cambiándola por la de “asociación” y después de un fiasco en el que intervino hasta el ministro de interior Corcuera con su declaraciones al respecto en todos lo medios de comunicación nos acusaron de asociación ilícita.” Uff, premio para el que haya entendido el fondo de la cuestión. Una historia de violencia juvenil, sin más, convertida en un asunto de seguridad nacional: Corcuera, Lasa, Zabala, los grandes episodios turbios de los años 80, no eran nada comparado con la desarticulación de AR… Ya publicaremos en su momento una historia pormenorizada de este grupo, poco heroica por lo demás y bastante más abochornante de lo que Canduela pretende presentar.

Y miente cuando dice: Si, fui de falange, y luego “skin” pero se me juzgó por mis ideas, algo que yo creía que en democracia no le podía suceder a nadie”. Y más adelante, añade: “espero que algún día se me haga justicia”. Se puede falsear la pequeña historia de AR, pero no hasta este extremo, ni mucho menos justo para presentarse como “represaliado” y víctima. De todas formas, esta historia de AR es, evidentemente, poco edificante por mucho que la embellezca Canduela –también Ynestrillas tiene la costumbre de aureolar sus encarcelamiento como “provocaciones del sistema”- hasta el punto de que el redactor le pregunta: “¿No cree que con su pasado otro debería ocupar el puesto de presidente? “. La respuesta sincera podía haber sido breve: “Coño, es que yo aspiro a vivir del cuento”. Pero no, la retórica, nos sumerge en los bajos fondos de la egolatría: “Así lo he pensado durante muchos años pero ha sido el apoyo y la confianza de mis compañeros de partido, de los miembros de la Mesa Nacional en la que hay desde obreros a estudiantes, desde empresarios a abogados, el que me ha hecho dar el paso y puedo decir con orgullo que confían en mi y en mi capacidad de trabajo y organización”… claro, claro, los “obreros”, “estudiantes”, “abogados”, etc, le han obligado a ser el jefe de DN, él no lo quería, pero en su afán de servicio, ha aceptado la responsabilidad para demostrar su “capacidad de trabajo y organización”… Y con el mismo cinismo, alude al V Congreso del partido. El mensaje, largo y farragoso, almirabado y melifluo, es en resumidas cuentas: “soy tan bueno, tan modesto, tan humilde que no aspiro más que a ser un humilde militante de DN”… por eso, seguramente, Canduela ha expulsado a todo aquel que se ha atrevido a cuestionar alguna de sus decisiones, a algo tan elemental como recordarle que el partido no tiene tesorero… y, para colmo, toda esa modestia es falsa: Canduela se fue de DN porque era un cuadro provincial más, luego volvió a DN cuando pudo incrustarse en la Mesa Nacional, el paso siguiente fue prescindir de la dirección colegiada en la que él era uno más y asumir una dirección personalizada: a lo largo de los últimos 4 años, las constantes de DN son expulsiones, tras expulsiones, para mayor gloria de Canduela y anulación de cualquier voz opositora. Claro que todo esto tiene su contrapartida: hoy Canduela es jefe de DN… solo que el partido se le ha deshecho entre las manos.

DN, en el centro del 11-M… O como ir de enteao sin enterarse de nada.

Luego afirma que el VI congreso se retrasará dos meses y que procurará salir reelegido. Ánimo, tienes la sigla, tienes el apoyo de “la ejecutiva” y poco, muy poco más.

No se sabe muy bien si Minuto Digital ironiza cuando dice: “Escuchando este impresionante testimonio personal que afirma que puede documentar, no me extraña que den como buena la teoría de que el PSOE tiene cierto grado de implicación en el 11M”. Canduela hasta hace poco seguía considerando que el 11-M era fruto del terrorismo islámico. Ni ha leído los trabajos de Luís del Pino, ni sabe exactamente en que consiste el problema. Recuerda, eso sí, que el antiguo expulsado de DN, Ernesto Milà, escribió algo sobre el tema y lo repite textualmente: “Cuando hay un crimen lo primero que uno debe preguntarse para llegar a la verdad es ¿A quien beneficia?”. Pero bueno, no creemos que Milà esté interesado en cobrarle royalties.

El hecho de que Canduela no haya seguido la investigación paralela sobre el 11-M, ni tenga idea de porqué la mitad de la sociedad española sigue pidiendo conocer la verdad, no es óbice para que Canduela aventure nuevas hipótesis paranoicas: “Por la tensión que se respira, por la irrupción que estamos teniendo los partidos nacionales en los mismos medios de comunicación que cuando les interesa ni nos nombran, podría haber un atentado próximamente, cerca del 20N, instigado por los mismos que organizaron el 11M”. Así que no salgan de su casa el próximo 20—N…

Lo curioso es la explicación dada por Canduela. Díganme si perciben un rastro de lógica cartesiana en el párrafo que sigue: “La primera reacción publica del gobierno sería la duda, la reacción de la derecha no se haría esperar, “ha sido ETA” sentenciarían, Rajoy, arremetería contra el proceso de paz, rápidamente la policía, la misma que ha ocultado pruebas en el 11M revelaría que ha sido la derecha extrema, se nos ilegalizaría, se abortaría por años el surgimiento en España de un partido Nacional y el objetivo principal, hacer virar hacia la izquierda de nuevo a la nación se cumpliría, el PSOE arrinconaría más a la débil derecha liberal que comienza a descomponerse, arremetería contra la derecha mediática y de esta forma escaparía hacia delante de la presión ciudadana contra el 11M. Acusaría a todo opositor de conspiración para oponerse al proceso de paz”. Ante un análisis así, hay que descubrirse. Hemos pasado de ir de enterao sobre el 11-M a ejercer de “profetiso” y de Nostradamus de la vida. Es literalmente abochornante leer estas líneas por parte de un analfabeto político: “se nos ilegalizaría”… “se abortaría por años el surgimiento de un partido nacional”… por favor. No vale la pena desarmar este tinglado conspiranoico, salvo decir que la marcha de DN y del resto de la extrema-derecha, es suficientemente elocuente. No hace falta realizar ninguna provocación para evitar que este sector arranque… es que, simplemente, ha demostrado su incapacidad para arrancar, sin ir más lejos, en las elecciones catalanas.

Cuando el periodista manifiesta sus incredulidad sobre lo que oye

El periodista de Minuto Digital, todavía no repuesto del aluvión verborreico, insiste: “¿No le parece pretencioso que alguien se tome tantas molestias por un pequeño partido que ha sacado 2500 votos en las elecciones de Cataluña? “. Y entonces aflora todo el Canduela comprimido entre su pecho y espalda y dice: “Democracia Nacional tiene un potencial enorme que nuestros enemigos si ven (…) . ¿Por qué la prensa y canales de televisión, los foros de extrema izquierda y extrema derecha se preocupan tanto y andan todo el tiempo difamando a un partido y a su presidente que apenas sacó 20.000 en las ultimas elecciones? No somos objetivo prioritario de nadie pero si son muchos los poderosos que temen que en unos años Democracia Nacional u otro partido similar, sea decisivo en España. Harán todo lo posible, legal o ilegal, para impedirlo. Si somos el partido fracasado que pintan, que nos dejen en paz de una vez”.

Vamos a intentar explicárselo a Canduela, ya que él, por sí mismo, parece no entenderlo: si en los foros de extrema-derecha se suele aludir a DN, es por la sencilla razón de que DN da mucho de qué hablar... Si DN fuera un partido serio y estable, probablemente, no daría tanto motivo a las habladurías y quienes hoy le critican, estarían dentro como militantes. Pero la cuestión es que Canduela se ha creído durante cuatro años que podía expulsarse impunemente a fundadores y cuadros del partido, y que esas decisiones alocadas y guiadas por una egolatría enfermiza, no le iban a pasar factura.

Hoy existen más militantes fuera de DN que dentro de DN. Canduela y su sargento mayor, por todos los medios intentan evitar que sus militantes sufren por internet, so pena de que puedan enterarse de la situación real del partido. Los pobres militantes de DN que pasan por foros se quedan literalmente atónitos al percibir que “todos” están contra DN… ignoran que en todos los foros hay algún expulsado de DN o alguien dado de baja, harto de prepotencia, ineficacia y desmadre organizativo y político. Demasiados frentes como para poder cubrirlos: Canduela, lo que estás viviendo son ajusten de cuentas por tu gestión anterior ¿lo entiendes? Vas a tener permanentemente un larga serie de expulsados y dimitidos observar hasta tu más pequeño gesto, tu comunicado más intrascendente, analizarlo minuciosamente y evidenciando tu inadecuación para ocupar el cargo de “presidente de DN”.

Exordio final. Algunas conclusiones provisionales

La entrevista se prolonga durnate un par de folios no menos conspiranoicos. Pero es inútil reproducirla en su totalidad. Sus teórias excéntricas aburren hasta las piedras. El periodista es consciente de lo que va a pensar el lector, así que le pregunta: “¿Es consciente que tras esta entrevista le van a acusar de conspiranoico?. “Es, por España”, viene a decir. Aquí, todo es por España. Finalmente, el periodista, todavía no repuesto del espanto concluye: “Esperamos que se equivoque con su tesis del “atentado-montaje” en las cercanías del 20N o de las elecciones.”

Cada cual, cuando habla o escribe demuestra de la pasta que está hecho. Esta entrevista es suficientemente elocuente de porque Canduela no puede ser el presidente de DN:

- sus obsesiones conspiranoicas son excesivas y enfermizas.

- sus egolatría aflora por los poros.

- su necesidad de reconstruir y redefinir su pasado produce vergüenza ajena.

- su falta de capacidad para el análisis político produce una irreprimible tristeza

- su falta de información sobre la actualidad política es demasiado evidente para negarla.

- su incapacidad para dirigir un partido se evidencia en los escasos resultados de DN.

- su afán de protagonismo le hace autoubicarse ayer (con AR) y hoy (con DN) en el centro de los acontecimientos políticos de su tiempo. Actitud, mezcla de lo enfermizo, lo oportunista y la voluntad embaucadora.

Todo lo cual lo evidencia como el candidato óptimo para seguir siendo presidente de DN. Por cierto ¿se va a elegir tesorero en este próximo congreso?



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres