Blogia
e l C a r a c o l

LA DERIVA DE DEMOCRACIA NACIONAL... O EL MÉTODO PARA DESTRUIR UN PARTIDO

LA DERIVA DE DEMOCRACIA NACIONAL... O EL MÉTODO PARA DESTRUIR UN PARTIDO

DN, especialmente, entre 2002 y 2006 ha visto como se acentuaba su conflictividad interna hasta el punto de que los avances reales que se experimentaron especialmente entre el 2002 y el 2004, nunca se pudieron mantener y lo que se avanzaba en unos frentes se retrocedía en otros. La historia de DN en estos años es la historia de una crisis permanente y el ejemplo de la incapacidad de mantener grupos vivos durante años sin que se registren éxitos políticos reales.

LA INCAPACIDAD PARA OBTENER ÉXITOS: EL TECHO

A lo largo de su historia, DN –por unos u otros motivos- ha demostrado su incapacidad para obtener éxitos políticos. No hay cargos electos, no hay protagonismo de ningún tipo, no hay actos de masas… aunque durante un tiempo el partido se benefició de una buena imagen, completamente diferente a la del resto de grupos de extrema-derecha.

Canduela argumenta que esta es la “travesía del desierto” similar a la que atravesó Le Pen entre 1973 y 1983… pero el error de percepción es que él no es Le Pen. Y por otra parte, esta no es una travesía de un desierto, sino la travesía de todos los desiertos del mundo. Lejos de fortalecerse, el gráfico de la trayectoria del partido ha sido un “diente de sierra” con tendencia a la baja desde 2004.

DN fue una experiencia válida para romper con algunas de las prácticas habituales en la extrema-derecha hasta ese momento. Demostró mas capacidad de crecer que otros grupos y, sobre todo, de atraer a gentes no procedentes de la extrema-derecha. Pero a partir de las crisis en las que se vio sometido, su jefe a partir de 2002, reimplantó las prácticas habituales de la extrema-derecha (decisiones tomadas sin criterio político, ausencia de estrategia, dar bandazos, autosuficiencia, mala gestión de recursos, etc.), convirtiendo a DN en un partido que, oficialmente, era “históricamente autónomo”, pero realmente fue a partir de 2004, “más de lo mismo”.

Los errores se pagan y no solo en forma de cuotas.

LA CRONICA DE UN CONFLICTO PERMANENTE

Desde la fundación de DN hasta 2000, cuando se cierra la etapa de Pérez Corrales, el partido tiene un problema: habla de unos temas que todavía no enlazan con los intereses de la población. Son años en los que el partido “prevé” que va a haber un conflicto con la inmigración… pero la población no “percibe” el problema. Así pues, en esos años no había mucho hacer.

Es a partir de 2001 cuando la inmigración empieza a percibirse como problema. Y es poco después cuando se inicia el crecimiento de DN. Resulta difícil decir cómo hubiera sido el futuro del partido, si las crisis no se hubieran hecho permanentes. Probablemente se hubiera producido un crecimiento gradual que en las elecciones municipales de mayo hubiera obtenido algunos éxitos en el cinturón industrial de Madrid y en otras zonas de Levante. Pero esa es una hipótesis que queda ahí.

La realidad incuestionable es que en el IV Congreso se expulsa a Laureano Luna y a un grupo de cuadros. De aquella experiencia cabe decir que Luna, imprescindible en el partido, no supo jugar bien sus cartas y quedó en visible minoría en el mismo congreso, cuya legitimidad no admitía. Al acabar el Congreso se persiguió de manera absolutamente irracional y con saña a Laureano Luna y, no solamente a él, sino a todos los que manifestaban una mínima sospecha de “connivencia” con él. Esto hizo que la delegación de Andalucía desapareciera totalmente y nunca volviera a tener más allá de algunos afiliados dispersos.

El error que cometimos algunos en aquel momento, fue no percibir que aquella saña irracional denotaba la existencia de una personalidad trastornada y paranoide a la que sus dedos se le antojaban huéspedes. Porque en aquel momento, si era posible, todavía, salvar al partido.

Diferente fue cuando ocurrió la segunda crisis en las navidades del 2003. La delegación de Madrid y la de Alcalá entraron en una polémica a causa de lo que seguramente fue un malentendido, pero que demostró que la delegación madrileña estaba absolutamente mal dirigida y en plena marginalidad social. A partir de ese momento, ambas delegaciones dejaron de trabajar juntas y hasta la conclusión el V Congreso, con el abandono de la delegación de Alcalá, nunca se recuperó la normalidad.

De hecho, desde en 2002 opinábamos que el handicap de DN era que la delegación de Madrid estaba muy mal dirigida y no pasaba de ser una tribu urbana más en un barrio periférico. Aquello era imposible que algún día se transformara en partido político sólido. Pero, ya en esos momentos, Canduela se apoyaba especialmente en la delegación de Madrid capital, así que era imposible que rectificara los malos usos de esa delegación.

La segunda gran crisis tuvo lugar cuando el día antes del V Congreso, algunos –Nacho Mulleras y Ernesto Milá- intentaron que no hubiera dos candidaturas para la presidencia, sino una sola y que fuera de integración, con una ejecutiva formada por R.Ripoll, M.Canduela y E.Milà. Eso, o de lo contrario, se perderían algunas delegaciones. Esa noche Canduela cometió su gran equivocación: “Alcalá no se irá”. Acabó el congreso y DN-Alcalá, se fue. Dejando aparte que Canduela ganó por los pelos la votación… gracias al apoyo de DN-Alicante que, unos meses después sería, igualmente, expulsada.

La tercera gran crisis estallaría cuando Canduela –intentando congraciarse con Roberto Fiore- se sumó a una manifestación convocada por La Falange, en flagrante contradicción con el principio de “autonomía histórica”. Entre el Vº Congreso y esta decisión se había operado una medida, cuanto menos curiosa: la Comisión de Garantías Jurídicas… elegida por votación en el Congreso, había registrado la expulsión o sanción de sus tres miembros… siendo sustituidos a dedo por otros tres más “fieles”.

Cuando se produce esta situación la realidad es que el partido ya está tocado y hundido definitivamente. Ya no vale la pena perder mucho tiempo en dar la batalla interna, ni en intentar recuperar las riendas del partido, lo que ha ocurrido es muy simple: se ha evidenciado el conflicto interior y este conflicto ha llegado a un punto que no se resolverá “políticamente”, porque no es una polémica política lo que se ha producido, sino un intento de controlar la totalidad del partido incluidas la llave de la caja –especialmente, la llave de la caja, no por lo que había en ella, sino por la perspectiva de obtener ayuda de Fiore- y todo lo que estorbaba esta posibilidad, era excluido.

Esta tercera gran crisis es la definitiva, la que eterniza la agonía.

Desde entonces DN ha perdido su rostro de “partido”, para adquirir el de “grupo juvenil”, frecuentemente marginal, con poco militancia formada por gente sin experiencia política con una militancia muy reciente y una edad juvenil, casi siempre inferior a los 22-23 años. Con esos mimbres pueden tejerse pocas opciones. Y ninguna sólida.

LAS LARGAS AGONÍAS, TRISTES, GRISES, AMARGAS, PATÉTICAS

Desde el V Congreso, DN está agonizando. Cualquier agonía es peor que una muerte súbita. Se prolonga indefinidamente, tiende a eternizarse y, finalmente, se convierte en lo peor: DN es hoy el chascarrillo habitual del ambiente de extrema-derecha, una dolorosa irrisión para los que un día militamos allí. Y las cosas no van a cambiar cuando se celebre el VI Congreso…

Internet es un medio peligroso. Mientras la única fuente de información sobre DN era… la web de DN y algunas intervenciones en foros, algunos cerrados al público y otros abiertos pero la vigencia de cuyos mensajes duraba solamente unas horas –lo que permanecían en la portada del foro- se podía falsear la realidad y engañar. Mucho más cuando algunos partidos no se habían integrado en internet y resultaba muy fácil “camelarlos” con grandezas.

Esto se ha acabado y no sólo porque los artículos de El Caracol permanezcan, sino por que cualquiera que busca datos en internet sobre DN (a otro nivel es completamente inexistente)… se encontrará con artículos, dossier, informes que expresen la realidad humana, política y organizativa de DN al margen de las grandezas difundidas por “la ejecutiva”.

En este blog hemos dado cuenta de algunas declaraciones de Canduela que son, literalmente, tan conspiranoicas como bochornosas y pobres en cuanto a contenidos.

El despegue de DN en 2001 empezó a través de Internet. Entre esa fecha y 2005, siguió. A partir de esa fecha, la debilidad de las delegaciones, la desaparición de muchas y la desconfianza endémica de Canduela hacia otras, hizo que se diera muy mala impresión a los que pretendían afiliarse a un partido que no les ofrecía ni reuniones partidarias, ni participar en la construcción de nuevas delegaciones, ni siquiera les aseguraba la recepción de un boletín en su casa… ni siquiera de un boletín electrónico: solo una web a la que todos tenian acceso, y entonces ¿para qué pagar una cuota?

A partir de 2005, a las expulsiones del año anterior, se une el descenso de afiliaciones a través de Internet y la gasificación de algunas delegaciones existentes que se habían quedado en el partido, a pesar de las buenas relaciones personales y de amistad con los expulsados el año anterior.

El resultado ha sido la entrada del partido en una fase de larga agonía. ¿En la UVI? Ni siquiera. Para ir a la UVI hay que reconocer que se pasa un bache. Pero reconocerlo implica de cara a la militancia reconocer también reconocer que falla el liderazgo. Y eso, Canduela no va a reconocerlo jamás: la culpa siempre será de otros, nunca de él. La sala de espera del doctor Freud estaba llena de gente que nunca reconoció sus errores.

Y, en cuanto a las amenazas veladas, de denuncias y demás, contra quienes “calumnien a DN”… no pueden sino recogerse como uno de las muchas líneas de defensa tristes. Una cosa es impedir el derecho a la libertad de expresión de los afiliados cuando estábamos dentro del partido –pagando cuota y créditos, por cierto- y otra muy distintas pretender que también, desde fuera, cerrarnos la boca.

LAS EXCUSAS PARA MANTENERSE EN VIDA LATENTE

La idea de Canduela es que “antes o después, llegará nuestra hora”. ¿Su error? Ignorar la diferencia entre las condiciones objetivas que da la sociedad (el problema de la inmigración) y las condiciones subjetivas que se refieren a las posibilidades reales del partido. En el caso de DN –y por extensión de otros grupos similares- las condiciones objetivas son óptimas, pero las subjetivas son inexistentes: efectivamente, el peso del partido es mínimo como para poder hacerse oír e influir en la sociedad.

Y esta situación no cambiará milagrosamente: no vendrá alguien un día y pondrá en manos de Canduela un capital elevado que le permitiría despegar. Por otra parte, la utilización del dinero no asegura el despegue necesariamente.

Esta visión de “llegará nuestra hora”, es mesiánico y providencialista. Es decir, subjetiva y viciada. No se apoya en elementos razonables y objetivos, sino en deseos, fantasías, sueños, a menudo, infantiles e ingenuos.

Algunos militantes siguen afiliados con un razonamiento no menos ingenuo: “si, Canduela no es el líder ideal, pero… si no estuviéramos en DN ¿Dónde podríamos estar?”. En principio, resulta difícil militar en un partido del que se reconoce que no puede llegar muy lejos. No se entiende ni el motivo de la cabezonería, ni la obstinación en tirar una cuota que nadie puede albergar la menor duda de su destino… ni, por supuesto, desperdiciar el tiempo.

A los que piensan así les recordaríamos una frase: “En la casa de al lado hay un tesoro”, “Pero si al lado no hay ninguna casa…”, “… es igual, construiremos una”. Pues de eso se trata de “construir una casa” digna y no de resignarse a vivir en una chabola que se cae, simplemente por inercia.

Así pues, resulta evidente que el argumento mesiánico de la dirección no tiene absolutamente en cuenta con la realidad. Y el argumento de algunos militantes de base, es también falaz, si se reconoce la imposibilidad de Canduela de hacer avanzar el partido, lo lógico es, o bien acometer una batalla interna –tiempo perdido porque la sigla del partido ya está más que quemada- o bien seguir las iniciativas exteriores a DN y que se desarrollan desde distintos ambientes (con una mentalidad convergente sin precedentes hasta ahora) permaneciendo al tanto, no solamente para cuando llegue la hora de dar el salto, sino para contribuir a la elaboración de una nueva línea política.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

Laureano Luna -

Buen artículo. Equilibrado y clarividente.

Asumo la crítica que se me hace: no jugué bien mis cartas en un determinado momento.

Debo añadir: después de las conversaciones que sucedieron a la Mesa Nacional del 25 de Mayo del 2002, yo había llegado a la convicción de que DN estaba perdida. Canduela había hecho un trabajo concienzudo para conseguir el apoyo de Alcalá y Madrid; con eso y Valencia, era imbatible en la Mesa Nacional y en el Congreso. Mientras otros tirábamos del partido, él se limitaba a esa labor exclusivamente interna y con chavales que tan bien se le da.

Con Canduela encaramado y con la mayoría de la Mesa Nacional apoyándolo, estaba claro que no había mucho futuro.

Para el congreso de San Clemente yo ya no tenía muchas cartas que jugar. Debí haberlas jugado mucho antes, pero realmente no soy bueno para eso de detectar 'movimientos internos' y conjurarlos. Estar en política para eso no me merece la pena.

Pero la gran lección de la historia de DN es ésta: por muy buenas que sean la ideología, la estrategia y la organización, si falla la calidad de la gente, es cuestión de tiempo que todo se quiebre.

Especialmente necesaria es la aparición de un líder, pero eso no puede fabricarse.

Me permito un consejo: empezad por confeccionar una lista de personas capaces, atendiendo a su formación, madurez, ganas de trabajar y otras cosas (como que no dependan para vivir de la política). Cuando tengáis siquiera 30 nombres de personas así y dispuestas, empezad de nuevo.

Contad conmigo, entonces y ahora, si es que puedo ayudar en la confección de esa lista.

Un saludo,

Laureano

yop -

Se necesita otro partido como D.N. con gente nueva, transversal, anti-inmigracion, que defienda a los trabajadores, a las pymes, contrario a lo Made in china, que proteja nuestro comercio a los autonomos de las grandes multinacionales en definitiva que proteja a los ciudadanos, sin la imagen rancia que dan otros partidos, yo por ejemplo en Madrid votare Madrid Habitable creo que es buena opcion por imagen y programa. Un saludo AxE!!

olivens -

A mi supuestamente me expulsaron de DN, pero nunca me llegó la notificación de expulsión.Por tanto, no me debería de considerar expulsado, y por tanto, podría presentarme en el congreso que tienen pensado celebrar cuando se termine la "conspiración contra DN por parte del sistema".
¿Alguien se apunta al congreso?.

ex-dn -

Yo pensaba que nos hacía falta un líder, pensé que Canduela era el mejor. Cuando se fue Alcalá pensé que Ripoll era un traidor...pero el tiempo le ha dado la razón. Lo último que me dejó perplejo fueron las expulsiones de C.Ruiz y Milá...por pedir un tesorero, y una auditoria de las finanzas, Canduela nos dice que son agentes del CNI, y del PP, definitavemente nos hemos vuelto locos. Ahora no hay sede, no hay campañas, no hay nada, dejé DN porque yo quería militar, actividad y lo único que se hacía era beber cerveza en el Bºdel Pilar.Ahora el numerito con AES y Andrino. Hace un año decía Canduela que iriamos solos. Luego traiciona a Cantalapiedra en Mayo, para que FE fuese a "su" 1ºde Mayo.
DN está acabada,Canduela se la ha cargado, él y su fiel escudero Álvaro.

Bitibajk -

Suscribo lo dicho por Sila... excepto lo del pelo...

Ajo a de A->Ajo -

"El junto a otros sectores".... eso podrias concretarmelo mejor?

Respecto al comentarista Olvido nose si echarme a llorar o tirar cohetes.

Gracias. Salud

Sila -

Aunque somos muchos los que hemos acabado completamente quemados en el ambiente, no es menos cierto que haber militado durante décadas, haber visto pasar tantos trenes perdidos, y haber sentido tanta ilusión defraudada, es como el sacerdocio, imprime carácter. estoy seguro que cuando aparezaca algo que realmente merezca la pena muchos volverán-volveremos, claro que esta vez tomarnos el pelo será más difícil... algunos porque ya casi no tenemos...

Chicote -

Abandonad toda esperanza los que habeis vivido del cuento hasta ahora, sin tesorero y sin control, sin pegar ni golpe en la vida.

Abadonat toda esperanza los faltos de imaginación y los temerosos de emprender nuevas vías.

Abandonad toda esperanza los que os creéis líderes sin tropas y jefes políticos con nivel de jebes de banda de arrabal

Abandonad toda esperanza los lerdos y los embrutecidos, los de las dos neuronas y los incapaces de reconocer sus propios errores.

Abandonad toda esperanza...

... que ha llegado El Caracol

Olvido -

Olvidad toda esperanza los que aqui entrais.

Carambolo -

Hombre, una cosa es llevarse mal y otra lo de las hijoputeces. De todas formas entre todos hay puentes y gente que sigue en contacto con casi todos.

exdnmadrid -

Muy bien la apreciación de Ajo. El problema es que una buena parte de los ex-DN no se pueden ver entre ellos. Y esto porque ya cuando militaban en DN rivalizaban en hijoputez. Cancuela mal, sí, pero hay que ver los otros...

A -> Ajo -

La gente que fue expulsada o se fue de DN, en general seguimos viéndonos y, junto a otros sectores, antes o después lanzaremos alguna opción concreta. Lamento no poder ser más claro en este momento.

Ajo -

Muy buen articulo como la mayoria de este blog.

Yo ahora me pregunto donde anda toda aquella gente tan preparada que abandono o fue expulsada de DN?dnde milita? o tienen pensado construir esa "casa" de la q hablas?

Un saludo, y pese a que en algunos articulos tengo mis discrepancias como es normal, felicitaros por el buen trabajo que estais realizando
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres