Blogia
e l C a r a c o l

LA (ANTI) INMIGRACIÓN COMO LEMA POLÍTICO PRINCIPAL.

LA (ANTI) INMIGRACIÓN COMO LEMA POLÍTICO PRINCIPAL.

Dentro de la reflexión sobre los elementos que pueden alumbrar la trayectoria de un futuro partido político, publicamos esta reflexión sobre algunos problemas que derivan de las políticas anti-inmigracionistas. Empezamos considerando la (anti) inmigración como un tránsito de la nostalgia de la postguerra europea, a la política real. para seguir, posteriomrente, con dos "distorsiones" a estas políticas: la "línea hispanoamericanista católica" y el "subjetivismo revolucionario". Creemos que todas estas reflexiones son extremadamente importantes para fijar posiciones y elaborar estrategias posteriores.

 

La (anti) inmigración: de la nostalgia a la política real

De 1947 a 1984 los partidos que podríamos llamar propiamente neofascistas se sitúan en el margen de la realidad política de sus respectivos países, exceptuando algunos momento puntuales del SRP y el NPD, sólo el MSI consigue mantener un nivel de votos visible y permanente situado entre el 4-8%. Esta fase está caracterizada por un fuerte determinismo histórico, son partidos-memoria, su argumentación se refiere siempre a un pasado cercano, sin encontrar ninguna temática actual que sirva de “cuña” para penetrar políticamente en la sociedad. Su crítica política no analiza los problemas de la sociedad actual, sino que plantea una constante dialéctica entre un presente (sobre el que no saben actuar) con un pasado (que nadie puede hacer volver), son partidos-comparación.

En definitiva, estaríamos en una fase testimonial y de repliegue.

Las elecciones al parlamento europeo de 1984 suponen el momento post-quem del movimiento identitario europeo, es el punto de inflexión a partir del cual una serie de partidos europeos, con una herencia ideológica muy concreta pero sin ninguna posibilidad electoral ni acceder a cuotas de poder real, conectan con los problemas reales de amplias capas de la población –que previamente no se reconocían en ellos- e irrumpen con fuerza en las escena política a base de denunciar y presentar soluciones a una problemática que el resto de partidos convencionales se empeñaba en ignorar: la inmigración. Son partidos-solución.

En casi toda la Europa occidental se reproduce este fenómeno, alcanzándose porcentajes de votos del 15%, 20% e incluso 24%, y las consiguientes experiencias de gobierno, municipal, regional e incluso nacional

Estamos un una fase política y expansiva.

Elementos de distorsión para un discurso contra la inmigración.

Como venimos denunciando en este blog, España permanece ajena a este fenómeno de irrupción política, en otras entradas hemos analizado los muchos motivos de esta ausencia, pero creemos necesaria una precisión previa. Damos por admitido que el objetivo es la creación de un partido antiinmigración (de lo contrario la discusión es previa y ajena a este debate), el primer elemento de distorsión grave que nos encontramos es la presencia de elementos y sensibilidades disonantes que podríamos agrupar en dos:

- Hispanoamericanistas católicos. Como ejemplo paradigmático recordamos la intervención de un dirigente de AES en un programa de la televisión autonómica como representante de un futurible partido antiinmigración en España. En su turno de palabra afirmó estar sólo contra la inmigración musulmana, pero a favor de la hispanoamericana de habla española y religión católica.

La argumentación responde a un principio universalista, señalando como definitorios de la nacionalidad a dos elementos accidentales (es decir adquiribles) como son la lengua y la religión. Además de justificar la brutal oleada de inmigración andina deja una pregunta sin resolver, ¿qué pasa si los inmigrantes afro-magrebíes aprenden español y se convierten al catolicismo? Se infiere necesariamente que, para ellos, serían unos “españoles” más. En esta misma línea argumental, tenemos el ejemplo de los guineanos para los que se llegó a pedir la nacionalidad española y a los que en un reciente comunicado de uno de los tantos grupos falangistas se les llama “pueblo hermano”.

Pretender argumentar una oposición a la inmigración desde este paradigma ideológico es una burda contradicción en los términos.

- Subjetivistas “revolucionarios”. Como ejemplo paradigmático tomamos la frase de Socialismo 21 escrita en este blog: “la única identidad que me importa es la que mantiene la idea revolucionaria de comunidades movilizadas en un proyecto sugestivo de vida en común”, sin precisar la naturaleza de esa “idea revolucionaria” ni cómo se determina lo “sugestivo” o no de un proyecto de vida en común.

Curiosamente este argumento, que parece estar extendido entre grupos y personas a las que gusta definirse como radicalmente “antiburgueses” y “antiamericanos”, es el principio de nacionalidad definido por la ideología burguesa durante sus revoluciones y la ideología sobre la que se fundaron los Estados Unidos, cuya independencia (1776) –recordémoslo- es el primer triunfo político de la ideología burguesa, aún antes de la Revolución francesa (1789). La definición de Socialismo 21 es la del melting pot.

Como en el caso anterior estamos ante una concepción universalista, que determina la nacionalidad por factores subjetivos, aleatorios y cambiantes:

¿Qué pasa cuando la “idea revolucionaria” se apaga?

¿Qué pasa cuando el proyecto deja de ser “sugestivo”?

¿Qué pasa cuando las comunidades entran en “fase de desmovilización”?

Por el contrario

¿Qué pasa si las comunidades de inmigrantes participaran de la “idea revolucionaria”?

¿Qué pasa si las comunidades de inmigrantes se suman al “proyecto sugestivo”?

¿Qué pasa si las comunidades de inmigrantes quieren unirse a la “vida en común”?

Según la definición de Socialismo 21, ha de inferirse necesariamente que pasarían a forman parte de la común de la (seudo)identidad

Como en el caso anterior, es imposible fundamentar una argumentación contra la inmigración desde el paradigma de este cosmopolitismo subjetivo.

Es lógico que los defensores de estos dos puntos de vista, se opongan constantemente a la articulación de un partido que tenga como argumento principal la oposición a la inmigración y la defensa de la identidad española y europea, al uso de los que están funcionando en el resto de Europa occidental. También es necesario señalar y prescindir de estos elementos de distorsión para la construcción positiva del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

Sila -

de Sila al autor.


Ante todo gracias por la contestación y la reflexión. Como muestra de mis argumentos, decirte que en parte me has convencido, y por tanto, se demustra que desde la reflexión y el razonamiento se puede llegar al cambio.
Por mi trabajo estoy bastante proximo al mundo de la inmigración y al problema de la vivienda. En mi ciudad tenemos la población inmigrante más importante de España en números relativos y una de lás más elvadas en números absolutos. Dado que las Baleares no pasan del millón de habitantes y que son islas de territorios limitados, el problema se hace más acuciante, si cabe, que en Madrid o Barcelona.
Aproximadamente el 90% de las ventas que hemos realizado ha sido a inmigrantes que, curiosamente, por su "unión" familiar obtienen sus hipotecas con más facilidad que una pareja de jóvenes españoles. Peruanos, chinos, nigerianos, etc no tienen problema en comprar juntos 3 o más miembros de la familia, mientras que para una parejita joven española es cada vez más difícil siquiera contar con el aval de sus padres u otros parientes cercanos. Coincido contigo en la precariedad y mala calidad del empleo, las nóminas que pasan por mi mesa a diario en la tramitación de expedientes hipotecarios rara vez superan los 850€. Pero junto a eso puedo decirte, que una vez han conseguido la hipoteca, la casa se llena de teles de plasma, consolas, aparatos de música canal+, etc. Al actual sociedad de consumo permite el aceso, mediante créditos de fácil obtención, a una serie de "comodidades" que hacen más llevadera una vida "miserable" basada en el trabajo eventual, la desestructuración familiar y la indigencia intelectual.
No desprecio a las clases trabajadoras, ni es una muestra de clasismo repugnante, creo, sinceramente, que siempre es más rico el que menos necesita, y dado que esas personas "le piden menos a la vida" posiblemente sean más felices que un servidor. Sin duda es un voto que hace falta reclutar, pero son los cuadros, casi inexistentes en partidos de nuestro signo, lo que me preocupa.
Tu mismo dices que buenos intentos se han malogrado por las carencias personales e intelectuales de sus dirigentes. A ello me refiero cuando opino que hay que abrir una brecha entre las clases intelectualmente preparadas. Si hemos de llenar 10,50 o 100 puestos en una lista no me gustaría verme de nuevo en la tesitura de colocar al primer indocumentado que entre en el local o a la abuela y primos de los principales candidatos (y te lo digo porque yo he tenido que recurrir a ello para completar listas provinciales). Y ahora voy a seguir con mi trabajo, que me despediran.
Un saludo

a Sila -

Planteas una duda razonable: "¿Puede ser el antiinmigracionismo factor de aglutinación suficiente del voto?" En mi opinion si, con unos peros:

- argumentos para justificar ese voto no faltan; base sociológica para trabajar, tampoco. Son dos puntos fuertes: razones y base social.

- ahora bien, en el argumentario de un partido de estas características hay otros elementos que entran también en juego, de manera secundaria, pero apoyando la temática central:

-> la denuncia a los partidos mayoritarios que han visto como se gestaba el problema y unos por unos motivos y otros por otros, no han hehco nada.

-> la necesidad de reformar el sistema partitocrático y convertirlo en un sistema democrático (más participación del ciudadano mediante referendums, listas abiertas y desbloqueadas, no a la ley d'Hont).

-> la necesidad de reimplantar la ética y la moralidad en la política en estos tiempos en los que toda España es una gigantesca Marbella.

A partir de la desidia de los partidos (PP-PSOE) por la inmigración se puede llegar sin dificultad a la lucha contra la corrupción y proponer una reforma del sistema electoral.

Uno de los aspectos de esa reforma es que el poder de decisión no puede estar nunca más en manos de los micronacionalismos periféricos (uno de los errores de la constitución del 79).

Así pues, el que se plantee que un partido debe tener un tema central, no implica que este tema sea único y excluyente con todo lo demás. Sino que ese "todo lo demás" son consecuencias de la primera toma de posición.

Y en este sentido me parece muy importante realizar una crítica al sistema partitocrático español, aprovechando una tendencia que crece más en la sociedaD: la desconfianza hacia la clase política y la corrupción generalizada a todos los niveles administrativos.

Sobre la posibilidad de que el PP rectifique y adopte una línea antiinmigración. ES difícil, por varios motivos:

- te insisto, porque el PP es uno de los responsables y sus "patrones" son los grandes beneficiarios del tema inmigración.

- porque defender eso, para un partido que aspira a obtener mayoría absoluta, supondría alejarlo del centro político... que es donde están los votos que dan la mayoría absoluta.

- el PP está según el CIS separado un 1'4% en intención de voto del PSOE. El tripartito catalán ha desvinculado a CiU del Pacto del Tinell que preveía el aislamiento eterno del PP. El PP puede vencer las elecciones de 2008 con mayoria simple y verse apoyado por CiU. Las medidas que puede adoptar desde el poder no van a ser diferentes de las que adoptaba hace dos años y medio: apenas nada. En realidad, salvo la regularización masiva, el PP está tan pringado como el PSOE en este tema.

La actitud del PP en el poder:

- ha sido tibia en relación a Marruecos (incluida la crisis de Perejil que se saldó negativamente para ESpaña) y especialmente en materia de readmision de inmigrantes.

- ha sido contradictoria, apenas repatrió a inmigrantes, simplemente los dejó que se vincularan a las redes de trabajo negro.

Vale la pena recordar algo que olvidas:

El PP es la expresión política de los intereses de un sector de la alta burguesía y del gran capital. Y sirve a esos intereses. No a otros. Y esos intereses coinciden con:

a) los de la globalización del que la inmigración es un daño colateral.

b) con las patronales más beneficiadas por la inmigración masiva.

Sinceramente, veo muy difícil que el PP pudiera hacer algo más que lo que ya hizo desde el poder o lo que está haciendo desde la oposición. Poco.

Sobre el último tema que planteas: la posibilidad de que el voto del PSOE cambie. Tienes razón en que el voto suele ser adocenado. Pero, cuidado.

No te voy a comparar los votantes españoles con los franceses, pero si con los italianos. Durante 30 años el centro-izquierda gobernó italia, hasta que finalmente, por una combinación de cansancio, corrupción y hartazgo, aquello cayó en mil pedazos y los partidos que habían monopolizado el poder tres décadas, se esfumaron. Sin olvidar que el voto comunista, tan estable en Italia, un buen dia se deshizo o se reconvirtió.

La cabezonería dura... lo que dura dura. Todo tiene un límite y este límite se alcanza cuando la población entiende que la cabezonería no le sirve para resolver problemas acuciantes.

En España, en todos los terrenos, cubrirmos etapas a marchas forzadas: la mayor corrupción que hace parecer infantil la que se dió en la Italia anterior a la "mani pulite", la inmigración sin precedentes, la delincuencia desatada, y, sobre todo, la incapacidad en la gestión del entorno de ZP, permiten pensar que el "voto cazurdo" puede alterarse.

Te pondré un pequeño ejemplo: a pesar de que DN jamás estuvo en condiciones de hacer una propaganda electoral de envergadura, lo cierto es que entre 2001 y 2004, especialmente en Madrid, llegó un cierto número de afiliaciones desde la izquierda socialista o comunista. La incapacidad de la delegaicón madrileña de este partido en hacer otra cosa más que tomar copas en la barra del bar del local, malogró esta tendencia, pero la enseñanza se resume así: una pegatina en un barrio obrero rinde más bemeficios que una pegatina en el barrio de Salamanca. No es una teoría gratuita, es empírica. La comprobamos entre 2001 y 2004 y si DN no hubiera estado dirigida en Madrid capital por un completo inepto, seguramente hubiera ido a mas.

Así mismo, a pesar de lo exiguo de los resultados electorales, donde estos fueron más signiicativos fue, sin duda, en los barrios obreros de Madrid y Barcelona.

Así que, en mi opinión, hay motivo para pensar -a partir de las pequeñas experiencias realizadas- que el voto de izquierdas puede atraerse, en parte y siempre que se manejen unos temas en los que reconozcan sus intereses y sus problemas.

Así mismo, el tránsito del voto de izquierdas en el cinturón industrial de BCN... ¡hacia el PP! durante el período de Vidal Quadras, gracias a esgrimir la cuestión lingüística, confirman que ese voto no está completamente solidificado.

Finalmente, creo que das mucha importancia al moto meditado y a la cultura de la gente como forma de adquirir capacidad de reflexión.

Si, pero tampoco te olvides que si bien somos animales racionales, NO SOLO SOMOS ESO, también somos animales irracionales que nos movemos por instintos. El instinto de autodefensa, el territorial y el de agresividad son fundamentales para la vida.

En buena medida, la propaganda de los partidos, más que apelar a la inteligencia, apela a los instintos y a los sentimientos. Y estos están presentes en todas las clases sociales.

Creo que no podemos hacer como hizo Tierno Galván en 1977 cuando reclamó para su PSP el "voto de la inteligencia"... sus escasos resultados demostraron que o bien no se había sabido explicar o había poca inteligencia. No, los tiros no van por ahí.

Tu error es pensar que el voto que cuenta es el que nace de la reflexión y la racionalidad. Y ese tipo de voto es minimo y representa poco. Hay que apelar a una economía de medios (ganar más votos con menos esfuerzos) y utilizar los resortes de las modernas técnics de publicidad. Estas técnicas, no recurren a la inteligencia, sino a los sentimientos, las vísceras, los instintos... Puede gustar o no, pero así es. Es una regla del juego.

Luego, hay otro punto que quisiera comentar de su escrito. Creo que consideras la situación de las clases medias y medias-bajas con una mirada demasiado optimista. Ests clases sufren muchos problemas y precisamente esto es lo que me anima a ser ptimista. El hecho de que haya pleno empleo técnico no implica que puedan vivir dignamente gracias a su trabajo. Ese pleno empleo se ha logrado con un crecimineto artificial basado en la especulación, el trabajo negro, el abaratamiento del despido, el trabajo precario. Paralelamente se ha producido un endeudamiento progresivo de las familias... hoy, ese endeudamiento ha llegado al límite. Estas clases -créeme por que ahora mismo no tengo tiempo para buscar datos, pero existen- son las que están aguantando y las que van a aguantar peor los tiempos que se avecinan. Ya hoy viven en plena INSEGURIDAD.Algunos consideramos que el primer derecho humano es la seguridad en todos los terrenos, sin la cual no puede ejercerse plenamente ningún otro derecho.

La situación real de las clases medias y de las clases trabajadoras de este país en este momento histórico es de absoluta inseguridad y de laminación progresiva.

Estos grupos sociales, hoy endeudados, viven angustiados por la posibilidades de descender un peldaño en la escala social, perder el trabajo y con ella verse enfangados en ejecución de hipotecas, alquileres carísimos, corte brusco en el consumo, etc. Además viven presionadas por la inseguridad ciudadana que les afecta más a ellos que nadie. Todo esto son factores añadidos para buscar ese voto del español angustiado por tener que dar gracias a Dios por trabajar... aunque el trabajo no le dé ni para llegar a fin de mes.

La clase media es culta, no lo olvides. Es ahí donde se gestan los grandes cambios sociales. Y la clase media española está bajo presión.

¿Pen y circo actividad propia de las clases trabajadoras? A nadie le amarga un dulce, es mejor divertirse antes que desesperarse. Pero no cometas el error de despreciar a esa parte importante de nuestra población cuyo error es cubrir la situación de nihilismo absoluto en el que se encuentran con falsos espejismos de ocio, consumo, diversión, porros y cubata.

Las cosas no son tan sencillas como pueden parecer a partir de la lectura de un titular de El Caracol o de una frase destacada en el texto. Todos estos problemas son extremadamente complejos en sí mismos, solo que hay que procurar simplicarlos al máximo.

Lo que tenemos por delante es una larga tarea de pedagogía política. Así pues se trata de buscar a los grupos sociales que sientan más intensamente los problemas. racional o emotivamente.

Lamento que este post sea algo deshilvanado, pero es que son las 3:36 de la madrugada y hasta para los noctámbulos empedernidos cuesta coordinar ideas con la sistematización que sería deseable. Así que disculpas.

Tambor -

Yo no estoy muy seguro de que exista ese "hispanoamericanismo católico", al menos no más allá de la anécdota de FE-JONS que me parece que hasta lo ha utilizado en algún video electoral.
De todas maneras recuerdo haber leído en InfoKrisis algún artículo en el que se daba como única opción para los inmigrantes en general la "asimilación", frente al "multiculturalismo" oficial. En tal caso, muy probablemente sean los hispanoamericanos, andinos incluidos, fácilmente asimilables. Siempre y cuando exista labor de escuela, claro. Con el sistema educativo que tenemos españoles e hispanoamericanos, o cualquier otro grupo asentado en España, tenderá más facilmente hacia el "abertzalismo" de su respectiva comunidad autónoma que hacia otra cosa.

sila -

quisiera realizar una serie de precisiones, puesto que, insisto, en un foro como este es difícil entrar en profundidades, solo trato de dar unas pinceladas.
1º- Conozco perfectamente la encuesta del CIS sobre las preocupaciones de los españoles. Lógicamente no es el paro porque estamos acercándonos a situaciones de pleno empleo técnico, no es el terrorismo porque no hay muertos, así que inmigración y vivienda ganan puestos. Hasta ahí de acuerdo, el tema preocupe. Pero como estamos hablando de dar forma a alternativas políticas, sólo discrepo en que la anti-inmigración pueda ser, por si sola, el eje aglutinador del voto
2º- cuando digo que en estos momentos el PP es todo lo duro que puede ser "y le dejan" es precisamente porque es prisionero de lo políticamente correcto y de intereses económicos a los que la inmigración beneficia. Mi miedo-duda es ¿Si la inmigración se convierte realmente en un tema con una gran cantera de votos, cuánto tardará el PP en apropiarse el discurso? Tengo un ejemplo claro, en Baleares surgieron varios partidos del corte de Ciudadanos contrarios a la imposición de la lengua atóctona en la enseñanza y la administración. Cuando el PP, bastante tibio en este tema, vio peligrar su mayoría absoluta, se lanzo al ruedo con una defensa a ultranza del bilingüismo y el derecho a elegir. Después no cumplió, pero desactivo a las dos formaciones que podrían haber entrado en el parlamento autónomo y que aglutinaron cerca de un 4% de los votos (más que ciutadans)
3º- Sigo pensando que el voto al PSOE es fiel, adocenado y cazurro. Muchos obreros del andamio "odian" a los maricas, pegan a su mujer y dicen "este puto negro..." pero han votado, votan y votarán al PSOE. No creo que en España se de un traspase de votos de la izquierda como en Francia a Le Pen ni aunque a la niña te la viole un marroquí. Es crudo, pero después de muchos años de militancia creo que es la realidad. El proletariado ha de sentirse realmente "desesperado" para dar un vuelco radical a su voto. En la actual coyuntura económica creo que la situación de las clases trabajadoras se acerca a lo de "pan y circo" ¡¿Cuánto hace que no asistimos a una verdadera movilización sindical?! Ir a buscar los votos a vallecas no creo que sirva de mucho (y que conste que yo no soy de Madrid)
3º- El voto más sensible al cambio, es, precisamente, el voto razonado. El que reflexiona, se cabrea, busca algo mejor en lugar del mal menor. desde luego no hablamos de porcentajes del 30%, pero en un inicio un 3% sería un éxito rotundo. No se trata de un voto únicamente del Barrio de Salamanca, pero sí, al menos, de un voto de las clases medias, con cierto nivel de cultura, que lee un periódico, escucha la radio, lee algún libro...

Bitibajk -

Sila dijo: “... Cualquier partido que haga bandera de un discurso anti-inmigración duro será automáticamente tachado de nazi-fascista, condenado al ostracismo por los medios...”

Pero es que acaso a un partido que fundamente su existencia política en salvaguardar la UNIDAD DE ESPAÑA... CONTRA LOS NACIONALISMOS PERIFÉRICOS, no le ocurriría lo mismo?... ¿no le llamarían centralista en cuanto reclamara la devolución de competencias como las de educación al Estado?... ¿o franquista por posicionarse contra cualquier medida lingüística que se tomaran en las comunidades bilingües?...

Creo que es inevitable que cualquier partido que surja nuevo con unas mínimas posibilidades de éxito se le tache de Extremaderecha, neofascista,... etc... sea del corte que sea. ¡¡¡Pero si le ocurrió a Ruíz Mateos e incluso hay quien ha dicho que Ciutadans está lleno de "neonazis"!!!.

En mi opinión, no se trata de elegir aquel tema que nos pueda dar un mayor número de apoyos ciudadanos porque sí y centrar nuestra política casi en exclusiva en ello. Sería tan estéril como hacer un partido cuyo centro de acción política fuera el precio de la vivienda...

La cuestión está en que objetivamente, lo sepan los españoles, o no, la mayor amenaza para la existencia de España -y de Europa- no son los nacionalismos periféricos, sino la inmigración que, casualmente ya es percibida por nuestros irresponsables compatriotas como el primero de los problemas del país. Pero si la inmigración no fuera percibida así, no sería un problema objetivamente menor de lo que lo es.

Por eso, y ya lo ha apuntado en otro post, no hay partido identitario posible si éste se enfrenta a los sentimientos -creados ficticiamente , o no- de parte de la población española... Yo apostaría por una especie de federación de partidos locales o regionales, que concurrierran a las elecciones legislativas de forma unívoca, y que crearan un discurso diferente según las condiciones de su propia región... No es lo mismo hablar de identidad a un catalán que, sea nacionalista, o no, la tiene muy acentuada, que a un madrileño que ni siquiera sabe que su región es un invento artificial desgajado de Castilla...

La baja tasa de natalidad, la masiva afluencia de extranjeros, muchos de ellos cultural, ideológica e históricamente hostiles a España, y su elevada tasa de reproducción nos puede permitir afirmar que en dos generaciones no serán posible ni una España Unida ni una Cataluña independiente... Todo se habrá diluido en el tutti fruti del cosmopolitismo multietnicista...

Primero echemos a los intrusos y luego ya veremos como organizamos lo que nos quede de la casa, pero no perdamos el tiempo en debates sobre cómo reformamos el baño mientras se nos cuelan por las ventanas y nos saquean la nevera.

Lo repito, aprovechémonos de ese fuerte sentimiento de identidad que hay en lugares como Cataluña para frenar la inmigración, una inmigración a la que ni CiU, ni mucho menos ERC, están dispuestos a atajar.

El Caracol -> a Sila -

Sila: algunas observaciones sobre tu aportación. Punto a punto.
Dice Sila: “1º- El pueblo español por formación, por el sustrato educativo católico, y por diversos motivos cúmulo de nuestros siglos de historia no es profundamente racista como puede serlo el alemán o el anglo sajón en general.”

- Política de contención de la inmigración no implica ni racismo ni xenofobia, solamente reflejos de autodefensa y de territorialidad. Desde Lorenz sabemos que somos animales territoriales y que los reflejos de supervivencia y autodefensa juegan un papel importante en nuestra naturaleza.

- El 20% de la población española es católica practicante, el 80% se declararan católicos, con la misma facilidad como puedo declararme extraterrestre. Ese argumento valía en los años 30, durante el franquismo o hasta que empezó la transición. Hoy –y lo digo sin triunfalismo ni euforia, sino todo lo contrario- España ha dejado de ser católica.

- Aun suponiendo que el 100% de la población fueran católicos, eso no implica que el 100% fueran masoquistas. Antes que católicos, opción por creencia voluntaria y fe, no pueden evitar prescindir de sus reflejos: instinto de supervivencia, autodefensa y territorialidad.

- En general este primer punto es de un alto subjetivismo: decir que la población española “no es racista”, no implica gran cosa: te hacen una encuesta y te pregunta ¿y tu qué? Habitualmente, no se contesta “¿yo? Hijoputa. Por otra parte tienes tendencia a identificar inmigración con racismo. Son conjuntos disjuntos.


Dice Sila: “2º- La inmigración está causando problemas en zonas muy concretas (barrios de clase baja o media-baja en nucleos urbanos, principalmente) donde el voto es mayoritariamente de izquierdas y poco cultivado o reflexivo”.

- Efectivamente, pero también aquí olvidas algo importante: las clases medias y las clases medias bajas, también tienen instinto de autodefensa. Yo aún diría más: sobre todo ellas porque son las que están más en contacto con el problema.

- Y te reitero lo de antes, un ciudadano del cinturón industrial de Barcelona es, antes un ciudadano sensible a sus problemas diarios que a votar a opciones electorales por inercia que no tienen en cuenta su problema.

- Además, es fundamental, recordar que lo que se propone no es la creación de un partido patriótico de los de “Arriba Epaaaaña”, con banderas con el águila, la cruz céltica, camisas azules y boinas rojas, sino de un partido de nuevo cuño. Entiendo que sobre los primeros, esos grupos sociales tienen prevenciones –y no solo ellos, también el que suscribe-, eso explica su esterilidad actual.


Dice Sila: “3º- El discurso del PP no puede ser más duro contra la inmigración ilegal, dado que esta beneficia, en estos momentos, al conjunto de la economía en general y los empresarios en particular. La inmigración cubre el hueco dejado por la falta de natalidad en España, garantiza la contención de los salarios, dinamiza ciertos sectores como el inmobiliario, etc etc.

- El discurso del PP está contaminado por los hechos. Es un discurso ambiguo. Hay en infokrisis bastantes artículos sobre este tema y a ellos te remito. La política de los 8 años de gobierno del PP en esta materia y en materia de defensa de la familia y demografía fue nula, nefasta y autista.

- El PP no es más que la expresión política de un sector de intereses de determinados grupos de la patronal, fundamentalmente construcción, campo y hostelería. Por tanto, eran los primeros interesados en mirar a otro lado cuando se produjo el primer efecto llamada: por culpa de la reforma de la ley de extranjería del PSOE en 1999, pero que en 2000, cuando tenían mayoría absoluta, no hicieron nada para resolverlo.

- Aquí no se discute que hace falta ALGO de inmigración: lo que se discute es que hace falta una política demográfica que el PP no asumió desde el poder y no clarifica desde la oposición y que la inmigración es algo transitorio y no definido, algo sobre lo que el PP no sabe-no contesta.

- Sobre la bondad de la inmigración en la economía, dúdalo, se dice que el 50% del crecimiento económico se debe a la inmigración. Dúdalo. De hecho, la inmigración beneficia solamente a algunos sectores de la patronal, pero perjudica a la totalidad del país. La perversión estriba en que para que unos pocos se beneficien, la inmensa mayoría debe pagar la factura. Diles a una pareja joven que la economía ha crecido un 3’8%... y luego que ese “crecimiento” se ha traducido en un aumento de la vivienda del 12%. Explícales que los precios de la vivienda no bajan porque bruscamente han entrado 5 millones de clientes en edad de comprar piso a la vista de cómo están los alquileres. También aquí te remito al infokrisis y a la serie sobre “La inmigración explicada a mi hija”


Sile dice: “4º- Las clases dirigentes de la sociedad (clase media, media-alta) con mayor formación académica, que no debe convivir a diario con el problema (en el barrio de Salamanca o en Puerta de Hierro no hay muchos sub saharianos...) se distancian por sistema de soluciones "radicales"”.

- Estamos de acuerdo, pero esa es una parte del problema. Afortunadamente, la clase media-alta (la clase media, como siempre es la más machacada por cualquier proceso de este tipo y es en sus barrios donde más ha subido la delincuencia) es exigua a la hora de unas elecciones, por tanto su realidad tiene dificultades en cristalizar en votaciones.

- Hay otro error: considerar que percibir una opción política, implica cultura, educación y nivel. No es así necesariamente. Precisamente estos factores tienden a cavilar eternamente sobre el “diálogo de civilizaciones”, las “bondades del multiculturalismo”, la “importancia del mestizaje” y demás zarandajas.

- No todo el mundo puede asumir la compra de un piso o un adosado en “zonas seguras” de BCN con un coste de entre 100 y 150 millones de pesetas. Ni todo el mundo puede “conocer” a la inmigración gracias a sus exponentes más “mansos”: la babysister colombiana, el chófer andino, el jardinero magrebí y la cocinera caribeña…

Sice Sila: “5º- El verdadero problema que tiene España hoy no viene por la pérdida de identidad frente a la invasión extranjera; son los movimientos centrífugos interiores (nacionalismo-separatismo) y la pérdida generalizada de todo tipo de valores que sufre Occidente quienes ponen en cuestión la perviviencia de la Nación tal y como la conocemos”.

- Ese es el análisis de AES. Es correcto… en parte. No es la primera vez que España afronta un proceso de centrifugación nacional. Ni seguramente será la última. Existe un cierto determinismo geopolítico (remito nuevamente a artículos sobre el tema en infokrisis) que hace que un país como el nuestro, esté sometido a una dialéctica centrifugación-centralización.

- El problema no es que catalanes y vascos “se vayan” de España (que no se irán), sino que se cree un Estado débil y unas taifas que hagan imposible la planificación, por ejemplo, del agua, o incluso afrontar el problema de la inmigración. Y, sobre todo, el problema, es la lentitud del proceso, lo que hace que no sea percibido más que por los que lo sufren directamente: amenazados por ETA-HB o amenazados por la política lingüística de la Generatitat. El que el problema sea evidente para algunos no quiere decir que, hoy por hoy, tenga damnificados en número suficiente para reaccionar con garantías de éxito.

- Creo que la aparición del problema de la centrifugación es un producto de que desde la generación del 98, no se reflexiona sobre la naturaleza y la misión de “lo español” y de España. Hasta que esa reflexión no vuelva a generarse, nadie va a creer en que España es una “unidad de destino”… justamente por que hace falta REDEFINIR ESE DESTINO. Y mientras no se profundice en esa cuestión, olvídate de una recuperación de “lo español”.

- ¿Pérdida de valores?. Tienes razón. Existe, pero faltan puntos de apoyo para generar una reacción en contra. El caso Marbella podría servir… si estuviera ya una opción construida. De todas formas, si no recuerdo mal, la inmigración es considerada por la población como el primer problema y la corrupción como el segundo. Unir los dos temas no es difícil para un partido “blanco”, es decir, no comprometido por la corrupción.

Dice Sila: “6º- Cualquier partido que haga bandera de un discurso anti-inmigración duro será automáticamente tachado de nazi-fascista, condenado al ostracismo por los medios y no podrá contar con la colaboración activa de los cuadros que tan desesperadamente necesitamos. Acabará siendo un reducto de cerebros rapados, y si no, al tiempo...”

- Es un riesgo minimizable. Basta con no dar cancha para que una acusación de este tipo pueda ser creíble. Y esto pasa por cuidar los puestos de dirección que no haya gente con un pasado demasiado comprometido, cuidar la imagen y cuidar la estética de los actos, al mismo tiempo, tener fuerza suficiente como para alejar a rapaos y fachas malos y demás morralla.

Sila dice: “7º- Me reafirmo en que un discurso de defensa de la existencia de España como nación, unido a un programa con ciertas ideas fuerza que afecten a las necesidades básicas, junto a la regeneración de la vida pública, podría tener algún futuro. Un partido anti-inmigración, hoy por hoy, creo que no. Tal vez en 5 o 10 años cuando se agrave el problema o la coyuntura política sea menos favorable, pero hoy, insisto, creo que no”

- Eso ya lo prueba en estos momentos AES y le auguro un duro y doloroso fracaso. Ese discurso está identificado con el PP y el PP presenta más garantías que un grupo aun extraparlamentario. Las medidas del PP en el poder en este terreno (contrariamente a las que adoptó en inmigración) fueron bastante razonables y hoy siguen siendo principales adalides del constitucionalismo español.

Castro -

A Sila.


Entiendo que el objetivo de fondo de este blog es ir delimintado quien está a la vez por:
-Asumir la autonomía histórica.
-Hacer de la antiinmigración el tema principal de un futurible partido político.

Queda claro que no estás por asumir esos dos elementos.
Sobre tus argumentos:

1-Es curioso que los partidos antiinmigración de referencia sean especialmente fuertes en zonas de tradición católica: Francia, Austria y Flandes. El sustrato educativo católico no parace ser ningún impedimento.
Tu afirmación es subjetiva, lo que sí es objetivo es que la inmigarción es el principal problema para la mayoría de los españoles según el CIS.


2º ¿El voto de de clases populares de los barrios y núcleos urbanos es irreflexivo?, entonces, ¿cuál es el reflexivo?, ¿el de la calle Salamanca? Hay peligrosas implicaciones en esa afirmación. Además te recuerdo que en democracia se cuentan los votos por el número no por la reflexión que hay detrás de cada uno de ellos.

3º Durante el gobierno del PP es cuando empezó el proceso de inmigración masiva en España. ¿Quién determina que el "discurso del pp no puede ser más duro en el tema de la inmigración"? Para mí sí puede se mucho más duro. En todo caso sigue siendo una apreciación subjetiva y personal. Afirmas que el lema que habría que escoger es la oposición al nacionalismo periférico, ¿acaso no podríamos decir que en este punto "el discurso del pp no puede ser más duro"?

4º La exigua minoría que vive en Puerta de Hierro tiene mayor poder adquisitivo, pero para nada queda demostrado que tenga un nivel de formación académica especialmente alto. Las personas de mayor formación académica, profesores y catedráticos universitarios no viven en Puerta de Hierro. Además en España hay más ciudades que Madrid.

5º ¿Hacemos un partido para reivindicar la pérdida de valores de Occidente?, ¿es una propuesta política?

6º Empíricamente, los ejemplos que tenemos en Europa indican que los partidos con un "duro" discurso anti-inmigración efctivamente son señalados y apartados por los medios, pero eso no hace que se conviertan en reductos de skins, sino en partidos políticos con un amplio apoyo popular y un creciente porcentaje de votos.

7 Las cifras indican que dentro de 10 años, aproximadamente el 25% de la población de España (que no española) será de origen extranjero, ¿te parece que esperemos a entonces para empezar?







ostrogodo -

Comparto la opinión de Sila de que quizás sea pronto para presentar una opción que tome como pilar central de sus propuestas políticas la anti-inmigración.
Confieso que estaba equivocado a este respecto. Siempre habia creido que este tipo de opción era plenamente vigente y adecuada, pero los acontecimientos no caminan en la misma dirección.
Quizás falten iniciativas un poco más imaginativas, como por ejemplo el tema de la vivienda, que no se ha explotado nada de nada en nuestro ambiente, y tantas otras cosas...
El principal problema lo veo en la carencia de medios personales y económicos de que adolecen todas las organizaciones. Esta cuasi indigencia en la que nos movemos hace que no se pueda centrar la actividad de un partido en más de un tema a la vez, y la mayoría de veces ni en uno.
Lo que no comparto es que el pueblo español actualmente sea menos racista que el inglés o alemán. El dominio de lo políticamente correcto en esos países supera con mucho a lo que estamos acostumbrados por aqui. Históricamente sí ha sido así pero hoy en dia te aseguro que los comentarios que se pueden oir en cualquier bar o en la cola del pan sacarían los colores a más de un afiliado del NPD. No es un racismo dogmático ni cientifico, más bien irracional de taberna. Pero lo hay; en España hay mucho racismo, pero racistas que votan a partidos como el PSOE. Será ignorancia, será irracionalidad, será que tenemos lo que nos merecemos.

Sila -

Reitero aquí lo expuestio en otros blogs, sigo sin ver claro que la anti-inmigración tenga capacidad para ser el leit motiv báscio de un partido flash que nos permita obtener resultados favorables, e intento de nuevo explicar el por qué.
1º- El pueblo español por formación, por el sustrato educativo católico, y por diversos motivos cúmulo de nuestros siglos de historia no es profundamente racista como puede serlo el alemán o el anglo sajón en general.
2º- La inmigración está causando problemas en zonas muy concretas (barrios de clase baja o media-baja en nucleos urbanos, principalmente) donde el voto es mayoritariamente de izquierdas y poco cultivado o reflexivo.
3º- El discurso del PP no puede ser más duro contra la inmigración ilegal, dado que esta beneficia, en estos momentos, al conjunto de la economía en general y los empresarios en particular. La inmigración cubre el hueco dejado por la falta de natalidad en España, garantiza la contención de los salarios, dinamiza ciertos sectores como el inmobiliario, etc etc.
4º- Las clases dirigentes de la sociedad (clase media, media-alta) con mayor formación académica, que no debe convivir a diario con el problema (en el barrio de Salamanca o en Puerta de Hierro no hay muchos sub saharianos...) se distancian por sistema de soluciones "radicales"
5º- El verdadero problema que tiene España hoy no viene por la pérdida de identidad frente a la invasión extranjera; son los movimientos centrífugos interiores (nacionalismo-separatismo) y la pérdida generalizada de todo tipo de valores que sufre Occidente quienes ponen en cuestión la perviviencia de la Nación tal y como la conocemos.
6º- Cualquier partido que haga bandera de un discurso anti-inmigración duro será automáticamente tachado de nazi-fascista, condenado al ostracismo por los medios y no podrá contar con la colaboración activa de los cuadros que tan desesperadamente necesitamos. Acabará siendo un reducto de cerebros rapados, y si no, al tiempo...
7º- Me reafirmo en que un discurso de defensa de la existencia de España como nación, unido a un programa con ciertas ideas fuerza que afecten a las necisidades básicas, junto a la regeneración de la vida pública, podría tener algún futuro. Un partido anti-inmigración, hoy por hoy, creo que no. Tal vez en 5 o 10 años cuando se agrave el problema o la coyuntura política sea menos favorable, pero hoy, insisto, creo que no

a Solar -

Hombre, no mezclez la velocidad con el tocino. Los de España 2000, al menos tienen claro cuál es el problema. Y me da la impresión de que este artículo va dirigido contra aquellos que no lo tienen demasiado claro por unos motivos o por otros.

Por el mismo argumento tuyo se podría decir que en este artículo no se habla de Canduela, aunque todo el ambiente patriótico está de acuerdo en que DN no tiene tesorero...

Solo una anotación más:

- no midas a DN de hoy por lo que fue DN un día.

- no midas a las Falanges de hoy por lo que fueron en el año 1936.

- no midas a lo que queda hoy del franquismo con lo que quedana ante 1975 y 1980.

- no midas a España 2000 de hace tres años, con la España 2000 de hoy.

A lo que se puede añadir:

- mide a los colgados con la misma vara que siempre, porque un colgado, eternamente es un colgado. Lo digo por el Syniestrillas, por si había duda.

- Además de España 2000, hay otros grupos que no aparecen en estos pagos... así que no hay un especial predilección por España 2000.

Solar -

Un poco de caña a E2000 no vendria mal, mas que nada porque parece ser el unico punto de union entre todos los grupos patrioticos...El rechazo a la levantina me refiero. Un saludo

El Caracol -> a Jorafra -

Gracias por tu comentario. La cuestión es que no todos los artículos los escriben las mismas personas. Desde el principio hemos insistido en que esta es una "web coral" con distintas aportaciones, ahora bien, todas orientadas al mismo fin: denunciar lo denunciable, advertir sobre prácticas negativas para el futuro del sector y trabajar para la construcción de una alternativa real y viable a corto plazo.
Resumiendo: demoler lo inservible y construir una opción con posibilidades de avanzar.
Aquí escriben ex-DN y gentes que nunca estuvieron en DN.

oscar -

Las fuerzas españolas que no integren el discurso contrario a la invasión de seres humanos de otras naciones,razas y culturas no son españolas, ni neofascistas ni nada de nada.
El problema es que somo pocos y mal avenidos y los rojos separatistas son muchos y unidos y que además saben que los invasores pronto votarán y nos daran bien por...
Viva España y la raza española.

JORAFRA -

No deja el autor de sorprenderme.
Siempre da con las palabras exactas, atinando en los articulos.
Felicidades.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres