Blogia
e l C a r a c o l

RESPUESTA A RAMÓN BAU: EL PROBLEMA DE LOS OBJETIVOS

RESPUESTA A RAMÓN BAU: EL PROBLEMA DE LOS OBJETIVOS

Nos han remitido un post enviado por nuestro amigo Remón Bau al foro Disidencias, sobre el que nos gustaría realizar algunas precisiones que consideramos fundamentales, dentro de la iniciativa de clarifiación asumida por El Caracol. Creemos que las reflexiones que nos ha suscitado la lectura del post de Ramón Bau, pueden servir como excusa para plantear algunas ideas en positivo. Así que allá vamos con el mismo énfasis constructivo que ponemos en las polémicas con nuestros amigos. Estamos dispuestos a ampliar esta polémica todo lo que sea necesario.

 

EL TEXTO DE LA INTERVENCIÓN DE BAU.

Reproducimos el post de Bau en Disidencias para que el lector tenga claro de lo que estamos hablando:

“El objetivo de un Partido NS y NR no es 'llegar al poder', sino cambiar al Hombre, implantar una Concepción del mundo distinta, por eso no tiene sentido 'llegar al poder' si no se hace bajo un programa ideológico y una capacidad de cambiar la sociedad.

Los partidos del sistema solo pretenden llegar al poder porque la sociedad YA tiene su sentido del mundo, sólo necesitan el poder para 'su' partido, pero esa no es nuestra meta.

Por eso en la fase actual de la sociedad no hay lugar aun para un 'partido NS' (ni creo que NR) como tal en el sentido de 'llegar al poder', sino como 'camino' para aporvechar en un momento dado posibilidades de difusión y de formación, de mentalizar a ciertos ambientes, en fin de seguir un proceso mucho mas largo y no la mera búsqueda de cargos, poderes o lugares sin poder cambiar la sociedad y su mentalidad.... si hoy me regalaran el poder, Jefe de Gobierno, sólo el cargo, el poder sin mas, lo devolvería. No tenemos gente para hacer nada serio por ahora. Antes de 'tener poder' hay que ser capaz de manejar ese poder con gente y ambiente social adecuado.

Por eso la lucha de 'Partido' es distinta para mí en nuestro medio que lo 'normal' en el sistema”.

Hasta aquí el texto de Bau, vamos a intentar realizar algunas apostillas.

EL PROBLEMA DE LOS OBJETIVOS

Se nos ocurre una primera observación a la frase con la que Ramón abre su intervención: “El objetivo de un Partido NS y NR no es 'llegar al poder…,”.

A esto cabe decir:

- Un “partido político” por definición tiene como único objetivo, la lucha política.

- La esencia de la lucha política es la conquista del poder o de fracciones del mismo.

- Un “partido político” que renuncie a la conquista del poder no puede ser partido, sino que se adapta mejor a la estructura de un círculo cultural, una fundación, un laboratorio de ideas.

Es importante ser precisos en este tema: a lo mejor, se tienen opiniones políticas, pero no se está dispuesto a ejercer acción política. En este caso no cabe hablar de “partido político NS o NR”, sino de cualquier otra cosa. El problema sobreviene cuando no se tiene clara la distinción entre “partido” (para hacer política) y “no partido (para hacer cualquier otra cosa, salvo política). No tengo la menor duda de que si el destino de un partido no es llegar al poder… eso no es un partido. Berenjena, quizás, hornillo de camping gas, posiblemente, pero no partido.

Ramón añade luego: [el fin de un partido NR o NS] es “cambiar al Hombre, implantar una Concepción del mundo distinta, por eso no tiene sentido 'llegar al poder' si no se hace bajo un programa ideológico y una capacidad de cambiar la sociedad”.

También aquí hay que ser preciso. Por el momento, los únicos que tienen posibilidades de “cambiar al Hombre” son los ingenieros genéticos en sus proyectos de mutar o clonar ADN. Hay algo inmutable en la naturaleza humana: el hecho de la muerte, esa muestra de conservadurismo humano que se resiste al cambio. Lo que puede cambiar es el estilo, es la visión del mundo y son los valores, es decir, los factores culturales que pueden mutar en un sentido o en otro. Y en este sentido:

- Es positivo todo lo que nos acerca a nuestra autenticidad originaria, propia de nuestro pueblo y de nuestra etnia.

- Es negativo todo lo que nos aleja de esa autenticidad y nos hace asumir valores propios de otros climas y de otros grupos étnicos.

Una sardana es una sardana, danza identitaria, como una jota es una jota, y marcarse una samba es hacer gala de un infumable sentido musical, dignísimo para un carioca, pero que indica el pésimo gusto de un europeo atraído por ella. Está claro dónde está “lo nuestro” y que marcha hay que emprender: hacia la recuperación y afirmación de nuestro patrimonio indo-europeo. Ahora bien…

Los cambios en la percepción cultural de un pueblo solamente pueden darse en negativo a través de un proceso de degeneración cultural –el mestizaje, tan de moda hoy- y suelen ser rápidos: descender rodando por una montaña es mucho más simple que ascender por ella. No en vano el sky es un deporte de moda y el alpinismo una práctica extremadamente minoritaria. Desde Evola existe una metafísica de los deportes de invierno…

Ahora bien, los cambios de percepción cultural en positivo, solamente pueden darse en minorías muy exiguas y no existe siquiera garantía de que sean cambios duraderos, tan solo expresan realidades puntuales en la vida de cada individuo. He visto “camaradas” que han pasado de CEDADE, al FNJ, de ahí a la masonería, de la masonería a CiU, de CiU a PSC y, seguramente, su evolución seguirá por siempre jamás. No es el único, los hay que se mueven más que la fecha de nacimiento de Ana Obregón.

Por eso, cuando Ramón escribe: “por eso no tiene sentido 'llegar al poder' si no se hace bajo un programa ideológico y una capacidad de cambiar la sociedad”, comete un error. El planteamiento correcto es justo el contrario:

- Los grandes cambios, las grandes mutaciones sociales, culturales y de visión del mundo, solamente pueden realizarse, desde el poder.

- La conquista del poder no es un fin en sí mismo, sino el medio para alcanzar un fin… y ese fin es la transformación de las relaciones de poder, de las estructuras de poder y de las concepciones de los pueblos.

- La conquista del poder es la garantía de la revolución y no al revés, puesto que sin poder no hay revolución, es decir, no hay posibilidades reales de cambio en ningún terreno.

Todo esto nos lleva nuevamente a considerar que el destino de un partido político es la lucha política cuyo fin es la conquista del poder. ¿Conquista del poder? Si, la conquista del poder, pero no como un fin en sí mismo, sino como un medio para alcanzar un fin: y ese fin es la transformación de la sociedad. Se da por supuesto que la transformación de la sociedad, implica, así mismo, el cambio en la escala de valores de la que se alimenta esa sociedad.

Antes de seguir es preciso fijar una idea. En las actuales circunstancias –y durante todo el tiempo que persistan- no existen más formas de aproximarse al poder, o alcanzar a controlar algunas parcelas del mismo, que descender al ruedo de las competiciones electorales.

Y esto implica conocer y aceptar las reglas del juego. Por que para participar en una competición hay que seguir las reglas. El desconocimiento de estas reglas, implica fracasar, inevitablemente. Si se aceptan, en cambio, el fracaso no es el destino necesariamente inevitable…

Se nos ocurren algunas de estas reglas del juego:

- La primera regla a tener en cuenta es que en una competición electoral el producto a vender es un “programa”, no una ideología.

- La ideología es algo demasiado complejo para creer que las masas pueden asumir algo por el estilo. El programa, en cambio, debe responder a las necesidades de las masas y ser asumible por ellas.

- La segunda regla del juego es elegir un “target” (objetivo) sociológico que pueda entender, compartir y asumir el mensaje como propio.

- La tercera regla que la imagen sea asumible por las masas y no implique lastres innecesarios.

- La cuarta conocer las modernas técnicas de propaganda de masas.

- Finalmente, que quienes asumen la lucha política tengan claro cuáles son sus objetivos, su programa y su estrategia y tengan una alta moralidad que excluya la posibilidad del choriceo vil tan habitual entre la clase política.

EVITAR LA MARGINALIDAD, EVITAR EL ESPIRITU DEL OUTSIDER

Ramon afirma acto seguido: “Los partidos del sistema solo pretenden llegar al poder porque la sociedad YA tiene su sentido del mundo, sólo necesitan el poder para 'su' partido, pero esa no es nuestra meta.

Los partidos del sistema, en realidad, son más inmorales que hacerle una inspección fiscal a los Reyes Magos, especialmente a Baltasar que, al parecer, maneja mucho dinero negro. El error de Ramón consiste en pensar que la sociedad política refleja la realidad de la sociedad en general. El Caso Marbella con la ira popular desatada con la Operación Malaya, el 50% de absentismo en Catalunya más su cuota del 3% de nulos y abstenciones, más los distintos movimientos antipartido que han irrumpido en las últimas elecciones, son significativos de que existe una rotura cada vez más pronunciada en la clase política y la sociedad. Y es importante advertirlo porque es sobre esa sociedad sobre la que debemos operar.

La sociedad de Weimar no estaba mucho mejor que la actuar: los putiferios, el mariconeo galopante, las fortunas hechas al calor de la especulación, la pobreza, el agiotismo, la desesperación nacional, incluida la centrifugación que estimularon los aliados en los primeros tiempos de la posguerra, el bolchevismo, las frustraciones de entonces implicaban una verdadera crisis. ZP al lado del canciller Cuno, tan estigmatizado por Hitler, o Llamazares junto a Thälman y sus milicias rojas, parecen pura chirigota; Rathenau podía dar lecciones a Rajoy. La Alemania de Weimar estaba más rota que la camiseta del “increíble Hulk”. Y salió adelante. Hitler supo apoyarse en determinados grupos sociales y vender un programa creíble de reconstrucción nacional.

La cosa es mucho más compleja, por supuesto, y entran muchos más factores. No hay nada nuevo bajo el sol. Otros han pasado por los mismos tiempos de crisis que nosotros vivimos hoy. Quizás la diferencia estribaba “solamente” en que hoy existen menos “fuerzas vivas” con formación y capacidad suficiente para remontar la crisis. Pero también aquí existen oscilaciones que impiden ser completamente pesimistas. Cada vez existe más respuesta social contra las toxicomanías, contra la corrupción, contra el terrorismo, contra la partitocracia, contra la especulación, contra la inmigración masiva, contra el cambio climático, contra el medio ambiente, … que nosotros sepamos o no aprovecharlo, es otra historia, pero que esta respuesta está ahí, me parece evidente.

El considerarse como algo radicalmente diferente a todas las fuerzas políticas, el “nosotros solos contra el universo”, el no hay nadie más que nosotros que pensemos así, el considerar que somos algo radicalmente diferente a todo y que nuestros ideales son, algo así como propios de extraterrestres, me parece un grave error de percepción que tiende a una progresiva marginalización de nuestro ambiente y de nuestras ideas.

En el ritual de admisión del Grado de Aprendiz del Rito Escocés Antiguo y Aceptado de la masonería, le preguntan al candidato que permanece con los ojos vendados si cuando le quiten la venda, estará dispuesto a perdonar a algún eventual enemigo que pueda aparecer entre los presentes. Cuando le quitan la venda, el oficial de Logia le dice: “Tu enemigo está detrás de ti”. Cuando se vuelve, ve su imagen reflejada en un espejo que sostienen dos Maestros Masones… perífrasis simbólica que nos lleva a reconocer que nosotros somos el peor enemigo de nosotros mismos. No es que seamos marginales, no es que estemos hablando en chino, es que nos sentimos outsiders, incapaces de insertarnos en cualquier juego político. La moral del perdedor, nunca ha sido la mejor moral antes de entrar en combate.

¿IDEOLOGIA? ¿PERO NO HABÍAN MUERTO LAS IDEOLOGÍAS?

Ramón tiene tendencia a aludir a la “ideología” NS o NR. Haría falta definir esta última, dando por sentado que existe y que oscila entre Chávez, el Zapatismo, el Ché, el Vietcong, los palestinos y demás lindezas y todo lo contrario. Personalmente, he terminado por considerar a “lo NR” como algo, como mínimo, tan raro como unas bragas con tirantes. En cuanto a la ideología NS, cabría decir que es el producto de otro mundo completamente dierente al nuestro, inspirado por:

- el romanticismo alemán y las corrientes völkisch

- el mito del retorno a la naturaleza

- la generación del frente y de los freikorps, eternos adolescentes e inadaptados a la vida en tiempos de paz

- el producto de la mentalidad vindicativa surgida de la “puñalada por la espalda”

- el rechazo a Weimar y a su sistema inestable, acomplejado y empobrecedor

- el antisemitismo inherente a la sociedad germana de la época

- la frustración nacional por la guerra perdida

- el militarismo prusiano

- la efervescencia activista de la época común a derechas e izquierdas

- la existencia de una generación en la que no faltaban las personalidades geniales

- la época del cesarismo

De todo esto no queda absolutamente nada o muy poco, en consecuencia, aparte de la fidelidad que podamos tener a los ideales que defendimos en los mejores años de nuestra vida, es rigurosamente necesario reconocer que hay vías cerradas, no solo para la lucha política, sino también para la lucha cultural y para cualquier otra forma de lucha que se pretenda hacer con la etiqueta NS. Ninguna doctrina militar aconseja emprender batallas perdidas por anticipado. Como el chiste aquel de “me gusta jugar y perder” ¿y cuando ganas? “debe ser la hostia…”.

Diferente es que, a partir de lo NS –mucho más concreto y coherente que lo NR- puedan establecerse grupos homogéneos de trabajo y, sobre todo, laboratorios de ideas. De hecho, es sorprendente constatar como los medios falangistas han generado pocas ideas a partir del fusilamiento de José Antonio, mientras que los medios NS reconvertidos han mostrado una exuberancia creativa, en ocasiones de altos vuelos. Así pues, lo NS es una base referencial lo suficientemente amplia para desarrollos ulteriores, a condición de qué:

- se reconozca que la práctica política NS es inaplicable en el siglo XXI y que la aplicación estricta de esta doctrina conduce al aislamiento político.

- se evite la reclusión dentro de las polémicas de reivindicación de la memoria histórica y se deje esta actividad para profesionales de la historia.

- todo esto pueda contrapesarse con un esfuerzo creativo e imaginativo del que ya han dado cuenta distintos medios NS en toda Europa en los últimos cincuenta años.

Pero, además, existe un problema añadido.

Las ideologías nacen a mediados del siglo XIX y mueren en el comienzo del siglo XX.

¿Qué es una ideología? Un esquema interpretativo de la realidad. ¿Qué problema hay? Que la realidad siempre discurre a mucha más velocidad de lo que las ideologías son capaces de interpretarla. Una ideología es un esquema rígido –y, por tanto, antihistórico- que queda pronto superado por el decurso de la historia. A partir de ese momento, las ideologías atraviesan un momento en el que, primero, hacen encajar la realidad con el esquema ideológico, a martillazos. En segundo momento, la ideología ya no puede retrasar su caída y, un buen día, sin saber por que entonces y no hacía veinte años, se cae como una cáscara muerta, sin vida. Eso mismo le ocurrió al marxismo un buen día a principios de los 80: bruscamente, los intelectuales dejaron de creer en el marxismo. La noticia, me cogió follando en un pajar, a pesar de que había estado predicando que el marxismo era una ideología más demodé que Naranjito en Dolce&Gabanna.

Allí donde desparecen las ideologías, surgen las concepciones del mundo y se descubre la vida misma.

- Las ideologías son sistemas cerrados que pierden coherencia en el momento en que se altera alguno de sus parámetros.

- Las concepciones del mundo, en cambio, son sistemas abiertos, adaptables a una realidad cada vez más cambiante, en la que sólo el núcleo de referencia es inamovible.

El núcleo de referencia de lo NS es identitario y etnicista, presupone un estilo de vida arraigado en un aspecto de la tradición indo-europea, la nórdico germánica, con su ética del honor, su vocación heroica, la vida como búsqueda, la austeridad como principio y la necesidad de enlazar con la propia autenticidad (el “ser uno mismo”). Todo lo demás es accesorio y superfluo derivando en buena parte de los anteriores principios. El concepto de Feder de lucha contra la servidumbre del interés, las políticas sociales, son derivaciones directas de la visión del mundo NS, pero no lo esencial en el siglo XXI y, en cualquier caso, no esencial hoy… en tanto que inaplicable.

ALGUNAS CONCLUSIONES A TENER EN CUENTA

La esencia de la lucha política consiste en entender el mundo primero para operar su cambio después. El razonamiento lógico correctos es:

Premisa mayor: “El mundo moderno precisa soluciones nuevas a problemas de hoy”

Premisa menor: “Yo dispongo de algunas soluciones y de imaginación”

Conclusión: “Luego yo puedo operar para alterar el sentido de la modernidad”

Tal es el planteamiento “político” correcto. Ahora bien si se parte de un punto de vista inverso, hay poco que hacer:

Premisa mayor: “yo pienso como NS”

Premisa menor: “el mundo moderno está muy alejado de lo NS”

Conclusión: “mi pensamiento no puede operar en la modernidad”

El segundo es un razonamiento fatalista, propio del que se siente vencido, mientras que el primero responde a las cualidades que siempre han acompañado a nuestros linajes indo-europeos.

Creo que la vía política no está completamente cerrada. Está cerrado para los que intentan aplicar los mismos esquemas históricos de hace casi 100 años, sin variaciones, cuando todas las condiciones sociales, culturales, económicas y políticas, son completamente diferentes.

Ramón Bau concluía su post con esta frase “Por eso la lucha de 'Partido' es distinta para mí en nuestro medio que lo 'normal' en el sistema”. No comparto este punto de vista.

No tiene sentido obstinarse en discutir sobre si se está “fuera” o “dentro del sistema”… porque todos, incluso los marginales (todo margen está en la periferia de un sistema) forman parte del sistema. Alguien puede discutir la esencia del capitalismo, rechazarla y condenarla… para acto seguido participar en unas elecciones convocadas por “el sistema”. Debemos desembarazarnos de esta catalogación: no hay “dentro”, ni “fuera del sistema”, hay eficacia o ineficacia, hay avances o retrocesos, hay políticas correctas y políticas inadecuadas, hay capacidad de enlazar con los intereses de la población o incapacidad para asumirlos e interpretarlos: desde el momento en que nos levantamos y nos lavamos los dientes con un dentífrico “del sistema”, compramos un diario “del sistema” y nos informamos, practicamos alguna forma de ocio “del sistema”, y follamos con un preservativo comercializado por el “sistema”, coño, eso implica que somos “del sistema” y, si para colmo tenemos un trabajo “normal”, cotizamos a la seguridad social y el producto de nuestro trabajo lo colocamos en el “mercado”, obteniendo un rendimiento que destinamos a comprar productos de consumo, para colmo utilizamos automóvil, consumimos gasoil o incluso biodiesel del surtidor de al lado, tenemos un móvil y conexión a Internet… ¿me quieres decir que significa, ante todo esto, el declararse “fuera del sistema”? Pura irrealidad: una cosa es la voluntad de “estar fuera” y otra la realidad de que no hay oxígeno mas allá de los altos muros del sistema. Todos estamos en “el sistema” por mucho que queramos lo contrario, salvo los que están más perdidos que el Arca de Indiana Jones…

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

55 comentarios

jorge -

Solo una aportación no tan intelectual como las citadas hasta ahora me repito soy catalan, español y europeo por nacimiento y por orden verso o inverso en estos momentos me da igual, pero ved y creo que las luces os sobran a todos que el catalan lo aprendi primero en mi familia y el castellano en la escuela (que no el catalan) y no tengo ningun problema hasta hoy, que veo que nos discutimos por idioteces de una tipologia que no debe de ser un problema que no existe en la calle, solo en unos pocos casos, que es un problema creado para dividir a nuestro pueblo, que esta otra vez en la disyuntiva de siempre en nuestra forma de ser en nuestra genetica hispanica la cual debemos superar como los grandes hombres y mujeres de este pais (España por si acaso), Unamuno, Tarradellas, Areliza, por citar de distintas procedencias pero con un sentimiento superior, común con visión incomprendidos en su tierra y en la nación, este es nuestro dilema y de fuera se aprovechan de ello de nuestra debilidad dejemos nuestras miserias a nuestros dirigentes y solo podemos gritar o solo puedo expresar que por encima de todo mi ideal, republicano, monarquico, ns, nacionalista...esta España.
Gracias

Toreador (una cosita, una cosita...) -

Por cierto, y ahora sí que sí que de verdad termino: quiero dedicar mis extensos mensajes, así como el esfuerzo dedicado, a CAFÉ Gijón, del foro Disidencias. Compañero: NI UN PASO ATRÁS. Desenvainemos las lenguas, saquemos los útiles de escritura y arremetamos furiosos al toque de carga: aur, aur...

Toreador -->para caracolillos de un rubio platino. -

Sí, creo tener una idea de quien es mi interlocutor aunque también puedo estar equivocado. De todos modos, y para ayudarme a salir de la duda ¿tú que piensas caracolero? Recuerdo que tú mismo hiciste una primera aproximación al tema –introduciendo alguna variante más– en infoKrisis, trabajo en el que queriendo quedar un poco equidistante de todos no te posicionabas claramente con nadie; el insuficiente sí y no simultáneo más propio del zapaterismo gobernante.

Lo dicho, y anunciando que ya dejo el tema y tiro –de momento– de la palanca del freno de mano ¿tú, así resumiendo un poco, qué opinas del tema? Por lo demás: quien quiera que sea, no me contesta lo inicial, desmentido por las informaciones de libros que incluí en mis mensaje; ni tampoco es capaz de probar cuando dice sobre el monolingüíscomo catalán en una supuesta Cataluña que, claro, tampoco me sabe especificar ni temporal ni territorialmente. Caracol ¿puedo decir que he ganado? Es que me gustaría hacer la danza de la victoria alrededor de mi taza de té: oe, oe, oe, oe, gané, gané...

El Caracol a Castro y Toreador -

Creo que os habéis separado bastante del tema iniciar. Y que los que visitan el foro ya tienen una idea bastante clara de vuestras posiciones. Casi mejor que echéis el freno.

Por otra parte, me parece que Toreador tiene una confusión sobre con quien ha estado debatiendo. Pero eso no es lo esencial. Echad el freno.

Un abrazo a los dos

Toreador---->A Castro -

Pues los que tú aportas no aportan nada, quizá porque tú tampoco aportas poco más que tus opiniones.

Pero verás, es que dices y preguntas cosas increíbles:

“Nunca he afirmado la existencia de tal muro cercando al Condado de Cataluña, pero podría entenderse que tú sí lo estarías proponiendo para Castilla, si el "proceso natural" para Cataluña era la conivencia de dos lenguas, ¿por qué no lo ha sido en Castilla?, ¿con qué lenguas?”

¿Dónde establezco yo tal muro para con el castellano? Venga, dime. En ningún sitio, macho. Y yo no he variado mi argumento. Al contrario: eres tú quien deambulas por las más peregrinas afirmaciones.

Mucho decir y afirmar cosas de que si lingüistas por aquí, el BUP por allá, y patatín y patatan para... no aportar un solo dato o una opinión diferente. Yo incluso, junto a mis propias opiniones, las de gentes que considero más preparadas que yo: Irene Lozano y Julián Marías (a quien tienes la prepotencia de minusvalorar) Y ambos señala lo que yo señalo: desde el principio de la conformación de las lenguas romances como derivación del latín, y que dio forma al castellano, el catalán, etc., en diversos territorios peninsulares la cohabitación fue compartida. Así ocurrió en Galicia, Cataluña e incluso Vasconia.

Para explicar el por qué fue el castellano el que se extendió –conviviendo desde entonces con las lenguas vernáculas de cada zona– por los distintos territorios peninsulares, habría que remontarse a la propia Historia de España y por ende de Castilla y Cataluña. Y así, la Reconquista no empieza en Cataluña, empieza en Asturias y se extiendo hacia León por un lado, Cantabria por otro, etc., etc. (leer Teoría de Castilla de Ramón Peralta y también La Reconquista: el concepto de España: unidad y diversidad de Julio Valdeón Baruque) La realidad peninsular fue la que fue y se extendió de una manera comprobada, determinando ulteriormente los desarrollos y relaciones de los distintos romances. Y, como ya he dicho, al final se optó por el castellano no por una casualidad, sino fruto de un utilitarismo: una lengua para entendernos TODOS en las península; entendimiento que facilitaba, entre otras cosas, las alianzas contra el moro en los inicios de la Reconquista. Lo que no es óbice para que, en el transcurso de la implantación peninsular del castellano en toda la península, y parejo a su propia formación y la de otros romances, cohabitara con los propios de cada territorio. Eso ocurrió con el catalán y con el resto de romances y no romances peninsulares. Cosa lógica por otra parte pues la permeabilidad de las fronteras y reinos permitía e impulsaba el intercambio guerrero, comercial, cultural, etc., poso imprescindible que explica y comprende la propia formación de España.

Y es que, querido caracolero, lo que tú haces es interiorizar los argumentos del catalanismo antiespañol que empieza por negar el bilingüismo histórico en Cataluña, para continuar persiguiendo al castellano hasta relegando a la marginalidad en aquello que controlan: lo público dimanado de la Generalidad. Es decir, ellos y tú consciente en un caso y quizá de manera inconsciente o acomplejada en otro, trabajáis con el mismo destino: debilitar España.

Castro a Toreador -

Y con esto dejo el tema, por lo menos por un rato.

Dices que he negado las influencias e intercambios del catalán con lenguas vecinas. No lo niego, lo afirmo.

Lo que niego es que en el territorio de la actual Cataluña se hablara otra lengua que no fuese el catalán antes de los Decretos de Nueva Planta. Lo afirmo y ratifico (con la excepción de Valle de Arán).

Los textos que tú has aportado hasta ahora sólo refuerzan estas dos afirmaciones.


Castro a Toreador -

Yo también estoy cansado, y lo peor es que estamos cansando al público así que vamos al meollo de la cuestión.

¿Has visto cómo has cambiado de argumentos? Nadie niega que el catalán hay tenido interinfluencias con otras lenguas vecinas, cambios, préstamos, enriquecimientos linguisticos, al igual que el castellano.

Pero eso no niega que la lengua que se hablara en Cataluña no sea el catalán, como lo que se ha hablado en Castilla sea castellano.

Nunca he afirmado la existencia de tal muro cercando al Condado de Cataluña, pero podría entenderse que tú sí lo estarías proponiendo para Castilla, si el "proceso natural" para Cataluña era la conivencia de dos lenguas, ¿por qué no lo ha sido en Castilla?, ¿con qué lenguas?

La respuesta a si convivieron juntas el catalán y el castellano como lenguas comunes de uso popular en lo que hoy es la Comunidad Autónoma Catalana, es negativa.
Cualquier introducción a la filología hispánica lo explica, si lo que interesan son citas y referencia biblográficas vamos a ello, pero como muestra puede servir el texto de Marías que has aportado.

Toreador---->A Castro -

Pero vamos a ver, macho ¿qué es Cataluña? ¿Qué entiendes tú por Cataluña? Porque has hablado incluso de valencia y demás, con lo que estarías peleándote con otros identitarios valencianos que defienden lo que entienden de propio.

No mira, tu error y el error de Ramón (un error nacido del hediondo catalanismo) confunde unas tierras que fueron partes de otra, que estuvieron en la influencia de Francia, que también estuvieron divididas y enfrentadas (Pre-Cataluna: Adro Xavier) etc., etc. CON LA ACTUAL ENTIDAD POLÍTICA CATALANA. Es decir, cuando vosotros habláis de Cataluña como tal, estáis indefectiblemente interconectado y poniendo en igual el antiguo Condado de Barcelona con la actual Cataluña. Y eso no es así. Y tú, lo sabes.

Si empezamos con lo de Reino y Corona, tendremos que empezar por establecer ¿qué significado tenía el Condado Catalán? Así como quien lo formaba, las variables lingüísticas incluso dentro de él, las pleitesías, etc. etc. No, es inútil llegar tan lejos. Pues lo único que aquí se pretende establecer es ¿convivieron JUNTOS castellano y catalán en las tierras que, al margen de una pleitesía o adscripción administrativa distinta de la Cataluña actual, conforman lo que terminó conociéndose como Autonomía Catalana? Aquí esta el quid de la cuestión.

Yo –y como veo muchos otros, a los que yo cito y tú sólo te citas a ti y tus notas– sostenemos que no. Y así, la cohabitación de lenguas en las tierras que con posterioridad darían cuerpo a lo que hoy es la Cataluña autonómica, era lo normal no sólo entre el catalán y el castellano, sino igualmente del castellano con las otras lenguas peninsulares, con los restos del latín e incluso con el provenzal, etc.

Explícame, figura, ¿Cómo es posible que el Galicia, Vasconia, resto de la península e incluso en otras parte de Europe la cohabitación lingüística se ha producido de un modo natural y sin embargo en Cataluña no? Porque eso es lo que dices tú: que Cataluña se mantuvo al margen, como una fortaleza inexpugnable de influencias y mezcolanzas idiomáticas, conservando y utilizando únicamente el catalán. Increíble.

Lo primero sería redefinir qué entiendes tú por Cataluña, que por lo que intuyo no está muy lejos –de nuevo– de las tesis catalanistas. Y después, si sigues sosteniendo que en algún momento de su historia, lo que hoy conocemos como Cataluña se mantuvo al margen de toda influencia idiomática, lo tendrás que explicar. Que yo sepa no se ha conservado ninguna gran muralla rodeando el Condado de Barcelona, ni hay fosos que impidan el intercambio de personas y las migraciones lógicas de cada época. Por lo tanto, eres tú, al mantener un argumento de incomunicación harto increíble, quien lo tiene que demostrar.

La pelota está ahora en tu tejado (es que me he cansado de escribir tanto)

Castro a Toreador -

He dicho que en uno de los textos que aportas como referencias válidas, se califica de "franca" al la lengua catalana.
Hombre claro que doy por entendido que te refieres al catalán como lengua romance.

La chica emplea "franca" porque da por válida la teoría de que el catalán pertenece al grupo de lenguas galo-romanas, franco-romanas o francas de la familia romance.
Un falsedad más, el catalán es de la familia ibero-romance, o hispano-romance.
Un falsedad de la que participó Jordi Pujol cuando afirmó ser "franco" frente al "visigodo" Aznar, la historia medieval catalana es tan visigoda como la castellana. Pero eso es ya otro tema.

Castro a Toreador -

Pero hombre Toreador, si este texto no hace más que reafirmar todo lo que yo he dicho, con un añadido, Julián Marías tampoco es ninguna autoridad en Historia, lee el texto y verás que confunde Reino de Aragón con Corona de Aragón ¡coño que no es tan difícil!

1º Dice que el catalán deriva del latín como el castellano, de Perogrullo. Obviamente es así. Aún más el castellano y el catalán derivan del hispano-romance, es decir del latín vulgar bastante uniforme que se habla en España hasta finales de Reino Visigodo.

2º Claro que convive en relación de vecindad con el castellano (y el castellano con el catalán y el gallego, y no por eso el catalán y el gallego son lenguas de Castilla) y con el mal llamado provenzal (en realidad un simple dialecto occitano). También el castellano convive con el eusquera, de hecho que el castellano sea la única lengua tenga sólo cinco sonidos vocálicos (a-e-i-o-u) sin situaciones intermedias (vocales abiertas y cerradas) es un herencia del vascuence.

3. Efectivamente durante parte de la Edad Media los poetas catalanes escriben en una lengua extranjera como el provenzal, también lo hacen los poetas lombardos. Es un tema literario que no tiene ninguna influencia en la lengua hablada por los respectivos pueblos. Como recuerda Marías, Alfonso X escribe su poesía en gallego, es el mismo fenómeno.

4. Aunque con el error de siempre Marías, la unión con Aragón en el siglo XII no da nacimiento al Reino de Aragón sino a la Corona de Aragón, en la zona de la actual Cataluña se sigue hablando catalán, y en la del Reino de Aragón (ahora sí) un aragonés en vías de simbiosis con el castellano, ¿queda claro? Y sólo se hablará en catalán hasta 1711 con los Decretos de Nueva Planta.












Toreador---->A Castro -

Castro, Castro, no me seas garrulo hombre. Quien denomina el castellano como ‘franca’ es Irene Lozano en un texto que yo introduzco. Sin embargo YO siempre hablo de romance. Por lo demás, lee lo que te he metido de Marías, que redunda en mi argumentación. En cuanto a la chica lingüista, emplee la palabra ‘franca’ como para señalar el origen, o quizá con otra connotación, lo desconozco. Ahora bien, la esencia –que es lo que importa –del artículo coincide con Julián Marías y, así de tapadillo, con lo sostenido por un humilde servidor de esos dos seres.

Y, dicho sea de paso, le da un repaso a las tesis tuyas y de Ramón es desaparecido catalanista.

Toreador---->A Castro -

Mira, que me haces ya desempolvar mis libros. Te transcribo también lo que decía el filósofo Julián Marías, a quien no puede tachar de franquista:

“El catalán, a lo largo de su historia ha convivido siempre estrechamente con otras lenguas; o, dicho de forma algo distinta, la sociedad catalana ha estado DEFINIDA habitualmente por una pluralidad lingüística [yo señalaba que eso era un rasgo de su personalidad, o si quieres de su IDENTIDAD]

No olvidemos que durante toda la Edad Media no ha habido “lenguas nacionales”, por la sencilla razón de que no había naciones. Los romances surgen sobre una base latina [ya te lo decía yo, Cadena] en un largo proceso evolutivo determinado, aparte de otros factores históricos y literarios, por el sustrato prerromano de los diferentes pueblos donde se originan. Quiero decir que en toda España, como en general en toa la Romania, se habla latín, y sólo a partir de cierto momento se pude decir que aquello ya no es latín, sino uno u otro romance; pero el latín no desaparece por ello, sino que perdura para ciertas funciones: en la lengua escrita –durante bastante tiempo los romances no se pueden escribir, y luego se escriben precariamente-; es la lengua culta, la de la Iglesia, la del pensamiento, la de ciertas formas de poesía e historia; las “lenguas vulgares” conviven con el latín durante siglos.

[Inciso: es decir Castro, que como ocurre en toda formación del idioma, éste no es un proceso estático, sino que trascurre vivo y entremezclado con lenguas y usos que mueren para dejar paso a otros: y así el latín se transforma, según la zona, en los distintos romances; al mismo tiempo que nace un romance –el castellano– que por motivos principalmente utilitaristas –como ocurrió con el latín– se empieza a extender por toda la península conviviendo con los otros romances e incluso el euskera. En otro texto de Marías explica esto con referencia a la rápida extensión del latín de los conquistadores Romanos entre los distintos pueblos de la península: “nos dieron un idioma para entendernos TODOS”]”

Sigue Marías:

“Por eso durante toda la Edad Media hay lo que podríamos llamar una fluidez lingüística funcional. Los diversos romances conviven con el latín y además entre sí. No olvidemos que Alfonso el Sabio, que escribe en castellano en la segunda mitad del siglo XIII, cuando compone poesía escribe las Cantigas en gallego. En el caso de Cataluña, esta situación se da por partida doble.”

Atento Castro, Marias dixit:

“Durante mucho tiempo, los poetas catalanes escriben en provenzal, lengua literaria de mucho atractivo y prestigio, usada también en el norte de Italia; una dirección determinada de la lírica se realiza en provenzal; es decir, el “lenguaje literario” es una lengua distinta de la hablada habitualmente, en este caso la de un pueblo vecino, unido por estrecha convivencia.

Por otra parte, la unión con Aragón desde el siglo XII hace que dentro del Estado medieval –El Reino de Aragón – se hablen y escriban permanentemente LAS DONS LENGUAS: el catalán del Condado de Barcelona y el aragonés –que se va a ir aproximando cada vez más al castellano– del Reino de Aragón en sentido estricto. Es decir, Cataluña ha formado parte de una pluralidad lingüística dentro del Estado desde tres siglos antes de la unidad nacional.

Querer ignorar que el catalán es la lengua primera de Cataluña, y que está viva desde los orígenes hasta hoy, es una alteración de la realidad, y la realidad reclama siempre sus derechos; olvidar que el catalán NUNCA HA ESTADO SÓLO es otra falsedad que las cosas mismas se encargan de desmentir.”

En otra parte de su libro, también apunta Julián Marías:

“La idea de que un pueblo que conserva su lengua se pase cuatrocientos años escribiendo en una lengua “extranjera” es demasiado inverosímil para que nadie, pueda aceptarla. NO puedo imaginar, por otra parte, que pudiera hacerse un agravio mayor a Cataluña: equivaldría a la negación más absoluta de su personalidad [ya lo decía yo también, Señor Marías, pero el estos se empecinan y me irritan ...] Los catalanes no han escrito en catalán, sino es español, durante cuatrocientos años porque escribían en su otra lengua; segunda en su vida, sin duda; primera durante ese tiempo para ciertos menesteres, como en la Edad Media lo había sido para todos los europeos el latín y para los propios catalanes el provenzal en cierta fase de su historia.”



Bueno, qué, ¿te ayuda más este texto? Marías, como he dicho, no es ningún franquistas (estuvo en el exilio) y por lo demás mantiene lo mismo que Irene: la cohabitación lingüista como proceso vivo y rico que hace que la eclosión de un lenguaje se entremezcle en usos y formas con los demás. En todo caso, queda claro: en Cataluña NUNCA SE HABÓ SÓLO EN CATALÁN.

Castro a Toreador -

Desempolva, que yo voy a por los míos.
El texto no se lee, pero ya te adelanto que Juilán Marías, como filósofo puede valer, pero como filólogo, nada de nada.

Toreador---->A Castro -

Mira, que me haces ya desempolvar mis libros. Te transcribo también lo que decía el filósofo Julián Marías, a quien no puede tachar de franquista:



Sigue Marías:

>

Atento Castro, Marias dixit:



En otra parte de su libro, también apunta Julián Marías:

>



Bueno, qué, ¿te ayuda más este texto? Marías, como he dicho, no es ningún franquistas (estuvo en el exilio) y por lo demás mantiene lo mismo que Irene: la cohabitación lingüista como proceso vivo y rico que hace que la eclosión de un lenguaje se entremezcle en usos y formas con los demás. En todo caso, queda claro: en Cataluña NUNCA SE HABÓ SÓLO EN CATALÁN.

Catro a Toreador -

En uno de los textos que aportar aparece esta referencia sobre el catalán.
"...Juzgo de los visigodos; las asturianas, las aragonesas, que alternan con el catalán en los documentos del reino, sucumbieron ante la fuerza de esa lengua franca moldeada con lo que recogía de aquí y de allá, una lengua desnuda que se va aderezando con lo que le tienden por los caminos"

Hombre que el catalán y el castellano son romances lo teníamos claro todos antes de empezar estas discusión.
Lo que es una vez más falso es tu frase, pero que sean romances no tiene nada que ver con cohabitar juntas: el gallego y el rumano nunca han convivido juntos.
Repito la idea principal: el catalán y el castellano no conviven en Cataluña hasta 1711 cuando el catalán es introducido, tras la victoria borbónica y mediente el el Decreto de Nueva Planta como lengua de la administración. Te desafío a que me demuestres que es falso, te advierto que vas a perder el tiempo inútilmente.

Cuidado yo no he dicho que tus datos sean falsos o ciertos, yo digo que los míos son ciertos y al serlo, demuestran un persecución del catalán durante una etapa del franquismo. No pasa nada, la realidad histórica fue así, y el pasado está para aprender errores. Que tus informaciones y las mías sean ciertas a la vez (que es lo cierto), simplemente evidencia el caos interno de la política franquista durante esos años en este aspecto.

Cierto, Toreador, tienes razón, estoy mayor, pero no soy ni victimista, ni tampoco catalán. Mi única objetivo con estos mensajes es abrir debate para una reformulación del nacionalismo español en el sentido de lo que publicó en su día DN, y lo que aparece en el infokrisis con el título: "Ideas para un movimiento transversal identitario" (2º)

Toreador -

Cadena que no, que no tienes razón. Vale que esto es guay para tu bog, pero que estás quedando como el jopo por querer salvar a Bau. Pero en fin.

¿He dicho yo algo de que el catalán sea lengua franca? He dicho, sólo, que son del mismo tronco del latín: ambas romances. Y como tales, ambas cohabitaron juntas. ¡Juntas!

En cuanto a lo de subjetivo u objetivo. No, perdona, lo que ella cita son DATOS HISTÓRICOS. Fácilmente comprobable. Por el contrario, tú dices que el catalán se prohibió mediante leyes, vale. Y yo te he puesto escritos publicados en fechas en las que vivía Franco. ¿Estamos de acuerdo? Pues una de dos, o tú mientes o miento yo. No hay más.

Mis mensaje contradice al tuyo. Mis informaciones desdicen las tuyas. Así es que, como ya he dicho, aquí está la peña que quiera buscar y que podrá llegar a la misma conclusión: el catalán sólo estuvo tímidamente reprimido en los primero –y poquísimos– años primigenios de la dictadura. Episodios represivos más relacionados con la propaganda anti-régimen y comunistoide o separatistas que al uso del idioma en sí. La prueba, una vez más, es que a los pocos años de Franco en el poder –y como te he demostrado– se empezó a publicar en catalán.

En cuanto a tus notas en la facultad, Cadena, eso debió ser hace mucho. Ahora se te ve mayor. Y por eso, a pesar de que te he desglosado y contestado todo lo que preguntas, tú sigues como el abuelo cebolleta: aquí hemos venido a hablar de mis... preguntas. Sus preguntas, agüelo, han sido contestadas. Repito: si contesto el paradigma principal se responden los subsiguientes corolarios. ¿Es que no lo puedes comprender? Además que te he incluido información adicional que contesta y redunda lo que digo: que sí, que viva España y que todo lo catalán es español. Y no hay más. Lo que no quita que el victimismo catalanista que manejáis Ramón y tú, sea mentira. Que lo es.

Catro a Toreador -

Castro a Toreador.

Que no Toreador que no, que en Cataluña sólo se hablaba catalán hasta 1711.

La Corona de Aragón incluía: Reino de Aragón, Principado de Cataluña, Reino de Mallorca (y Perpiñán) Y Reino de Valencia.

En las dos únicas zonas que había bilunguismo con el castellano era en el Reino de Aragón (Huesca, Zaragoza y Teruel) y en la zona interior del Reino de Valencia repoblada por aragoneses castellano parlantes.
En esa zona de la Corona de Aragón llamada Principado de Cataluña (la actual comunidad autónoma catalana) jamás hasta 1711.

Repito creo que tu confusión parte de identificar Reino de Aragón con Corona de Aragón.

Castro a Toreador -

El escrito de Irene Lozano es subjetivo.
Las leyes de prohibición del catalán son objetivas.
Busca en google
"prohibición del catalán" y encontrarás todas las referencias que buscas. Si estás seguro de su falsedad, inicia juicio contra todos esos blog por falsificadores.


Pasé varios años leyendo cosas sobre estoa temas en la facultad, por cierto con media de sobresaliente. No tengo tiempo para flojos resúmenes infantiles. Por cierto te señalo otro error de bulto en tu texto.
El catalán no es una lengua franco (es decir del grupo galoromano) como pretendió y sigue pretendiendo el nacionalismo de CiU-ERC.

Está más que demostrado filológicamente que el catalán es de filiación hsipano-romana y está más emparentado con el castellano que con el francés (grupo galo-romano oil) y el provenzal (dialecto galo-romano del grupo oc)

Mis preguntas siguen si respuesta.

Toreador -

Es que me revelo, veo las tonterías que preguntas, y me revelo. Pero vamos a ver, empecemos por el principio. ¿Pero no te he dicho, mantengo y te demuestro que en Cataluña NUNCA SE HA HABLADO EN CATALÁN EN EXCLUSIVA? ¿A qué viene toda la tontería posterior? Si una pregunta produce una correlación de preguntas, pero, yo contesto a la primigenia y originaria cuestión ¿no contesto ya a todo lo demás? Pero es que, además, claro que todo eso es español, tan español como catalán y tan catalán como español. O por se catalán es español, y al ser español incluye la riqueza catalana. ¿Qué falta de comprensión? Si precisamente, amiguito, todo esto es motivado por las tonterías victimistas que dan por bueno que el catalán estuvo reprimido, y es falso.

Recapitulemos:

-tú dices que el catalán estuvo prohibido en la época de Franco: mentira, digo yo. Lo pruebo.

-tú sostienes, y mezclas, una serie de cuestiones relativas a Cataluña en el supuesto de que ésta hubiese siendo en algún tiempo exclusivamente catalanohablante. Yo te demuestro que eso no es así, y, en la formación del castellano y el catalán, ambas lenguas del mismo tronco del latín, hubo una paridad y cohabitación desde el origen de Cataluña. Es más, para los que manejáis los temas identitarios: un rasgo que identifica a Cataluña es, desde siempre, el bilingüísmo. Por lo tanto, ser pro monolingüe tanto de español como de catalán (persiguen el primero como se hace ahora) lo que realmente se produces es: SER ANTI-CATALÁN.

Toreador -

Entiendo que si ahora sólo te refugias en las últimas preguntas (que, repito, a poco que seas espabilado se contestan con el escrito de Irene Lozano) es porque la ANTERIOR argumentación prohibicionista del catalán ¿está demostrada, verdad? Es decir, y me repito de nuevo: si tú dices que el ‘A’ se prohíbe la lengua, pero yo te demuestro mediante ‘b’ y ‘c’ y ‘d’ que se publicaban textos en catalán, lo que desdice tu prohibicionista afirmación ¿está claro que quien tengo razón soy yo, verdad? No, es para avanzar un poco.

Hay’va cordena que voy pa’llá, grrrrrr, ay opaaaaaa. Lo siento: que no tengo remedio, me sale la vena hetero...

Toreador -

Vaya hombre, Cadena, no te me pongas tiquismiquis. Si no quieres contestar, bueno, qué digo contestar, ni siquiera has leído lo que he puesto, pues vale. Ahora, decir que lo que he puesto no EXPLICA perfectamente que la evolución de ambos idiomas –catalán y castellano– discurre por el mismo sendero hasta entrelazarse y terminar conviviendo juntos, es demostrar la poca idea que se tiene.

Resulta curioso lo fácil que se indignan algunos, comportamiento lógico en ursulinas pero inédito en patriotas de pelo en pecho. Es igual, el que entre aquí ya puede ver que tu escrito primigenio no es que haya sido contestado, es que ha sido literalmente apabullado. En cuanto a tus preguntitas inconexas y contradictorias, erráticas e increíbles que sostienes yo no es contestado, allá tú. Todo el texto del libro deja claro la cohabitación del catalán y el castellano. No en vano: lo primigenio NO FUE CATALUÑA, FUE LA CORONA DE ARAGÓN, donde efectivamente empezaron a convivir catalán y castellano. Por lo tanto, todo lo demás, sobra.

Pero bueno, que déjalo, tú refúgiate en el escándalo y ponte una mano en la boca y otra en tus partes, grita: ohhhhhhhhh, lo que me ha dicho el tío, y escandalizado recógete a tus aposentos y no des batalla, que quedas como el esfínter (por ponerlo de manera ‘fina’)

Castro a Toreador -

Por si acaso se te han olvidado, te repito las preguntas pendientes. ¿Te atreves a contestarlas, o no?


Tu afirmación de que “Cataluña por española, habla español”, implica que cuando Cataluña hablaba sólo catalán no era española, eso merece algunas preguntas:

-¿De 1492 a 1711 Cataluña (donde sólo se habla catalán) es España, o no?

-¿La gesta de los almogáraves al grito de “Desperta Ferro”, es tan española como la de Pizarro?

-¿El “Tirant lo Blanch” (escrito en catalán) es parte de la épica española como “El Cantar del Mío Cid”?

-¿Wilfredo el Velloso (que hablaba en catalán y no en ”español de origen castellano”) es tan español como Don Pelayo?

-¿Jaime el Conquistador (que tampoco hablaba en castellano) es tan español como Alfonso X el Sabio?

-¿La sardana es tan española como la jota?

-¿El catalán es un idioma tan español como el castellano?

Castro a Toerador -

Insisite en tu zafiedad, sólo a ti te degrada.

O estoy ciego o no has contestado a ninguna de mis preguntas.
Te remites a una breve y floja disgresón muy floja sobre linguística peninsular

Confundes Reino de Aragón con Corona de Aragón, la aclaración viene en los manueles de BUP

Toreador -

Te has anticipado, nene. Contesto tus preguntas en otro escrito.

En cuanto a los decretos: o me traes exáctamente el periodo de publicación, dónde y qué periodo de vigencia se le otorgó desde el franquismo, o estás mintiendo.

Por lo demás, todo está contestado, y negado, al ponerte yo textos que han sido publicados DURANTE EL FRANQUISMO. ¿O es que no te has dado cuenta?

Si tú dices que el decreto 'A' dicta una cosa, pero yo niego con las publicaciones 'B' que eso sea así, ya te he contestado. Vamos es fácil deducirlo...

Toreador -

Para otro mensaje dejo las preguntas que formulas al final, y que explican muy mucho toda tu argumentación anterior, así como tu apoyo a Ramón y el similar estilo empleado. Para todas sin dejarme una, es posible hallar contestación tras leer y conocer, de manera exacta, cual fue el desarrollo del catalán y el castellano –así como otras lenguas peninsulares –y su posterior evolución y/o cohabitación. Pero, ay, cuando se desconoce lo más elemental, sobrevienen preguntas como la tuya y enormidades como las de Ramón: el catalán es la lengua de Cataluña; el catalán estuvo sólo alguna vez en Cataluña... Qué sin sentido, como si las lenguas fueran generadas o se formasen tras generación espontánea. ¡Puff! Desde el mil doscientos nosecuantas, queda instituido el catalán. Estupendo. Eso sólo indica un desconocimiento en la formación de los idiomas, el lenguaje, etc. La diferenciación regional y social del lenguaje ha tenido lugar en todas las lenguas y en todas las épocas. Ya en Roma, los habitantes del Imperio hablaban distintas variedades del latín, que se encuentran en el origen de las distintas lenguas románicas.

Atiende, lee y... aprende (quedarán respondidas tus absurdas preguntas del final):


[*] Es en un larguísimo proceso que culmina en el siglo XIII, cuando dos reyes le dan el impuso definitivo al castellano. Fernando III potencia el uso del castellano en los documentos de la cancillería, lo que fortalece su valor jurídico y administrativo. Alfonso X prosigue esa política y además erige en lengua literaria eso que ya es castellano, pero cuya forma escrita dista bastante de la que adoptan los monjes de San Millán. Como gobernante, Alfonso X fue un desastre, pero triunfó como hombre de letras, y si bien una parte de sus obras se atribuyen a sus colaboradores, genes letradas que escribían en romance, él personalmente se encargaba de supervisar que la redacción se hiciera en “castellano drecho”, es decir correcto.

Tampoco en ese trance el castellano va a estar solo. Si acometió de la mano del vasco su alumbramiento, en su ascensión a la lengua literaria se va a proveer de la compañía de una de las lenguas líricas medievales por excelencia: el galaico-portugués, altamente valorado y empleada en sus composiciones por poetas de León y de Castilla. La lengua de ese Rey hondamente preocupado por la rectitud del castellano es el gallego, y en esa lengua escribirá, entre otras, las Cantigas de amigo. En ambos extremos de la Península, el gallego y el catalán han ido también consolidándose como lenguas. Es en el siglo XIII precisamente cuando el mallorquín Ramón Llull se convierte en el primer filósofo europeo en escribir en una lengua vulgar: el catalán. Aunque la poesía en esas zonas se escriba en provenzal, su vigor como lengua literaria llegará hasta el siglo XV con el Tirant lo Blanch que Joanot Martorell dice escribir en valenciano.

Solo la fuerza de la coiné castellana como lengua de intercambio explica el éxito de un dialecto sin más mérito que los que lo circulaban. Las hablas navarras, las leonesas, en las que básicamente estaba escrito el Fuero Juzgo de los visigodos; las asturianas, las aragonesas, que alternan con el catalán en los documentos del reino, sucumbieron ante la fuerza de esa lengua franca moldeada con lo que recogía de aquí y de allá, una lengua desnuda que se va aderezando con lo que le tienden por los caminos. Su forma y su estructura están determinadas, pero su léxico se va enriqueciendo con leonesismos, aragonesismos y arabismos, sin temor a mezclarse con presuntas impurezas ni a perder su identidad, pues lo esencial de ella es, precisamente , esa ductilidad que le hace útil a los hablantes.


Los Reyes Católicos no tomaron ninguna medida para promover la extensión del castellano, que se había convertido tiempo atrás en la lengua de la Administración del reino de Navarra, alternando en ocasiones con el francés, y de los señoríos de Vizcaya, pues el euskera se consideraba una lengua rústica. En Galicia, la reina Isabel, después de que la nobleza local no se pusiera de su parte en el conflicto con Juana la Beltraneja, nombró una delegación de la Corte formada por castellanohablantes que favorecieron la penetración de esta lengua en la Administración. El contacto del CATALÁN y el CASTELLANO se remonta al siglo XII, cuando se UNIERON el condado de Barcelona y la monarquía de Aragón al casarse Ramón Berenguer y la hija de Ramiro el Monje. El reino de Aragón resultante empleaba AMBAS lenguas en los documentos oficiales.

[*] de LENGUAS EN GUERRA. Autora: Irene Lozano. Periodista y Licenciada en Lingüística Hispánica. Editado por ESPASA-HOY

Aviso a navegantes: en el ambiente existe desde tiempo una CONFUSIÓN propalada por filoseparatistas que, conscientes o por síndrome de Estocolmo, han interiorizado los argumentos del enemigo. No se trata de ser franquismo, pero no podemos dejar de la basura propagandística del enemigo anide en el hueco de nuestros complejos. España es más grande, mucho más, que Franco. Y superior y más importante, que toda esta medianía que pulula extendiendo el herpes separatista por el ambiente.

Pasó en CEDADE y ha pasado en muchos grupos (desde las distintas falanges al Carlismo pasando por los NR y el confucionismo del CEI, cúspide del despropósito y la invectiva con su ‘idea de España en el nacional-socialismo”. ¡Señores! Son enemigos pues han interiorizado los argumentos del enemigo. Así es que, cada cual que defienda lo que le salga de las pelotas, pero después que no se queje si cuando se juntan dos y aparece uno de estos ‘pluralistas identitarios de lo paleto’, se extiende la confusión y rebrota la escisión. ¡Al enemigo: ni agua!

Castro a Toerador -

Porque, en el caso de que tú o alguien las contestase negativamente, ya sabríamos verdaderamente quién es el antiespañol.

Catro a Toreador -

Sigues fustigando al foro con el látigo de tu malaeducación.
Parece que el que tiene problemas de comrpensión escrita eres tú. Te repito:

1939- Decreto de
prohibición de hablar catalán incluso como segundo idioma doméstico.
1940- Prohibición de hablar catalán en las escuelas.

Prohibiciones de hablar catalán por el simple hecho de ser catalán.

Llamativa tu salida por la tangente. Mis preguntas siguen sin respuesta.

Toreador -

No me extraña que salgas en defensa de Ramón Bau, eres de su mismo estilo.

Vamos a ver ¿me puedes citar alguna norma o legislación en la que se PROHÍBA en exclusiva el uso de la lengua catalana durante la dictadura? Porque no es lo mismo CENSURAR y METER EN LA CÁRCEL a gentes que, según los dictados del régimen utilizaban el catalán, el gallego, el vascuence o EL CASTELLANO con fines delictivos y/o subversivos, que hacerlo sólo y exclusivamente por usar dicha lengua. Vamos a ver, seamos serios, porque estamos hablando de una dictadura. Por supuesto que había censura y por supuesto que no existían TODOS LOS DERECHOS que tenemos ahora. Nos ha jodido macho, si no vaya mierda de dictadura sería. Lo que no quiere decir, ni mucho menos, que existiese esa inquina persecutoria por el catalán como tal, es decir, por ser una lengua DIFERENTE –aunque del mismo tronco– que el castellano peninsular más tarde llamado español.

¿Queda claro lo que quiero decir? Persecución de gentes que hablaban catalán, sí, por supuesto. ¿Persecución por que hablaban catalán? No, de ningún modo. Se les persiguió y en su caso encerró por sus actividades contrarios al Régimen.

Pero dejemos eso, porque volviendo al principio, y cuando introduzcas información, primero: cita las fuentes o especifica la información; y segundo: cita la legislación prohibicionista en que te basas. Porque incluso en una dictadura se dictan unas normas que seguir y unas leyes que acatar. Y así, cuando introduces cosas como: “- Joaquim Rivera Barnola es multado por hablar por teléfono en catalán con su familia” Yo te pregunto ¿y qué es lo que hablaba Joaquim? O es que en la denuncia y posterior multa ESPECIFICA que se le multa EXCLUSIVAMENTE por utilizar la lengua. Por lo demás ¿puedes citar fechas, traer la denuncia, puedes aportar alguna prueba? Es que a lo mejor pretendes que la fuente fiable sobre una crítica al franquismo sea exclusivamente la que aportan los antifranquistas... Que esa es otra ¿Por qué no citas las páginas –separatistas muchas– de donde sacas la información? Pero déjalo, la saques de donde la saques, intenta hacerlo con concreción y sin vaguedades del tipo: “Cientos de personas son detenidas por hablar catalán a la calle” ¿Cientos? Pues entonces seguro que alguno conserva la denuncia o una copia, pudiendo aportar más luz que una vaguedad del tipo “cientos...”.

Seamos serios. Si vamos a denunciar a Franco, su régimen y la persecución que éste hacia de LA LENGUA CATALANA, de nada valen citas como las que pones:

“las tropas franquistas entran en Lleida y tirotean las lápidas del cementerio por estar escritas en catalán”

¿Pero esto qué es? Pretendes que un acto efectuado en tiempo de guerra por unos soldados que, después de ver morir a sus compañeros entran en un cementerio y se desahogan torpemente, es comparable a una ley de persecución del catalán. Desde luego los anti-españoles es que no sabéis en qué basar vuestro victimismo. En esto soy claro: me parece mal, además de un síntoma de incultura, descargar la furia o hacer la gracia propia de soldados que en la impunidad de un conflicto disparan contra las lápidas de gentes españolas enterradas bajo epígrafes de otra lengua española. Ahora bien, manipular –como tú y Ramón haces– todo eso para finalmente decir: Franco prohibió las lápidas en catalán, es un tipo de manipulación que os retrata a la perfección a los catalanistas.
Repito la argumentación:

En la época de Franco no existía norma alguna que persiguiese a las personas por usar el catalán a diferencia de lo que hoy ocurre con las sanciones a los empresarios que usen el español en vez del catalán a la hora de rotular sus establecimientos y servicios, por ejemplo.

Consulten cualquier repertorio legislativo de la época franquista a ver si encuentran esa famosa norma que prohíbe el catalán ( o el vasco o el gallego) .

El franquismo, como el régimen autoritario que era, no toleró el uso político del catalán, pero no dudo en apoyar el uso exclusivamente cultural del mismo. Tan prohibido y perseguido estaba el catalán, que el oprobioso régimen no dudo en fomentar las manifestaciones culturales en catalán. Podríamos citar números certámenes que se crearon durante el franquismo para premiar obras elaboradas en catalán, el “Rafael Campalans”, destinado a estudios sociales. El “Amadeu Oller”, para poesía inédita. El “Folch i Torras”, el “Ruyra” y el “Sagarra”, para teatro. El “Nova Terra”, para el mundo del trabajo. El “Carles Cardó”, para ensayos religiosos. El “Blanquerna”, para ensayos educativos y el “Fundación Huguet”, para lengua.

Y por si no les basta, también citaremos una breve cronología de la profusión con que la literatura catalana proliferó durante el franquismo:

1942. Aparece el libro “Rosa mística” de Mossén Camil Geis, editado en Sabadell e impreso por Joan Sallent en catalán.

1944. Josep Vergés fundador de “Destino” en 1939 junto con Ignacio Agustí y el poeta Joan Teixidor, establecen el 6 de enero de 1944 el premio “Eugenio Nadal” que daba a conocer a la joven Carmen Laforet y a su novela “Nada”. El galardón descubrió a narradores tan importantes como Miguel Delibes, Ana María Matute, Rafael Sánchez Ferlosio o Carmen Martín Gaite.

1945. Con apoyo y subvención del Gobierno se celebra el centenario de Mossén Cinto Verdaguer.

1947. Se otorga el premio “Joan Martorell” para novela en catalán. Son premiados Celia Suñol por su novela “Primera Part”; y “El cel no és transparent”, de María Aurelia de Campmany.

1947. Se crea el premio “Ciudad de Barcelona”.

1949. Para narraciones cortas se crea en la Casa del Libro el premio “Víctor Català”, así como los premios “Aedos” para biografías, “Josep Ysart” para ensayos y el “Ossa Menor” que ideó el gallego-catalán José Pedreira, cambiándose luego el nombre por el de “Carles Riba” a la muerte de éste, en su honor.

1951. Se otorga un premio a la poesía en catalán con la misma cuantía económica que a la española. Posteriormente el premio se amplia a otras actividades culturales como “Teatro” y “Bellas Artes”.

1951. José Mª Cruzet funda Ediciones “Selecta” para obras escritas en catalán. En colaboración con Aymà concede el “Joanot Martorell” al insigne veterano de la pluma Josep Plà por su creación “El carrer estret”, una de las más bellas narraciones en catalán de nuestro tiempo.

1952. En la visita del Generalísimo Franco a Cataluña, en el mes de junio, se inaugura la cátedra “Milà i Fontanals” para el estudio científico de la lengua catalana.

1955. El poeta y escritor José Mª de Sagarra recibe la orden de Alfonso X el Sabio con ocasión de la publicación de su obra en catalán titulada “Memories”.

1956. Nace “Lletra d’Or”, sin recompensa económica y tiene como galardón una “F” de oro, distinguiéndose con él al mejor libro del año anterior escrito en catalán. El primero en recibir este galardón fue Salvador Espriu por “Final de Laberint”. 1959. Los premios barceloneses “Crítica” se incorporan a la producción en catalán.

1960. El Centro de Lecturas de Valls, inicia un curso de lengua y literatura catalana de carácter público.

1960. En Barcelona se crea el premio “Sant Jordi” para novela, dotado con 150.000 pesetas, cantidad análoga, intencionadamente, a la del “Nadal”.

1960. Con subvención del Gobierno se celebra el centenario del poeta Joan Maragall.

1965. El gran poeta y canónigo de la catedral tarraconense, don Miguel Melendres, edita su obra “L’esposa de l’anyell”, un poema en catalán de doce mil versos. Encuadernado en rica piel blanca, lo lleva el Arzobispo de Tarragona, doctor Arriba y Castro, al Papa Pablo VI, que recibe complacido esta singular muestra de la hermosa lengua catalana que le llega de España. 1965. El Ateneo Barcelonés monta un curso de Filología Catalana.

1965. A los Premios Nacionales de Literatura, se le añade el “Verdaguer” para producción en catalán.

1966. Barcelona rinde homenaje a su ilustre hijo Maragall, en el que intervienen Gregorio Marañón, Pere Roig, José Mª Pemán y Ruiz Jiménez. En los jardines que llevan el nombre del poeta, en Montjuic, se le eleva un busto.

1966. Radio Tarragona organiza a través de sus antenas unos cursos de catalán con profesores especializados.

1967. La Diputación de Lérida dota una cátedra de “Lengua catalana”.

1967. La Diputación de Barcelona acuerda dar cursos de catalán en todos los centros culturales dependientes de la corporación y acuerda fundar la cátedra de Lengua Catalana en la Facultad de Teología de Sant Cugat (Barcelona).

1968. Editorial Destino completa el “Nadal” con el nuevo “Josep Plà”, concedido a “Onades sobre una roca deserta” de Terenci Moix. En la selecta lista de los que lograron este galardón figuran lo más florido de la narrativa catalana: Baltasar Porcel, Teresa Pàmies, Cirici Pellicer, Marià Manén, Enric Jardí, Llorenç Villalonga, Jaume Miravilles y Jordi Sarsaneda

1968. En Gerona se otorga por primera vez el “Prudenci Bertrana”

1969. Nace el “Premi d’Honor a les Lletres Catalanes” con destino a la consagración de escritores noveles.

1970. Comienza a publicarse la espléndida Enciclopedia catalana.

Si has llegado hasta aquí en la lectura, ¿puedes tu o el kalíkatres sapientísimo de tu amigo explicar como se pueden publicar todos estos libros y crear todos estos premios si había órdenes del régimen de prohibir el catalán? Dame datos concretos, no bagatelas victimistas. Y es que, toda la historiografía antifranquista es un fraude –ojo, lo que no me lleva ni mucho menos a aceptar como bueno el régimen de Franco– por lo que no estaría de más dejar la propaganda guerracivilista demodé.


En 1.941 se vuelven a editar obras en catalán. En 1943 se publican cuarenta y tres; entre ellas, las Obras completas de Verdaguer. y El somni encetat, de Miquel Dolç. Funciona el lnstitut d'estudis catalans, del que es presidente Puig i Cadafalch. Y en la institución Amics de la poesía se dan clases particulares de lengua catalana. En 1944 estrena Joan Brossa su pieza teatral El cop desert; en 1946, Pío Daví y Maria Vila realizan campañas de teatro vernáculo, estrenando L'hostal de la gloria, de Josep Maria de Sagarra, que desarrolla en los años inmediatos una constante labor dramática. Auspiciada por Tristán La Rosa, aparece en 1945 la revista Leonardo; en 1948, Dau al set, dirigida por Brossa, donde son habituales las firmas de Ponç i Cuixart, Tapies y Tharrats. Editorial Aymá convoca en 1947 el Premio Joanot Martorell, que seguirá impartiéndose sucesivamente. También la revista Antología patrocina un concurso mensual de cuentos en catalán. Escriben poesía en su lengua Salvador Espriu, Pérez Amat, Pedroto, J. V. Foix, Maurici Serrahima, con dificultades, pero cumpliendo una espléndida tarea, pese a ellas. En 1948, los libros publicados en vernáculo son ya sesenta.

La senyera de Cataluña y la bandera de Barcelona ondean libremente en los edificios públicos a partir de 1940. Se bailan otra vez sardanas en las Fiestas Mayores y no se limita la tradición dominical de hacerlo frente a la catedral. Un libro sobre Joan Miró, de J. E. Cirlot (Editorial Cobalto) gana uno de los premios del INLE a las mejores ediciones, en 1949. La Orquesta Municipal se ha presentado, con inenarrable éxito, en 1944, en el Palau de la Música, bajo la dirección del maestro Toldrá. Vuelve a actuar, en triunfo, el Orfeó Catala. Tiene una gran acogida el Teatre selecte de Frederic Soler (Serafí Pitarra). En los años 60 se doblan al catalán varias películas (Verd madur, La filla del mar, etc.); no tienen éxito. (Es interesante destacar que, durante la Segunda República, no se realizó ni una sola película larga en catalán. En Valencia, en cambio, Luis Martí produjo y dirigió El faba Ramonet, en 1933). Tampoco lo tendrá el semanario Tele/estel, lanzado en esta década. Ni la posterior reaparición de En Patufet. (Ni lo tiene actualmente el diario Avui. Es un hecho verdaderamente significativo.) .
A partir de 1945, pues, se hace patente la liberalización en materia cultural. De tal manera que, superada la primera y lamentable etapa de persecución indiscriminada, no hay obstáculos serios para aquellas manifestaciones catalanistas no politizadas; o, para concretar mejor, no tendentes a fomentar de nuevo los afanes separatistas y antiespañoles. Por eso ha podido escribir Guillermo Díaz-Plaja celebrando la restauración de la Generalitat (tras resaltar su emoción al volver a oír gritar al presidente Tarradellas un visca Espanya! en catalán, lo que le hace recordar un articulo memorable de Maragall) que lo que Cataluña ha recuperado, en verdad, nunca se había perdido.
Claro que no es ésta la versión que ahora suele ofrecerse. Otro libro plenamente tendencioso, Els anys del franquisme llega a presentar a El Facerías y a Quico Sabater, tristemente famosos en su época por su dilatado historial de delincuentes comunes, como héroes de la lucha antifranquista. Se quiere asimismo desvirtuar la creciente pujanza de la cultura catalana, que alcanza singular auge a finales de los años 50, para consolidarse irresistiblemente en la siguiente década. La revista Serra d'Or (1959); Ediciones 62, fundada ese año y dedicada tan sólo a publicar libros en vernáculo; el Omnium Cultural (1961), que tiene por misión fomentar la cultura y la lengua catalanas; la Escala d'art drama tic Adrià Gual; la Agrupació dramática de Barcelona, son muestras irrebatibles de ello. Y los nombres (pese a todos los obstáculos) de Carles Riba, Vicens Vives, Santiago Sobraqués, Gabriel Ferraté, Xavier Benguerel, Ferran Soldevila, Maria Aurèlia Capmany, Joan Reglá, Pere Quart, Jordi Sarsanedas (que gana en 1953 el premio Victor Catala, con su libro de narraciones Mites), Folch y Camarasa, Josep Pla (premio Joanot Martorell, en 1951, con El carrer estret). A mediados de los 60 nace la nova cançó, en las voces. de Joan Manuel Serrat, Lluís Llach, La Trinca: esta llena de Implicaciones políticas. En 1966 ha aparecido la Historia de la premsa catalana. Comienza a publicarse en 1970 la espléndida Enciclopedia catalana. Los libros en vernáculo ya se editan entonces por centenares.

Si descendemos a la esfera deportiva, bueno será recordar que la Selección de Barcelona, como tal, jugó varios encuentros internacionales de fútbol en los años 40, en el viejo campo de Las Corts (bien es verdad que su capitán era el medio azulgrana Franco). Y que la más esplendorosa época deportiva del Barcelona C. de F. se sitúa en los años 50, con el famoso equipo de las cinco copas. Por lo visto, entonces no existía la animadversión de los órganos deportivos centralistas al club azulgrana, de la que, paradójicamente, tanto se queja ahora, en plena democracia, don José Luis Núñez.
Parece innecesario exaltar el tremendo desarrollo económico de Cataluña bajo el franquismo, que le llevó a situarse en cabeza de todas las regiones españolas en renta per cápita. Tras una primera fase, que propició las fortunas individuales (los estraperlistas de Rigat), llegó la prosperidad colectiva. A la vista están las realizaciones materiales logradas, los puestos de trabajo creados, la desbordante industrialización conseguida, la masiva inmigración que se produjo. Quizá por ello, Josep Maria de Sagarra escribía, en ocasión del XXXV Congreso Eucarístico Internacional de 1952 (que otra vez más en su historia colocó a Barcelona a los más altos niveles europeos): el primer milagro ha sido la transformación material y moral de Barcelona.

Volvió, pues, la capital del Principado a tomar el cetro cultural de España. Ocurría, sin embargo, que ahora Madrid se lo disputaba con mayor igualdad que antes de 1936; pero ése era otro problema. Del cual, obviamente, sólo podían derivarse beneficios para la cultura española. Hoy, en cambio (al decir de Jaime Guillamet, Informaciones, l-XII-79), una grave amenaza de extinción pesa sobre la lengua catalana. Tan sorprendente afirmación la basa en el estudio hecho por los siete lingüistas que forman el equipo de redacción de las revistas Els marges. Para ellos (Joaquín Molas, Joan A. Argente, Enric Sulla, Jordi Castellanos, Manuel Jorba, Josep Murgades y Josep M. Nadal), el catalán está ahora mucho peor que en los años 40 y 50, por la castellanización que sufre, derivada de las inmigraciones. Los políticos catalanes (dicen) adoptan ante el problema de la lengua actitudes híbridas y contemporizadoras. Bien; se trata de una opinión respetable, interesante. Pero, posiblemente, alarmista en exceso.

Lo que no puede negarse es que existen otra vez (como en tiempos del franquismo) autores catalanes malditos, que son objeto de sañuda marginación; Josep Pla puede ser su más característica muestra. También Joan Maragall, evidentemente a causa de su famosa Oda a Espanya, que le valió la malquerencia de los separatistas. En esta línea de politización (que incurre en el mismo vicio anterior, tan justamente criticado) puede tomarse como prueba el rechazo de dos catalanes eminentes, pero a la vez claramente españolistas: Eugeni d'Ors, en literatura, y Salvador Dalí, en pintura.








Castro a Toerador -

Tu constante ataque a una persona de la calidad humana de Ramón Bau, del que me honra ser amigo personal es precipitado y fuera de lugar; la acusación de “mentiroso” es además falsa.

Simplemente buscando en Internet he encontrado el siguiente listado de prohibiciones respecto a la lengua catalana durante el franquismo (que conste que no soy especialmente antifranquista: aquello tuvo sus aciertos, sus enormes errores, y, lo peor, las oportunidades históricas desaprovechadas):

1936 -1947: fase de violencia general en que los fascistas pretenden obtener la sustitución cultural, siguiendo una estrategia de asimilación o la aparición de una cultura expresada en castellano (cualquier manifestación en catalán era perseguida o prohibida y en muchos de casos penalizada con fuertes multas).
1936 – Supresión de toda publicación en catalán.
1936 – Supresión del estudio de la lengua catalana en la escuela.
1936 – Prohibición del uso, bajo condena militar, del catalán para emisiones radiofónicas.
1937 - Joaquim Rivera Barnola es multado por hablar por teléfono en catalán con su familia.
1937 – Cientos de personas son detenidas por hablar catalán a la calle.
1938 – Multa a Joan Merida por hablar catalán con su familia mientras comía en un restaurante de Sevilla.
1938 - "Transformaremos Madrid en un vergel, Bilbao en una gran fábrica y Barcelona en un inmenso solar". General Queipo de Llano. Emisión radiofónica.
1938 – las tropas franquistas entran en Lleida y tirotean las lápidas del cementerio por estar escritas en catalán.
1938 – Prohibición del Registro Civil de poner nombres catalanes.
1938 – Consideradas nulos los registros de propiedad, boda y herencia escritas en catalán. Da lugar numerosos actos de pillaje.
1939 – Prohibición de representaciones teatrales en catalán.
1939 – ““¡Perros catalanas! ¡No sois dignos del sol que os alumbra!”.Gobernador militar Aymat, 1939.
1939 - La Iglesia vuelve a impedir las misas en catalán.
1939 – Clausurado el Ateneo Igualadí, lugar simbólico de resistencia de la cultura catalana.
1939 – Un grupo de militares entra a la sede de Radio Asociación de Cataluña y, en directo, clausura las emisiones en catalán.
1939 – Supresión de la enseñanza a la Universidad Autónoma de Barcelona.
1939 – Cerrado el Ateneo Barcelonès, centro de cultura catalana, hasta el 1971.
1939 – El volumen octavo de la Historia General de Cataluña (correspondiente, entonces, a los momentos actuales) es quemado por las tropas franquistas.
1939 – Obligación de cambiar los rótulos de los nombres de las calles al castellano.
1939 – Decreto por el que se prohíbe el catalán incluso como segundo idioma doméstico.
1939 – Toda la correspondencia de ciudadanos catalanes es revisada por los militares españoles.
1940 – Prohibición de hablar catalán a las escuelas.
1940-Prohibición de la prensa escrita en catalán. La prensa escrita en Cataluña, entonces ya en castellano, será supervisada por Fraga Iribarne, y censurada. Las obro publicadas en catalán caen por bajo del 4,5%, y siempre en la clandestinidad.
1943 – obligación de traducir todas las obras literarias y teatrales catalanas al castellano y obligación de decir “obras españolas”.
1952 – Prohibición a los funcionarios del gobierno de hablar catalán.
1945 – 1975: durante la guerra civil la animadversión contra la lengua catalana llegó hasta el extremo de hacer sospechosos los nombres propiamente catalanes, de manera que por demostrar que no eres enemigo te habías de cambiar el apellido.
1967 – Prohibición de hacer cine en catalán y desmontaje de la industria cinematográfica catalana.
1968 – “Todos los catalanes son una mierda". Luís de Galinsoga, director de La Vanguardia.
1968 - “Cataluña fue ocupada miedo Felipe IV, fue ocupada miedo Felipe V, que la venció, fue bombardeada por el general Espartero, que era un general revolucionario, y la ocupamos en 1939 y estamos dispuestos a volverla a ocupar tantas algarrobillas como sea necesario y para ello estoy dispuesto a coger de nuevo el fusil. Miedo consiguiente, ya saben ustedes a que atenerse, y aquí tengo el mosquete para volverlo a utilizar”
Manuel Fraga,
1968 - "Me gusta Cataluña a pesar de los catalanas". Declaraciones de Santiago Bernabeu, presidente del Real Madrid Club de Fútbol.


Es decir Ramón Bau no es en absoluto mentiroso al decir que durante el franquismo hubo “cierta represión” a la lengua catalana. Del asunto concreto de las lápidas sólo tenemos esa información, no he encontrado ninguna legislación positiva que prohibiera hacerlas en catalán, pero para prohibir no hace falta necesariamente legislación positiva, según el diccionario de la RAE, prohibir: “vedar o impedir el uso o ejecución de algo”, y liarse a tiros con unas lápidas por estar en catalán es una forma de vedar o impedir que se hagan más lápidas en catalán.
De todas formas sí que hay legislación concreta que las prohibía, aunque de fecha algo anterior, leemos en Internet:

1838 tenemos la prohibición de escribir los epitafios de las lápidas de los cementerios en lengua catalana, que provocó oposición en
Barcelona.


Por el contrario sí que son evidentemente falsas algunas de tus frases, por ejemplo la siguiente:

“… del mismo modo que por española en Cataluña, de siempre, se ha hablado también el español de origen castellano (sic)”
¿Desde siempre?, ¿Cuándo es exactamente “siempre”?

Sin embargo Ramón Bau en sus escritos sobre este tema sí que es más preciso y certero, el castellano se habla en Cataluña desde 1711 y sólo como lengua de la Administración. Es decir de 1492-1711 (los años gloriosos de nuestra historia española), en Cataluña sólo se habla catalán y Cataluña es parte de la España Imperial, es más son los últimos en defender esta idea de España imperial durante la guerra de sucesión. Lamentablemente nuestra torpeza política ha regalado el 11 de septiembre a un impresentable separatismo que va a ensuciar los monumentos de los últimos defensores de la España imperial con banderas rojas, “estrelladas” y demás simbología cutre-gauchista.

Obviamente aquello pasó y la única postura razonable en materia lingüística hoy es apostar por la convivencia de catalán y castellano.

Tu afirmación de que “Cataluña por española, habla español”, implica que cuando Cataluña hablaba sólo catalán no era española, eso merece algunas preguntas:

-¿De 1492 a 1711 Cataluña (donde sólo se habla catalán) es España, o no?

-¿La gesta de los almogáraves al grito de “Desperta Ferro”, es tan española como la de Pizarro?

-¿El “Tirant lo Blanch” (escrito en catalán) es parte de la épica española como “El Cantar del Mío Cid”?

-¿Wilfredo el Velloso (que hablaba en catalán y no en ”español de origen castellano”) es tan español como Don Pelayo?

-¿Jaime el Conquistador (que tampoco hablaba en castellano) es tan español como Alfonso X el Sabio?

-¿La sardana es tan española como la jota?

-¿El catalán es un idioma tan español como el castellano?

En mi caso y, estoy seguro, en el de Bau, las respuestas son todas afirmativas. Contestarlas y mantener un tono más cordial, sería una forma de seguir el debate y obviar los insultos.
Tu turno.

jorge -

Por respeto a todos, solo un comentario por el bien de todos los Europeos sintiendome Español nacido en cataluña, peninsula Iberica, Europa, comprendo perfectamente las Teorias de Ramon Bau pues e leido sus obras que merecen mi respeton en una alta puntuación, ya que habla por encima de nacionalidades, abre los ojos por encima de nacionalismos absurdos, sean de indole regional o nacional, van creo al fondo europeo, transmiten valores universales que trascienden a cualquier nación o patria incluida la catalana, que tambien tiene mucho que decir, bueno tenia, actualmente poco queda.
La visión actual debe ser politica sin olvidar los valores basicos a mi humilde entender de etnia que son los de origen-raza-nacimiento basados en la localización geografica, pero debido a los movimientos migratorios impulsados en las guerras del nuestros siglo, los beneficios empresariales, estos flujos producen mezclas y esto sabemos donde conduce para ello opino que solo un buen partido poltico puede tener la solución, es decir realizar la revolución desde el poder por eso milito en el partido comentado antes en otro mensaje. Creo en la ilusión creo en los cambios creo en las ideas y en la evolución de las mismas, la discusión como premisa con lo que significa (intercambio) hace avanzar a las mentes. Dignifica te hace reflexionar, avanzar y lo mas importante aprender y evolucionar, no olvideis que la cultura siempre siempre es el legado relegado por todos los lideres que no lo son, su difusión es oblilgada.
Gracias por este foro de intelectualidad, aprendizaje y gracias a Ramon por sus libros y enseñanzas.

Toreador -

Como este post es sobre Ramón Bau y las cosas que dice en Disidencias, y como me pasan otro emilio con más cosas que dice Bau, pues las comentaré también aquí. Lo haré, en parte, porque explica mi animadversión por personajes que pululan en el ambiente para sostener que la lengua propia de un sitio de España es únicamente el catalán, negando el bilingüismo que siempre ha existido en Cataluña. Seña de identidad de la Cataluña española de siempre. Enriquecimiento de la España histórica.

Dice Bau:


“En realidad no estoy contra que los pueblos de España vayan juntos en el destino de un macro político necesario, pero desde luego si es a base de prohibir lenguas y culturas, entonces no es el camino NS”

Bueno, pues en buena lógica, el señor Bau estará encantado con el actual estado de las autonomías, en donde se respeta y protegen las lenguas y culturas vernáculas.

Aunque, inseparable con la mentira, Ramón vuelve con lo suyo:

“No se me ocurre pedir un Estado para catalanes y vascos, por ejemplo, en realidad no es ese el tema. Perro desde luego si dejarles hablar su lengua, editar su cultura, enseñar su literatura, establecer sus planes de educación cultural, etc… pero resulta que el Franco prohibio el catalan hasta en la lapidas funerarias, prohibio la enseñanza en catalan, los libros en catalan…eso si es para mandarlo al carajo, fue una estupidez que se paga caro ahora”

Insisto ¿se deja ahora a los vascos y catalanes hablar su lengua o no se les deja? Es más, ahora quien sufre persecución por parte de los catalanistas y vasquistas son los españoles. La otra lengua que se habló siempre en Cataluña y vascongadas está relegada de la escuela pública, de los comercios privados y de los medios de comunicación que pagamos todos. Pero, claro, Ramón Bau está más preocupado de Franco y de las mentiras propaladas por los izquierdistas relativas al catalán. Y así, dice que prohibió el catalán incluso en las lápidas. Mentira cochina. Y yo desde aquí conmino a Bau a que demuestre con datos fehacientes y comprobables que eso es así. No, Ramón y una vez más, miente. La pretendida represión sobre el catalán ocupó muy pocos años tras finalizada nuestra fraticida guerra. Y es lógico, si la represión que denuncia Bau hubiera sido ejercida con la virulencia que el señala, del catalán no hubiese quedado nada. Y no ha sido así.
Yo tengo pruebas y documentos, textos y reseñas de revistas, libros y prensa en catalán, y las puedo aportar. ¿Tiene sus pruebas Ramón Bau? Me extraña.


Así es que, no cabe ninguna duda, en torno al ‘ambiente’ cohabita desde hace años una quinta columna anti-española que ha interiorizado buena parte del discurso guerracivilistas de una parte: la parte rojo-separatista. Y, con múltiples excusas y respingos argumentales, sostienen que no odian a España pero que el español NO ES LA LENGUA DE CATALUÑA. Siendo únicamente el catalán. Otra mentira fácilmente comprobable en antiguos textos catalanes.
Los argumentos de Bau son infantiles: “El catalan ADEMAS es la lengua propia de los catalanes, como su nombre indica… ‘catalan’… por tanto es logico que aquí se deba hablar catalan , ademas de castellano”
Seamos simples como Bau: de Cataluña: catalán; de España: español. Ergo, a no ser que Ramón mantenga que Cataluña NO ES ESPAÑA, queda fuera de toda duda que, por catalana en Cataluña se habla el catalán, del mismo modo que por española en Cataluña, de siempre, se ha hablando también el español de origen castellano.
¿Que qué le pasa al ambiente? ¡Caracoles! Que está parasitado por extranjerizantes y filoseparatistas. ¿Os parece poco?

Toreador -

¿El Sacro Imperio Romano Germánico? Increíble. Por eso digo yo que los ejemplos que admiráis no son dignos de nosotros, hijos de Lepanto. A ver, dime ¿qué huella queda, a través del tiempo, de aquel Sacro Imperio Germánico? ¿Es comparable, siquiera, con la ingente obra de un imperio de los de verdad, generador de cultura y civilización como el español? El idioma, una influencia cultural, la religión y por tanto unos modos civilizadores llevados allí por los europeos españoles perviven a través del tiempo en buena parte del Globo. Nada comparable, por cierto, con el legado de ningún Sacro Imperio Romano Germánico.

De todos monos, instrúyeme e instrúyenos, admirador de boches, sobre qué fue del otro imperio europeo: el Imperio Romano de Occidente. Porque, más allá de la evidente crisis de la sociedad occidental, no fueron otros que los bárbaros Germanos –los no integrados en la misión europea y occidental del imperio– quienes se abalanzaron al cuello de la bella Europa. Demostrando, como sería constante a lo largo de su historia, que los boches sólo serán europeos a la manera boche: si ellos dominan el cotarro.

De todos modos, y ahora que pienso. Cuando hablo de Alemania ¿por qué la relacionas en exclusiva con el mencionado Sacro Imperio Romano Germánico? Por la misma regla de tres se podría hablar de la historia e influencia de la hoy República Checa, Austria, Liechtenstein, Eslovenia, Bélgica y Luxemburgo, por supuesto Polonia y parte de los Países Bajos, zonas de Suiza así como de Francia e Italia. Es decir ¿Alemania? Una cosa ES Alemania y otra muy distinta fue el Sacro Imperio Romano Germánico. Señalar la exclusiva paternidad del invento a la parte de la hoy Alemania es, una vez más, exagerar la influencia de los germanos en la historia de Europa. Es decir: complejo.

En cuanto a la reforma Luterana... ¿qué tuvo de buena o mala? Al menos que alguien sea Luterano no entiendo el tema como motivo para ensalzar a Lutero, la verdad. ¿Una pelea de curas digo de ensalzar como aporte a la civilización? En España hemos tenido unas cuantas peleas de curas, y no es para sacar pecho. De curas y de frailes, así como de inquisidores y de juramentados en nombre de Dios la Patria y el Rey. Pero vamos, que Lutero, visto con la adecuada perspectiva temporal, no tiene nada que hacer frente a la influencia, por ejemplo, de la Escuela de Salamanca (Francisco de Vitoria, Domingo Soto, Martín Azpilcueta, Tomás de Mercado, Francisco Suárez...) en textos capitales del derecho internacional mundial y/o su componente económica. La doctrina jurídica de la Escuela de Salamanca significó el fin de los conceptos medievales del derecho, con una reivindicación de la libertad no habitual en la Europa de la época. Los derechos naturales del hombre pasaron a ser, de una u otra forma, el centro de atención, tanto los relativos al cuerpo (derecho a la vida, a la propiedad) como al espíritu (derecho a la libertad de pensamiento, a la dignidad) Por no hablar, siguiendo con los curas españoles, de que el impulso que hizo eliminar la esclavitud partió del consejo e indicaciones de los frailes europeos en América a sus reyes y reinas con clara influencia de la mencionada Escuela de Salamanca. ¿Lutero, Lutero? ¡Lutero era un amargado que no aportó más que cabreo! Sé positivo y crea algo, coño: como así hizo la toda la Escuela de Salamanca.

Después citas una serie de figuras de indudable talla intelectual (incluido el filonazi de primera hora Heidegger: un llorón y depresivo esencialista) Bueno, no niego la importancia de, por ejemplo, Kant. Ahora, que te puedo sacar o tú seguramente conoces otros tantos intelectuales y pensadores de influencia española. ¿Verdad? Pero de todo esto, queda la pregunta que formulé al principio ¿Qué modelo civilizador, al menos en buena parte, aún permanece y se expande en el Mundo? No es el alemán, por cierto, es el español. Buena parte de su cultura, con todas las incorporaciones indigenistas y autóctonas que quieras, pero con la importancia que tiene un método de comunicación como es el idioma. El idioma español, por cierto (y no el gutural boche)

Finalizaré diciendo que en nada soy aislacionista. Es más, creo que los acomplejados pro boches sois más aislacionistas. Aisláis vuestra Patria a un rincón vergonzante para ensalzar la extranjera Alemania. Mierda pa Hitler. Si Europa tiene que escoger un modelo, desde luego prefiero uno con fuerte influencia hispánica que con preeminencia germánico y por tanto bárbara. Por lo demás, la España de pandereta –estereotipo extranjero que cala en gente como tú– es de todo menos aislacionista: al menos que, haciendo un símil, considerases que la Roma imperial también lo era. Repito ¿cómo podemos ser aislacionistas si en más de medio planeta aún huele al orín de un cabrón español borracho, pendenciero y guerrero?

Y aún algunos admiran al unihuevo....

CAD —> a Toreador -

*

Dice muy claro el improvisado e impulsivo Toreador:

(cita)----
"Para terminar, insisto: ¿qué narices tiene que admirar un español de un alemán? ¿Qué cojones de historia tienen los boches?"
(final de cita)---


De verdad, qué tiene que admirar?
¿Quizás el Imperio Romano Germánico de los hehenstaufen contra el güelfismo conformista? ¿Quizas la Reforma luterana, en un ambiente inope de filología nula y teologia falsificada?
¿Quizás la brillante figura de Lessing, y la imponente Critica de Kant? ¿O la obra de Fichte y Hegel? O la Física de la Modernidad? O la filosofía de Heidegger? O al menos el ardor crítico del Círculo de Viena?

Disculpenme, pero hay ciertos exaltados españolismos de pantufla, acaso bien intencionados, que dan lástima en su mostrencas apologías. Ellos pertenecen al siglo XIX y soy generoso con el tiempo.

Las comparaciones son odiosas, pero no empecemos. La España de pandereta y griterio aislacionista es un accidente de la Historia, no un modelo.

Para X no hay nada que admirar en Y. Ajá.

Sí, eso puede hablar en contra de Y. Pero también piede hablar en contra de X. Ojo con el boomerang del espíritu, queridos peninsulares.

CAD

Toreador -

Las perlas brillan más en el fango que en un escaparate de cualquier joyería de Serrano.

Dicho lo cual, Bitibajk, tienes parte de razón. Pero sintetizando mucho el nacional-socialismo, con su pre-constitución, su evolución y su posterior y dramático desenlace (amén de su letal realización) se resume en una sola y enfermiza persona: Adolf Hitler Pölzl.

La evolución de pensamiento y la lucha intestina en torno a las cervecerías donde creció la figura de Adolfo, lo ha resumido de una manera bastante correcta el administrador del Caracol. A su trabajo me remito. En cuanto al desenlace bélico y la implicación soviética del régimen nazi y, también, al desenlace dramático ya apuntado, todo vuelve a desembocar en una persona: Adolf Hitler Pölzl. Cuestiones ideológicas aparte, el socialismo nacionalista del unihuevo queda eclipsado por sus arbitrarias y suicidas políticas. ¿Cómo puede argüir alguien que ama a su pueblo cuando hace lo hizo, dice lo que dijo, y condenó como condenó al pueblo alemán? El hijo de un soldado alemán, tras mostrarme las fotos de su padre con el uniforme de soldado raso, y recordando además lo ideologizado que estaba el abuelo en los tiempos mozos, me narraba sus lágrimas de última hora profundamente arrepentido. Se preguntaba en voz alta, ya en la cama: “¿me perdonará Dios? ¿Cómo no nos dimos cuenta de lo que hacíamos?” El puto cáncer fue tan cruel, que le mantuvo la lucidez hasta el final...

Toda elucubración ideológica se topa más pronto que tarde con la realidad de la praxis. Paso con el paraíso comunista de donde quiera que fuese (URSS, Camboya, Vietnan, China...) y pasó con el nacional-socialismo. El cielo que prometió Hitler a su pueblo, basado en los componentes e influencias ideológicas que quieras, se produjo a costa de que la carroza de las Valkirias pasase por encima de millones de seres inocentes (alemanes incluido) Y es que, al final, todo tenía un precio. La bonanza, innegable, que consiguió el unihuevo en su primera hora, fue en buena media a costa de otros pueblos y su sufrimiento, acarreando después un efecto boomerang que aún paga Alemania.

Bitibajk -

No seré yo el que defienda a R.Bau (ya es mayorcito), ni tampoco el que defienda regímenes que para la España del siglo XXI son tan anacrónicos como la Monarquía de los Austrias o tan exógenos como la China capital-maoísta, ni tampoco defenderé un pangermanismo de unos que considero tan ridículo, irreal y desarraigado (sin raíz) como el Hispanoamericanismo infantil y etéreo de otros... pero no deja de asombrarme que se minimice, que se reduzca y ridiculice el NS como "los valores propagados por un tío con un solo huevo", obviando que el NS no lo invento el unihuevo, e ignorando la evolución sufrida por el NS durante toda la guerra, fruto de las luchas en el Frente del Este.

Aunque conste que estoy de acuerdo con algunas de las cosas que apunta Toreador.

Toreador -

Querida ‘lectora de otros foros’ ¡qué bien te explicas, hija! No tengo ninguna afrenta personal con Bau, más allá de la que tengo colectivamente contra todo aquel que ataca cual virus España: los catalanistas y demás separatistas con distinto pelaje. En cuanto a unos supuestos ‘ideales’ nacional-socialistas ¿cuáles son éstos? Por lo demás, si tienes a bien formular alguno no es que pueda, es que voy a criticarlos por perniciosos; además de, como ya he dicho: extranjerizantes.

El nacional-socialismo es aberrante como ideología, carente de valores y propugnador de una mentira racialista que no hay por donde pillarla. Y si esto que digo, afirmo y mantengo causa algún desasosiego en alguien que dice defender tan enfermizo pensamiento, allá el/ella (que diría un progre) Yo no creo que todas las ideas sean defendibles, respetables y deban contar con el plácet si se formulan con corrección y chorradas por el estilo. Hay cosas que no es que deberían estar prohibidas, es que deberían ser perseguidas. Una de ella el nacional-socialismo.

Comprendo que cuando uno no ha leído demasiado y le pasan los textos de Bochaca, Borrego y demás falsarios uno pueda caer rendido ante una verdad revelada que “el malvado sistema” quería ocultar (pero que no puede, como prueba que se pueda leer, comprar y cambiar desde hace años) Ahora bien, cuando uno profundiza en la lectura, y, cogida la inercia empieza a cotejar la información de esos personajes con la de otros historiadores de distinta e incluso enfrentada ideología (liberal, comunista e incluso derechista-católico) la revelación que había descubierto se torna en sombra. Es todo un cuento. Una milonga para iniciados en la lectura y en la historia. Farfolla ultra.

Exterminar parte de un pueblo, encarcelar personas, dictar leyes como las de Nuremberg, etc., etc., etc., deslegitima cualquier cosa y cualquier bienestar que alguien me pueda argumentar sobre la Alemania de los cuarenta. Por lo demás, está demostrado: la langosta nazi arrasó con la riqueza de cuanto fagocitaba en nombre de su espacio vital. Todo muy europeo, claro.

Para terminar, insisto: ¿qué narices tiene que admirar un español de un alemán? ¿Qué cojones de historia tienen los boches? De acuerdo que ahora los españoles no somos ni la sombra de lo que fuimos, restos de una nación poderosa cuyos restos degradantes se evidencian en la mantenida monarquía cuchara (ni pincha ni corta) Pero ¿de ahí a admirar el nacional-socialismo y por ende a los alemanes? Buff, vaya mierda de ejemplo. Si los verdaderos guerreros terminaban admirando a los adversarios bravos, más nos valía admirar a un enemigo como Inglaterra (¡Gibraltar español! Coño) que encima ha sabido descolonizarse mejor manteniendo parte de su grandeza. ¿Pero Alemania?¿Admirar a esos restos de la historia? ¡Amos anda... !

Fight -

A Toreador, yo no se lo que usted tendra con Ramón Bau, pero si atacas al nacional socialismo atacas a todas aquellas personas que creemos en esos ideales, me parece, vamos cada uno puede pensar lo que quiera, que no hace falta ofender los ideales de nadie para debatir un tema. Primero si con esa agresividad quiere imponer tolerancia a otros modos de pensar, ya que no todos pensamos o concebimos las mismas ideales, segundo si no esta de acuerdo con los ideales nacional socialistas muy bien pero de fundamentos, tercero si su frenta es personal con respecto al señor Ramón Bau hagalo en privado por favor, en un foro de debate no tenemos por que soportar su verborrea atacante contra su rival u oponente o como quiera llamarlo. Aqui no se debaten los ideales de una persona en concreto se esta comentando un texto y cada uno aporta sus pros o sus contras. Atentamente una lectora de los foros.

Toreador -

Por cierto, Ramón, he sabido identificar parte del problema que padeces: no sabes comprender lo que lees. En mis escritos no te he insultado de un modo personal. Descalifico el nacional socialismo y a los nacional socialistas; y eso, claro, te envuelve en parte. Pero, en lo personal, ni un solo insulto. No es insulto declarar que una vida dedicada en cuerpo y ment... (ejem) en cuerpo, es una vida insulsa. De igual modo, mi forma agresiva de escribir, si lees bien, te incumbe en lo ideológico pero no te señala en lo personal. Pero, en fin, que te puedes escudar otro poquito en que como nacional socialista tus ‘valores’ no te permiten discutir con un consumista agresivo como yo. Claro, eso estaría bien. Ahora, no sé que pensarán las legiones de NS que te tienen como referente...

Toreador -

Querido: puedes tutearme. ¿Olvidarte? ¿Pero qué narices piensas que es esto? Vamos a ver, camarada de Milà, estamos en un medio público y nos lee muchísimo público. Por tanto, si quieres conservar tus comentarios impolutos de crítica no los comentes en un sitio público. Elemental querido Watson.

Personalmente no te conozco, y por eso no puedo opinar si eres de una manera, tienes alguna manía o te gusta una determinada comida. Ahora bien, como nacional-socialista que te afirmas públicamente, estoy en todo mi derecho de aborrecer la ideología que profesas que, por ensalzarla, envuelve toda tu persona. ¿Pero qué te crees, que uno puede elogiar un régimen extranjero y genocida como el nacional socialista en público y salir indemne de crítica? Eso ni hablar. Pues por mucho que enarboles supuestos valores nazis y zarandajas extranjerizantes parecidas, encabezar la defensa de un régimen genocida, brutal y sinvergüenza no se merece más que el repudio. Sin ningún género de dudas.

Por lo demás, mira Bau, deja de esconderte en rubores exagerados y vilipendios fingidos, pues se percibe a la legua que tú ni sabes qué es una identidad, ni cómo se explica su evolución y conformación en una sociedad plural, ni tampoco si dicha identidad es estática, dinámica o mediopensionista. En fin, que eres bastante flojito como para ser ningún tipo de referente en esto que Ernesto llama ‘el ambiente’; y adonde él trata de alumbrar con sus escritos –de lo poco legible que se puede leer– en un erial patriótico en el que vais quedando los peores. Mientras tanto, todo lo político que había en el ambiente se hace lento, cuando no se estanca, y toma el paso del perezoso alegre de la paz...

¿Qué por qué soy tan beligerante contigo? Pues precisamente por algo que ni tú mismo sabes explicar ni tampoco comprender: lo que supone y ha supuesto el catalanismo en la sociedad española. Sólo leyendo a zumbados esencialistas como Prat de la Riba y los hermanos Arana, románticos a lo alemán –que justificarías tú– se puede comprender toda la tontería nacional-separatista que inunda España y engangrena mi Patria. Y tú, pretendidamente alternativo y demás, no eres muy distinto de CiU y su xenofobia antiespañola, receptáculo o estercolero de todo el romanticismo del XIX. Pasado de moda nenes, pasado de moda. Y encima pretendéis ir de modernos, cuando en el siglo XXI la revolución es diaria y se produce al margen de los partidos, aquí en Internet, en los medios y modos de relacionarse, en la robótica y la química, en la genética (que te desautoriza como NS), en los medios de comunicación y mediante mensaje de móviles... Incluso en el cosmopolitismo que si no es NS, ario y blanco tú detestas. El mundo cambia y vosotros estáis con el ancla en el nazismo del siglo XX alimentado con la chaladuras del XIX, tiempos superados por otros ‘tiempos nuevos, tiempos salvajes’. ¿Valores? Estás fuera de esto, Ramón, después de tantos años no te queda nada y no ha servido para nada todo el rollo revisionista softnazi El mundo evoluciona al margen vuestro. ¡Dios salve al cambio! (gritó el sapiens al rancio neandertal)¡La evolución cabalga a lomos de bits y cadenas de proteínas!¡Dios está en el ADN! Y el gilipollas de Nietzsche sigue muerto. Memo.


rbau -

a Toreador:
¿Podria ud olvidarme?. Gracias... yo no pienso debatir con Ud, su forma de insultar personalmente descalifica e imposibilita todo debate entre nosotros. Muchas gracias por ignorar en adelante mis comentarios y me prometo ignorar los suyos.

Toreador -

Mira Ramón Bau, eres increíble. Un tío que hace de su insulsa vida un ensalzamiento permanente del régimen nacional-socialista alemán, lo que menos puede hablar es de valores. ¿Valores de qué? ¿De genocidio?¿De racismo?¿De conquistar otros entes nacionales?¿De actuar como una plaga de langosta fagocitando los recursos de otros pueblos? ¡Cómo te atreves a hablar de valores!

Por lo demás, todo lo que dices es un sin sentido incoherente que se desdice con el siguiente renglón que escribes. Y así, cuando hablas de valores originarios del romanticismo alemán y demás ligados a una supuesta IDENTIDAD alemana, pregunto ¿qué tienen que ver esos ‘valores’ con un español de Huelva? Por ejemplo. Porque si tú, kalíkatre sapientísimo, te opones a la inmigración ilegal por cuestiones identitarias, etnicistas y demás, vuelvo a preguntar ¿qué tiene que ver la IDENTIDAD española con la alemana? Es más, añadiendo tu tarada opinión sobre la catalanidad ¿qué nexo de unión encontramos entre las identidades alemanas, española y catalana? No sé, es todo tan confuso. Porque supongo que vuestra argumentación sobre la supuesta identidad colectiva de los pueblos se apoyará en unos componentes claramente identificables ¿verdad? Es decir: la identidad española se fundamente en unos principios y se nutre de unos componentes que ¿también encontramos en el pueblo alemán? Y de nuevo yendo más lejos ¿también son coincidentes con los de tu supuesto pueblo identitariamente diferente de Cataluña? Es todo tan incoherente.

Vamos a ver, si la identidad es conformada por una serie de componentes, digamos, exógenos, y así tú puedes hablar en ocasiones de la cultura, la lengua y/o la historia, vuelvo a preguntar ¿ha sido siempre la historia, la lengua y la cultura de cada comunidad poblacional estática y cerrada?¿O no se basa más bien en un proceso vivo y de enriquecimiento y conformación constante? Es decir, partiendo de tu peculiar interpretación cronocentrista de la Historia, si Cataluña basa su identidad en unos componentes que le son agregados culturalmente a lo largo de su historia, entre los que encontramos el idioma y demás ¿cuándo se da por concluido en periodo de formación FINAL de la IDENTIDAD CATALANA? Ya que siguiendo tu peculiar interpretación y actual reivindicación catalanista, SÓLO AHORA Cataluña estaría completa en su identidad. Tendría identidad. Con lo cual –y paradójicamente– no se puede reclamar ningún derecho histórico, ya que como la identidad es un componente vivo, enriquecedor y evolutivo que corre parejo a los pueblos, sólo llegados al final de dicho proceso se tiene una identidad definida. SE HA FORMADO LA IDENTIDAD. En caso contrario, si aceptamos también tus propuestas, la llegada de inmigrantes sólo será una incorporación de elementos identitarios similares a los producidos en otros tiempos y por otras comunidades emigradas a Cataluña. Que, dicho sea de paso: o bien ENRIQUECEN –modificándolo en suma– la identidad catalana, o bien la destruirían. Con lo cual volvemos a caer en la paradoja de no encontrar los motivos de cómo si se lleva atacando durante siglos una identidad por parte de otra (España versus Cataluña) dicho identidad catalana ha resistido y todavía existe.

Todo muy lioso, sí. Todo absolutamente demencial, como no puede ser de otro modo si hablamos de identidades colectivas. Porque toda esta discusión nos llevaría indefectiblemente a establecer primeramente qué es, o que entendemos nosotros, cuando hablamos de IDENTIDAD. En cuyo caso y con cuya declaración identitariamente definitoria, también deberemos establecer cuando –temporalmente hablado– una identidad está completa y cuándo se tiene conciencia de sí misma y/o de nuestra pertenencia a ella. E igualmente, cuando una identidad es generadora de derechos.
En fin, qué estupidez perder el tiempo en esto cuando se me acumulan en el buzón de casa una cantidad de cartas ingentes del banco, el médico, el colegio de los niños, y la propagando. Y es que, claro, soy un consumista asqueroso que sólo pienso en mí y en mi familia, su bienestar y su futuro. Puta sociedad consumista y egoísta sin valores NS. Para lo otro, para pensar en los valores de cuatro colgaos románticos alemanes, para eso ya estás tú. Que te puedes hacer bocadillos con las obras completas de románticos alemanes y los cuernos de Odín y su puta madre, que igual se te llena la casa de obreros que en vez de pan y una bajada de los tipos de interés estarán interesados en los valores propagados por un tío con un solo huevo.

Increíble. Y aún hay quien se pregunta y nos pregunta por qué no avanza el ambiente. Conclusión final: el ambiente está más cargado que la cámara de gas de Mathausen (si me permiten el chiste)

R. Bau -

No creo que sea positivo alargar mucho los debates, asi que me voy a ceñir solo a unos pocos temas, pues por lo demás, o estamos de acuerdo, o ya ha quedado claro el tema por cada lado.

Por ello me centro solo en unos pocos puntos básicos:



1- CONCLUSIONES



Decias al final:

Nuevas conclusiones:

- refugiarse permanentemente en valores no es el punto de partida óptimo.

- es preciso partir de un conocimiento exacto de la realidad para establecer estrategias y caminos de lucha política.

- no hay camino revolucionario… pero si vía política.

- el pragmatismo es la gran enseñanza del nacionalsocialismo

- sin poder no hay revolución posible, luego los atajos, las vías, los mecanismos y las técnicas para llegar al poder, son esenciales.

- tanto más los valores son eternos, son más dignos de defender; tanto más son modernos, es más sensato dudar de ellos.



De estas conclusiones solo difiero en parte con dos:

- refugiarse permanentemente en valores no es el punto de partida óptimo.

- tanto más los valores son eternos, son más dignos de defender; tanto más son modernos, es más sensato dudar de ellos.



Del primero parcialmente, o sea SOLO refugiarse en Valores es un error. Pero no refugiarse en valores, o sea no plantearse los Valores y Principios de forma clara, no electoralista, sino básica, es esencial. Lo que niego es que la adaptación de los Valores y Principios a conveniencias tácticas sea un buen camino. Si hay que renunciar a Valores para lograr votos, no merece la pena. Puedes renunciar a medidas concretas no a Valores. Jamás Hitler renuncio oficialmente a principios ideológicos escritos en Mi Lucha o en el programa del NSDAP para lograr votos.

Una cosa es lo que se ‘puede hacer’ y otra renunciar a Valores.



De segundo tema: Los valores eternos lo son porque un dia fueron modernos. Los valores antiguos lo son porque alguien los defendió cuando eran modernos. El tema racial hoy es básico, por mas denigrado y prohibido que sea, por poner un ejemplo. Por otro lado los Valores del NS son ‘modernos’ en su expresión, pero antiguos en su base esencial.





2- HACER POLITICA HOY



Decias:

- el camarada Bau opina que en las actuales circunstancias no puede hacerse política, sino tan solo de enunciar ideas y valores

- otros creemos que todo esto ya existe, solo queda aplicarlas y encontrar los atajos para convertirlas en potencial político.

Ni Bau ni yo vemos una situación “pre-revolucionaria”… pero tampoco Hitler la tenía cuando sale de Landsberg.



Por supuesto que acepto que se haga ‘política’ hoy, y lo apoyo, otra cosa es que creo que hay que mantener algo que no haga olvidar los Valores, los principios básicos, a los que otros deben renunciar para ‘hacer estrategia’. Sino acabaremos confundiendo las cosas. Por ejemplo: muchos están contra la inmigración masiva por los problemas ‘sociales’ de paro, delincuencia, etc … alguien debe recordar que eso es lo de menos, lo grave es la destrucción identitaria, cultural, étnica… que no se ve como tan grave pero es el problema esencial, no será electoralista pero es la verdad y la realidad. Y asi otros temas…



Por otro lado NO veo cierto que cuando Hitler sale de Landsberg no hubiera ya una situación pre revolucionaria. La había. Si HOY estuviéramos como en los años 20 YO seria el primero es apoyar tu forma de ver la lucha, política y nada mas que política, pues en los años 20 el mundo era una olla a presión en estallido inminente. Y además los Valores estaban ya muy concretados en las masas , al menos en muchos.



3 -LO NS EN EL TIEMPO QUE VENDRA



Decias:

Mi visión del nacionalsocialismo es diferente de la de Ramón: para mí el nacionalsocialismo es un momento concreto de la historia de Alemania y aparece y tiene éxito por circunstancias muy concretas. Una vez desaparecido y denigrado, ya no hay rescate posible.

Las ideologías de los años 30, ni el nacionalsocialismo, ni el nacionalsindicalismo, ni el fascismo, volverán jamás en la forma que tuvieron. Para regresar deberían asimilar los cambios que se han producido en la sociedad desde 1945 hasta 1989 y desde 1989 hasta nuestros días.



Eso es como decir que una doctrina que ha sido derrotada es ya nula… la democracia francesa la derrotaron los ingleses en Waterloo, el cristianismo lo derrotó Vespasiano o Neron en el Coliseo, … pero eran derrotas que se superaron por las ideas. Jamás volverá el NS alemán, sus formas, sus maneras concretas, en eso estamos de acuerdo. Tampoco el cristianismo de hoy es el de Judea en el año 0. Ni la democracia es la de 1793, ni el marxismo el de 1890.



4- PRAGMATISMO



Decias:

Si Hitler se hubiera aferrado a las doctrinas odinistas y a las especulaciones sobre las runas o al antisemitismo místico de Ostara, si se hubiera quedado en el ocultismo ariosófico… jamás habría movilizado a los excombatientes del frente en las SA anteriores al golpe de Munich.

En los movimientos políticos de los años 30 existía una fuerte componente ideológica. Pero, los movimientos que triunfaron ERAN EXTREMADAMENTE PRAGMÁTICOS. Hitler triunfó porque era extremadamente pragmático.



Así pues, apreciado camarada, habremos de convenir que si Hitler triunfó, fue por qué era un gran propagandista, un gran vendedor de “su producto”, extremadamente realista y pragmático.



En primer lugar es vital comprender que los antecedentes del NS como valores e ideas no deben buscarse en esas organizaciones odinistas de los años 20, eso son solo ya manifestaciones laterales… el NS se basa en las ideas del romanticismo alemán y de pensadores como Schopenhauer, Nietzsche, Wagner, Chamberlain ect… o sea en algo nacido en 1870 y que reunión una enorme cantidad de asociaciones ‘de Valores’.

Totalmente de acuerdo por lo demás. Una vez más acepto y propugno esa posición en un momento en que el cambio es posible a corto o semi medio plazo, las ideas están ya afianzadas en cierta parte del pueblo, y la lucha es ya política en su fase mas concreta. Entonces PAGMATISMO!!!, y sin renunciar a esos valores e ideas básicas.

Hoy no veo esa situación, hoy veo como base que los valores y los principios no existen ni siquiera en nuestros medios. Las ilusiones tácticas hacen olvidar las bases, y la realidad dice que por mas tácticas buenas que usemos hoy, no lograremos medio-corto plazo, y si se cambia es a base de ceder totalmente en las ideas y adaptarlas a las del sistema.

Aun asi, ojala triunfen las pocas actuación políticas por mas moderadas que sean, si se oponen en algo al sistema… cuenta con todo mi simpatía incluso si ideológicamente no son ‘ortodoxas’… solo me opongo cuando las personas que las llevan son delincuentes o gentes de nula ética (que los hay!).



En fin, un fuerte saludo y ya digo que no es bueno alargar mucho el debate pero es interesante ese resumen de temas.

Dejo sin respuesta a ‘Toreador’.. ya veo que no nos entenderemos, no en las ideas donde acepto todo debate, sino en las formas de expresarse y porque el tema del catalanismo no viene a cuento en este debate actual. Si un dia se abre el tema del catalanismo, sin insultos ni formas desagradables, encantado de participar.

Toreador -

Bueno, esencialmente Bau está equivocado porque el nacional-socialismo es una ideología equivocada. Por lo demás, el cierto bienestar alemán se consiguió con el sacrificio de... los pueblos conquistados. Aquellos que sufrieron la plaga de langosta que supuso el esquilmo nazi de sus recursos. Lo que, dicho sea de paso, te da en parte la razón: Hitler les prometió prosperidad y, en los primeros años, consiguió reactivar la economía. Nadie puede negar eso. Lo que no explicó el castrado, y que después comprobó el pueblo alemán en sus carnes, fueron los costes que suponían parasitar de manera invasora otros entes nacionales. Alemania aún está pagando los costes.

En fin, llámalo X si quieres. Pero el nacional-socialismo es cualquier cosa menos un ejemplo en el que fijarse. En cuanto al pragmatismo que es evidente en Hitler por muy retronazi que se empecine uno en ser, fue formulado mucho antes por Musolini. El Duce dijo algo así –no es literal– como: seré lo que haya que ser; burgués y antiburgués; reaccionario y anti-reaccionario, etc., etc. (tendría que mirar exactamente el pasaje, pero en esencia era un canto al pragmatismo más activo en contraposición al teoricismo más inmovilista)

¿Autonomía versus historicismo? En parte no te falta razón, pero yo voy más allá. ¿Por qué cojones tengo que identificar el patriotismo con un determinado modelo histórico y no con una determinada situación de mi pueblo? Es decir ¿qué le pasa a mi gente y qué es lo que yo creo que puedo hacer hoy y ahora por ellos? Aquí está el quid de la cuestión, y no en si llevo el águila de San Juan o el romano e incluso la calavera prusiana. No. Igual que no hay patriotismo sin patria que defender, no hay patria sin sangre que la nutra y vivifique: esa sangre es la del pueblo. Pueblo al que nos debemos tanto como a la madre que nos acoge a todos. La Patria.

Si Lenin estableció: ¿qué hacer? Lejos queda el qué ponerse, qué defender o qué modelo seguir y qué narices imitar. No. El tema es qué hacer con España y por ende con los españoles. Lo que nos lleva, primeramente, a diagnosticar la enfermedad y hallar una posible solución. Una solución de ahora proveniente de gentes de ahora para problemas de ahora mismo, de hoy mismo, de la gente de mi barrio mismo. ¿Qué narices tiene todo esto que ver con los fachas de siempre? Nada. Así es que, o los fachas de siempre se convierte en patriotas de casi nunca, o seguirán queriendo salvar una nación que les detesta por retrógrados unas veces, y por extranjerizantes las otras.

a Toreador, de El Caracol -

Hombre, no es eso. Con Bau nos conocemos desde hace casi 40 años. A estas alturas, hay amistad y experiencias pasadas suficientes como para tratar con respeto y consideración a un amigo y camarada. ¿De qué? de pasadas experiencias.

Por otra parte, desde el principio de este blog se ha puesto en evidencia que la distinción entre lo aceptable y lo no aceptable es la "autonomía histórica". Bau y su tendencia están más acá de la autonomía histórica. Están en el área de los "modelos históricos". Otros desde hace mucho tiempo son situamos en la autonomía histórica, sin retrocesos ni marchas.

Quizás valga la pena explicar la función de El Caracol: no es más que la de crear un espacio de discusión entre la gente que está a uno y otro lado de la divisoria. La divisoria es "autonomía histórica si - autonomía histórica no".

Y es evidente que este blog plantea problemas y discusiones al ambiente que no se ha definido sobre la autonomía histórica.

Ya hemos visto como reaccionan los NR (que a mi también me gustaría que explicaran sus similitudes y diferencias con los NS): los NR se esconden y evitan la polémica. Oscilan entr el temor a perder un afiliado y la suficiencia inconsciente de otros.

No hay discusión posible, ni debate posible con quien no quiere discutir más que desde las propias trincheras. Y los NR se niegan a discutir (por razones obvias) incluso sus diferencias con lo NS. A diferencia de Bau que no tiene inconveniente en entrar en la discusión. Y esas actitudes son las que cuentan hoy en día: La capacidad para debatir. Y aquí se hace con entera libertad... lo único censurable son los insultos o las salidas de tono.

De todas formas, creo que con Bau las posiciones están claras. Lo que saco en conclusión es:

1) Algunos opinamos que el NS es un fenómeno esencialmente alemán, producto de la cristalización de la crisis de Weimar y de la crisis del 29. Bau opina que es un movimiento más amplio y cuya cosmovisión es europea.

2) Bau opina que para la lucha política hay que defender un sistema de valores y una cosmovisión. Otros opinamos que basta con un programa político y que las ideologías han muerto.

3) Bau defiende el modelo historico NS. Otros nos definimos como autónomos de cualquier modelo pasado.

4) De la exposición de Bau se puede deducir fácilmente que lo NS no tiene gran cosa que ver con lo NR, sea lo que fuere esta corriente que nadie consigue aclarar más allá de unas cuantas palabras fetiche.

5) La interpretación de la historia del movimiento NS a algunos nos da una sensación de pragmatismo extremo (al margen de la ideología) mientras que para Bau ese pragmatismo se subordina a la doctrina.

Creo que esas son las posiciones y a partir de aquí están muy claras. Hubiera sido de desear que los NR hubieran contestado con la misma facilidad.



Toreador -

Preguntarle a un nazi como Ramón Bau cosas como: ‘¿Cuál era la “buena opción”? Yo lo tengo muy claro, y creo que tu también’ En referencia al nacional-socialismo alemán y su subida y gestión del poder, es decir a las claras que se es nacional socialista. Por lo demás, en numerosas ocasiones a lo largo de tus mensajes te refieres a Bau como de “camarada”. ¿Camarada?¿Camarada de qué?¿De un nacional-socialista histórico e irredento como Ramón? Pues si uno sabe –como tú sabes– lo que significa la palabra camarada, y así trata a su igual de comentarios y discusión, la cosas está más que clara: eres nacional-socialista. Puede que no histórico y pangermanista como Bau, pero nazi al fin y al cabo. Así es que, macho, tanto criticar días atrás –con razón– a Manolo Canduela por su inoperancia e inutilidad al frente de DN, que rebosaba además de un nazismo light que hedía, para terminar siendo tú otro filonazi modernizado y de marketing. Estamos apañados en España con los defensores –filoalemanes– de la Patria española.

Y es que siempre es lo mismo: el ambiente cae permanentemente en lo que critico en los demás. Los nazis y/o NR (si alguien algún día quiere concretar y concretarlo) señalan los pecados históricos del franquismo y sus seguidores. Memoria histórica pro franquista. De igual forma se critica la ideología nacional-sindicalista tachando como prehistórica toda la fanfarria azul y demás. Vale. Pero ¿y toda la basura extranjerizante nazi? Las crucecitas de marras, los aguiluchos germanos, las runas de los huevos y todas esas excentricidades casi neandertales... ¡Basura! Además, basura importada porque es tan extranjera como un cowboy useño. Por lo cual, en el ‘ambiente’ NR/NS está mal gritar ¡¡Arriba España!! Pero se tolera o resulta ‘revolucionario’ gritar un sieg heil con acento hispano. Qué jodios somos los hispalis. Si no hubiésemos tenido unos reyes tan borrachos y puteros, aún podíamos estar dando palmas en Colonia o Amberes, con lo que abría gitanas con traje de volantes que medirían 2 metros y de pelo rubio como la cerveza... (cerveza que habría de ser española, claro, porque el pis que te dan en Alemania está caliente, es extremadamente suave y te hincha la barriga sin ponerte pedo) Perdida de tiempo, dinero y salud. Putas manías extranjeras.

U es que, todavía está por ver que los negros que nos recogen la fruta en los plásticos de Almería nos cierren las puertas de sus urbanizaciones como hacen los boches en Palma de Malloca. Porque, claro, uno puede ser muy blanquito y seguir siendo un cabrón con pintas. En definitiva: un extranjero alemán que viene a mearse en nuestra soberanía nacional y su puta madre, es un cabrón aunque sea más ario que las walkirias de Wagner. Y si los subsaharianos son negros como el tizón, pues vale, pero es que los alemanes me ponen negro a mí con su prepotencia y aires de superioridad, machos. Putos acomplejados es lo que somos con tato adorar mierdas de fuera.


El Caracol -> a R. Bau -

POLITICA Y GRAN POLITICA

Dice el camarada Bau: “Un Partido político tiene como objetivo la ‘política’ y tomar el poder. No hay duda. Un Movimiento Político, con mayúsculas, tiene un objetivo de Valores, no solo ‘políticos’ sino sociales, culturales, espirituales, artísticos, éticos…”

El camarada Bau distingue entre “movimiento político” con minúsculas y Movimiento Político con mayúsculas. Entiendo que la diferencia entre una y otra es similar a la diferencia establecida por Nietzsche entre “política” y “Gran Política”.

La política es el conjunto de actividades destinadas a asegurar el gobierno de la polis. En ese sentido, la política es lucha, voluntad y destino. Pero también gestión, administración y coordinación. Existen distintas formas de gestionar una comunidad y por tanto distintas escalas de valores. Así mismo existen distintos modelos de organización del Estado y de su actividades.

Sería ocioso discutir en este momento de todo esto. Personalmente he asistido desde finales de los años 60 a decenas de reuniones entre falangistas, destinadas a definir hasta el más mínimo detalle, las características del Estado Nacional-Sindicalista… cuando no existía la posibilidad práctica de realizar esa transformación. No sirve de nada tener un modelo de Estado y unos valores, si todo eso permanece en potencia, sin posibilidades de pasar a acto. Así pues, el tránsito de potencia a acto, se realiza mediante la actividad política. Para desarrollarla es preciso una técnica política: marcar objetivos, definir estrategias, adoptar tácticas, asumir una imagen, unas ideas-fuerza. Es decir, son precisos, aspectos técnicos.

Con demasiada frecuencia, si no se recurre a la “pequeña política”, resulta imposible realizar la “Gran Política”, de la misma forma que la ciencia si no estuviera acompañada de la técnica sería un conocimiento inútil. Muchos principios científicos del mundo clásico se enunciaron en Grecia, pero solamente en Roma encontraron su aplicación práctica. Grecia fue una nebulosa de polis frecuentemente enfrentadas entre sí, mientras que Roma fue un imperio civilizador. Toda teoría debe estar acompañada de una práctica. Si se evita el choque con la realidad y se renuncia a aplicarla, a esa teoría le faltará siempre una pata… y caerá.

EL EJEMPLO HISTÓRICO DEL NACIONALSOCIALISMO ALEMÁN

Tenemos un buen ejemplo histórico en la polémica que mantiene Hitler en los tiempos de la prehistoria del nacionalsocialismo con los medios völkisch, que habían dado nacimiento al Partido Obrero Alemán. Contrariamente a lo que han difundido los “mitómanos” de ocultismo, la realidad objetiva y demostrable mediante documentos, así como en varios párrafos del Mein Kampf, es que, en la Alemania de la primera postuguerra, los grupos völkisch y las corrientes ocultistas que se reclamaban de esa tendencia, intentaban asumir la dirección del nacionalismo radical. Estaban inspirados por sectas ocultistas derivadas de las ideas teosóficas de la Blavatsky, que se habían limitado a germanizar.

Estaban divididos en distintos grupos (la Orden de los Germanos, la revista Ostara, los grupos Hammer y la Orden del Nuevo Temple). Una escisión de la Orden de los Germanos, en su rama bávara había creado la Logia Thule. Evola, que conoció bien todo este ambiente, no es muy condescendiente con sus fundadores y se limita a decir que tenía el mismo nivel teórico del teosofismo anglosajón. Afirmación, por lo demás, indiscutible. La Logia Thule intentaba actuar en el campo político a través de una correa de transmisión, el Partido Obrero Alemán al que se afilió el cabo Hitler, enviado por la información militar, de la misma forma que actuó sobre la lucha antibolchevique creando el freikorps Oberland que liberó Munich.

Inmediatamente Hitler se afilia al POA, comprueba, horrorizado, que inicialmente no es más que un desdoblamiento de un grupo ocultista. Contrariamente a las tesis de Serrano, Hitler era demasiado inteligente para compartir las tesis ocultistas. Era perfectamente consciente de que para llegar al poder, era preciso un “método de masas” y que los grupos culturales völkish –a los que califica de “giróvagos”- eran sectas que se recreaban en temas comunes: las runas, los dioses germánicos, la estética wagneriana, el odinismo… todo muy pedestre y extremadamente minoritario. Y es entonces, cuando, contrariamente –insisto- a las tesis de Serrano, pero tal como expone Hitler en “Mein Kampf”, rompe con todo este ambiente y da al POA un carácter de “masas”. Repito: de “masas”. Ni runas, ni godis, ni ocultismo. A la conquista de las masas y a liderar la solución a sus problemas.

Para todos los que hayan visto las fotos de aquella época, es fácil deducir que los afiliados a las SA no eran grandes ideólogos, ni siquiera parecen particularmente preocupados por grandes doctrinas sofisticadas, ni tienen pinta de auditorios wagnerianos. Son excombatientes del frente, en paro, que han vivido experiencias traumáticas y reivindican la posibilidad de sobrevivir en la vida civil. Siguen a un cabo condecorado, porque es como ellos, un superviviente de las trincheras. La fuerza que mueve a muchos de ellos es el resentimiento: contra la burguesía que se ha lucrado mientras ellos morían entre el fango y las bombas, contra Weimar que ha pactado una paz ominosa, contra los responsables de la Wermacht de la escuela prusiana que han aceptado la desarticulación de las FFAA alemanas, contra los comunistas que han practicado la puñalada por la espalda. Son RESENTIDOS (por muchos motivos y todos ellos comprensibles) NO SON IDEÓLOGOS.

Pero hay algo más. No viven una ideología con el cerebro. La sienten con el corazón. Es el Jünger de “Tempestades de Acero”, es el von Salomón de “Los Réprobos”, su ideología es la acción. Han aprendido que cinco años de trincheras pueden destrozar al ser humano o convertirlo en más fuerte. A ellos la guerra les ha fortalecido, tanto como ha destruido a Eric María Remarke (“Sin Novedad en el Frente”). He visto y vivido tres guerras (Líbano, Nicaragua y Angola). La mayoría de los combatientes no especulan con grandes ideologías. Son incapaces de leer dos páginas de un libro sin bostezar. Pero en la camaradería del frente han aprendido empíricamente lo que es el honor y la lealtad, la ética del esfuerzo y del sacrificio, la camaradería y el apoyo mutuo. El combatiente no suele ser un gran ideólogo, pero si es rigurosamente cierto que no habla del valor y del heroísmo: simplemente, es valiente o no lo es, actúa como un héroe o un cobarde. Aprecia más a los que ha conocido en el frente y ha recibido las mismas raciones de metralla que él, que a su familia o a sus amigos. La guerra, como decía Jünger, es “nuestra madre”. Experimentar el estallido de una granada sobre la cabeza o escuchar la rotura de la barrera del sonido por parte de un caza, descomponen las relaciones normales del hombre consigo mismo: o se sume en la depresión ante el temor a una muerte inminente, o bien vive intensamente cada minuto como si fuera el último de su vida.

Y eso hace que el combatiente del frente –y el de las SA, por supuesto- sea un tipo que sabe apreciar la vida, la exaltación de la carga a la bayoneta, tanto como el polvo con una chati fetén, salte de trinchera en trinchera impulsado por un resorte instintivo llamado supervivencia, y apurar una colilla le suponga para él algo tan supremo como conocer la esencia de lo divino. La vida burguesa nos hace olvidar que somos “seres para la muerte”. La guerra –“nuestra madre”- se encarga de recordarlo. Pues bien, el nacional-socialismo es hijo de la generación de las trincheras. Y este origen explica a la perfección la historia del nazismo:

1) Primero, Hitler sustrae al POA de la influencia de los teóricos ocultistas de la logia Thule. No quiere ser un movimiento minoritario, de élites, sino un formidable movimiento popular.

2) Hasta el golpe de Munich, los intereses e ideales de Hitler son los mismos que los de los freikorps y los golpistas de Kaap, ideales de camaradería y supervivencia, resentimiento por la puñalada por la espalda y afán de castigo a los culpables.

3) Pero en la cárcel de Langsberg, medita sobre lo que ha fracasado. Y completa las conclusiones que ya había adoptado en las primeras semanas de su filiación al POA: que si los grupos culturales nacionalistas völkisch, a pesar de todos los valores místicos que defendían, no iban a ser jamás un movimiento de masas.

4) Completa en la celda de Landsberg con esta otra conclusión: el golpismo, la fe política basa en la camaradería del frente, ya no bastan. Weimar se ha estabilizado. El golpismo ha fracasado. A partir de ese momento, hay que probar otras vías. Ya no volverá a ceder a los extremistas nacionalistas de su partido, ya no volverá a hacer caso los militaristas que una y otra vez le recomiendan golpear, golpear y golpear con miles de SA… que no eran sino veteranos de las tropas de asalto formadas a partir de 1915. Hitler, cuando sale de Landsberg, es otro hombre. El activista del impermeable amarillo, siempre dispuesto a acudir allí en donde un lasquenete ha desenvainado la espada, se convierte en hombre político.

5) En el límite de esta tendencia de Hitler se encuentra la purga de las SA, una vez en el poder. El realismo de la política, se impone sobre la visceralidad del veterano del frente. Es fácil suponer lo que sintió Hitler cuando las SS liquidaron a los dirigentes de las SA, dirigidos por él mismo: los que murieron por el “fuego amigo”, eran algunos de los antiguos camaradas del frente y de los SA de la primera hora. Sin embargo, era necesario purgarlos… o de lo contrario, peligraba la lucha política.


Apreciado cmamarada: los ejemplos históricos cuando se acepta el definirse como NS, deben servir para algo. He esquematizado en unas cuantas líneas, la historia del movimiento nacionalsocialista. Y esta trayectoria puede resumirse en una sola frase: política ante todo, política por encima de doctrinas (völkisch), política por encima de solidaridades activistas (freikorps, SA), política para conquistar a las masas, política para llegar al poder, política para ser nombrado canciller del Reich… política, para transformar, finalmente la sociedad.

Si Hitler se hubiera aferrado a las doctrinas odinistas y a las especulaciones sobre las runas o al antisemitismo místico de Ostara, si se hubiera quedado en el ocultismo ariosófico… jamás habría movilizado a los excombatientes del frente en las SA anteriores al golpe de Munich. Si una vez movilizados estos excombatientes se hubiera limitado a erigirse en líder de los veteranos del frente, el NSDAP no hubiera experimentado el formidable ascenso que experimentó a partir de 1929. Y si, asumida una línea política, no lo hubiera hecho sinceramente y con la misma sinceridad no hubiera intentado transformar la sociedad alemana, jamás se hubiera producido la Noche de los Cuchillos Largos y el exterminio de la dirección de las SA: cuyo aventurerismo social, hacía peligrar la estabilidad del régimen y el futuro de la revolución.

Así pues, Ramón, tenemos un ejemplo histórico que conocemos bien. Como todo movimiento de masas –y el NSDAP fue un partido de masas- el hitlerismo debió armonizar distintas tendencias, pero que no te quepa la menor duda de que lo que se impuso siempre, fue el pragmatismo. Pragmatismo frente a doctrinarismo ariosófico. Pragmatismo frente a camaradería de los freikorps y de los combatientes del frente. Pragmatismo ante todos los que su extremista social hacía peligrar el futuro de la revolución nacional.

En los movimientos políticos de los años 30 existía una fuerte componente ideológica. Pero, los movimientos que triunfaron ERAN EXTREMADAMENTE PRAGMÁTICOS. Hitler triunfó porque era extremadamente pragmático.

Apreciado camarada: si no recurrimos al pragmatismo, el evidente que los voluntarios de los freikorps, los SA, eran más “fieles” y actuaban con menos concesiones “al sistema”, que Hitler… solo que Hitler triunfó y los freikorps como von Salomón bastante tuvieron con reciclarse como guionistas de la UFA y otros como Rohem, finalmente, traicionaron. Si hay alguna virtud en Hitler, esa virtud es el pragmatismo. En 1919, ese pragmatismo obliga a Hitler a reconocer que la vía de los grupos völkisch es una vía muerta. Ese pragmatismo le crea la convicción en las jornadas de Lansberg de que el golpismo es una vía muerta… a pesar de que Weimar no merezca otra cosa que un puñado de lansquenetes que lo liquiden. En la Noche de los Cuchillos Larcos, Hitler lleva al patíbulo y ejecuta a los que habían peligrar la revolución… con su fidelidad a los ideales “socialistas” y “anticapitalistas”. Seguir la trayectoria del movimiento hitleriano, apreciado camarada, es seguir la vía del pragmatismo.

Es solamente cuando Hitler tiene el poder, cuando a partir del mismo, puede pensar en una revolución nacionalsocialista. Es desde el poder, cuando Breker puede cincelar sus grandes obras, cuando los piezas de Guido Kolbenheyer se representan en todos los teatros del Reich, cuando Wagner llega a las fábricas, cuando Speer puede planificar la arquitectura del nuevo Reich, cuando pueden realizarse excavaciones arqueológicas que demuestren el origen indo-europeo del germanismo, cuando se puede denunciar al “arte degenerado”, cuando se pueden recuperar las viejas tradiciones ancestrales… Pero para eso es preciso tener el poder y para tener el poder ha sido preciso descender a la Pequeña Política. Hitler, en esto, era un maestro: hablaba a las masas, no predicando doctrinas extrañas, ocultismos del recopón de las mil hostias, o valores dramáticos; hablaba a las masas interpretando sus problemas: como llenar cada día la olla, como llegar a fin de mes, como progresar económicamente, cómo tener acceso al consumo. Con Hitler el consumo se extiende a toda la población. Es el Wolksvagen, es el cine como espectáculo de masas, es el ensayo de la televisión, es la radio, son los grandes semanarios ilustrados, son los libros de tiradas extraordinarias… no nos refugiemos en grandes principios ideológicos y doctrinales, para evitar reconocer que el nacionalsocialismo fue un movimiento de masas y dio a las masas aquello que pedían: bienestar. ¿Qué es una revolución si no da bienestar? El stalisnismo, el maoísmo, Pol Pot… todos ellos, fieles a una doctrina antiburguesa, todos ellos transmisores de valores, socialistas hasta el límite, todos ellos fracasados en dar a las masas lo único a lo que las masas aspiran: comer, vivir, descansar, gozar, consumir, satisfacer su tiempo de ocio… cosas sencillas, normales, cosas a las que aspiramos todos. Y fracasaron allí donde el nacionalsocialismo triunfó. ¿Qué hubiera sido del nacionalsocialismo sino hubiera dado bienestar a las masas? Bienestar, por encima de todo. ¿Hubieran defendido hasta el final al régimen, hasta el extremo máximo del sacrificio? Seguramente no. Pol Pot enseñó los valores proletarios a los campesinos camboyanos como Abimael Guzmán hizo con los campesinos del Ayacucho andino: no pudo evitar que unos y otros se abrieran en forma de paraguas hasta los países vecinos. La gente, no necesita valores más allá de la seguridad, la gente necesita bienestar. Hitler dio bienestar a la población y esa es la Gran Política del nacionalsocialismo. Además, claro está, entre el bienestar figura también las satisfacciones culturales y de ocio. Y también ahí acertó. No todo alemán del Reich era un SS. Incluso he conocido antiguos SS (muy notorios por lo demás) que abominaban de las runas, de la música de Wagner y las rarezas jesuíticas de Himmler… estas cosas ocurren en los movimientos de masas, también hay espacio para la miseria. En lo álgido del Imperio Romano, las figuras de alta talla aparecen al lado de miserables y berzotas. La sociedad ideal encierra en sí misma el germen de la disolución, como las sociedades antiguas austeras y estoicas tenían su día del carnaval. Lamentablemente, hoy, cada día es carnaval…

Así pues, apreciado camarada, habremos de convenir que si Hitler triunfó, fue por qué era un gran propagandista, un gran vendedor de “su producto”, extremadamente realista y pragmático.

Pues bien, ese realismo y pragmatismo es el que se echa en falta en los ambientes que defienden hoy la memoria del nacionalsocialismo. De hecho, algunos argumentos que presentas son extremadamente similares a los que tantas veces he escuchado en boca de falangistas o de franquistas: el nostalgismo, la fidelidad al pasado, los sacrosantos valores, etc… que restan todo espacio al análisis político, a la elaboración de estrategias realistas, al pragmatismo, en definitiva.

Concluyendo: en mi opinión, la diferencia que tú establecer entre política con minúsculas y Gran Política con mayúsculas, es la que yo establezco entre idealismo improductivo y pragmatismo realista. Uno no es revolucionario por que pronuncia más veces en menos tiempo la palabra “revolución”, sino por que traza la posibilidad real de cambiar la sociedad. Hitler lo hizo, pero Hitler era un traidor para los dogmáticos völkisch ariosóficos, Hitler era un traidor para los freikorps cuyo corazón había dejado de latir en el Marne, Hitler era un traidor para los sempiternos golpeteros de la derecha prusiana y, Hitler, finalmente, fue un traidor para los partidarios de la segunda revolución, del Frente Negro, de los nacional-bolcheviques y demás excentricidades que se agotaron en sí mismas, en el autoexilio americano o en las celdas de Mathausen… ¿Cuál era la “buena opción”? Yo lo tengo muy claro, y creo que tu también.

NO HAY MAS POLÍTICA QUE EL REALISMO POLÍTICO EXTREMO

Un movimiento político avanza por muchos factores. Renunciemos a las explicaciones unilaterales. Los movimientos políticos son el resultado de distintas componentes que aparecen en una coyuntura histórica, componentes culturales, sociológicas, artísticas, estéticas… El hecho de que un movimiento sea pragmático, no implica que esté al margen de esas componentes y que se retroalimente de ellas. Un movimiento político nace de un ambiente sociocultural determinado… y cuando llega al poder, difunde desde el poder los valores de ese entorno sociocultural.

Y en este sentido estamos de acuerdo, camarada, cuando dices: Las grandes mutaciones de Valores han nacido MUCHO ANTES de intentar siquiera llegar al poder. Cristianismo, socialismo, democracia, NS… nacen de ideas y valores, de luchas y textos, de ejemplos y mártires mucho antes de montarse como Partido ‘político’.” Y cuando sigues: “Cuando estos cambios se convierten en Partido ya han infiltrado la mente de minorías amplias, de gentes, de grupos, de ambientes…. no es el Partido el que logra esa infiltración, sino el que se aprovecha de ella para lograr objetivo ya ‘políticos’ (con minúscula)”.

Ahora bien, el problema, apreciado camarada, es aislar los valores que en cada momento están en alza y son los más próximos al propio movimiento. Y este es el problema, porque no puede establecerse ninguna comparación con los valores culturales, y sociales de hace casi un siglo y los actuales. Para que movimientos similares al fascismo o el nacionalsocialismo pudiera irrumpir de nuevo, sería preciso que existiera una nueva “generación del frente”. La proximidad a la muerte, y la experiencia del combate, generan una mentalidad muy similar en todos los que la han experimentado. Pero esa experiencia, hoy no existe por ningún sitio. Los valores están más relajados. El consumismo es dominante, pero no por ello, el consumo debería ser estigmatizado como completamente negativo. Un DVD es mejor que una cinta Beta, un televisor de plasma de 53 pulgadas es mejor que un tubo catódico de 17 pulgadas, un Porsche es mejor que un Lada… El problema aparece cuando el consumo es el único valor. No es ningún secreto que el consumo es un señuelo para acallar conciencias y ocupar tiempos de ocio. Pero no es el único.

La religión se vive habitualmente como mero culto exterior o como demanda de situaciones que no pueden adquirirse en el super de la esquina. Ante situaciones sin salida, la gente reza, pensando que el de arriba le salvará. No suele ocurrir. El arte, la familia, los valores, todo esto se encuentra hoy excesivamente alterado como para compararlos con la situación en la Alemania de 1919. No pueden vivirse hoy los mismos valores que se vivía en la Alemania de la crisis posterior a Versalles, simplemente porque existen otras tendencias y otra realidades sociales extremadamente diferentes.

No importa si son superiores o inferiores, porque, a fin de cuentas, lo que importa, es que este es nuestro tiempo… y nos lo tenemos que comer con patatas fritas, nos guste o no.

El razonamiento de Ramón nos lleva a callejones sin salida y a vías muertas: su razonamiento es desmovilizador. Nos dice:

- un Movimiento Político defiende un horizonte ideológico complejo.
- en este momento lo que existe es consumismo y materialismo y,
- por tanto, no existe posibilidad de construir un Movimiento Político arraigado.

Pero –y es lo que se puede alegar contra la teoría de Ramón- es que los valores hoy son diferentes a los de hace 100 años. Cada época es lo que es, y no hay más cera que la que arde. Cada época da de sí lo que puede dar de sí. En la Edad Media se podía vivir la ética del heroísmo… hoy resulta algo difícil. Heroico es el padre de familia que lucha con uñas y dientes para llevar el pan a sus hijos… Son dos formas diferentes de heroísmo.

No caigamos en la abominación completa de nuestro tiempo. Hoy existen algunos valores presentes en la sociedad: la mayoría de la población lleva una vida honesta, los gustos estéticos existen… pero son diferentes. La lucha por el día a día, resta la posibilidad de asumir grandes ideas. De hecho, las grandes ideas y valores solamente se experimentan en situaciones extremas, o bien… con la barriga llena. El hambre genera experiencias místicas (Gaudí decía, “contra más se debilita mi cuerpo, más se eleva mi espiritu”…). La guerra también. Las situaciones sin salida, estimulan a unos y derriban a otros. Pero siempre, hay gente que afirma valores. Valdría la pena releer el “Cabalgar el Tigre” de Evola, porque ahí se encierran algunas respuestas fundamentales para el hombre moderno.

Evola nos cuenta que la familia, el Estado, la sociedad, la música, la religión, etc… están en crisis. ¿Crisis de qué? Crisis de los valores burgueses… pues bien, bienvenida la crisis de los valores burgueses si permite alumbrar nuevos valores de sustitución. Si la “Pastoral” de Beethoven es la quintaesencia de la música burguesa, ¿qué es mejor? Recrearse en los valores de la burguesía, o bien liquidar la música burguesa para que de su crisis surja algo más profundo y originario. Personalmente, abomino del dodecafonismo de Schömberg, pero reconozco que después suyo, la música burguesa ha quedado aniquilada. Y otro tanto cabe decir del surrealismo o del dadaísmo que liquidan el arte convencional, emotivo y sentimental. Cuando se dice, “la familia está en crisis”. ¡Coño, claro que lo está! Pero esa es la crisis de la familia burguesa. ¿Qué la religión está en crisis? Si, pero es la religión entendida como culto exterior, la que experimenta la crisis. ¿Es malo que haya crisis de todo esto? Creo que no: contra antes se disuelvan todos los valores, antes se asumirán valores nuevos en positivo. Cuando se llega al fondo, no queda más opción que recuperarse.

El “Cabalgar el Tigre” implica que si lo que está en crisis es la sociedad burguesa… bienvenida sea la crisis porque muy poco del convencionalismo burgués merece ser defendido.

¿Qué la política está en crisis? Bien; claro que está en crisis. Es la crisis de la política burguesa, es la crisis de la partitocracia y de la plutocracia. Si es así, bienvenida la crisis. Ya habrá tiempo de hablar de valores en positivo, ya habrá tiempo de encontrar nuevas formas culturales (los valores dignos de defender son eternos como la gravedad, no han aparecido en un momento dado de la historia, han acompañado a los mejores momentos de la historia.

El camarada Bau cita a Gramsci. Toda la teoría de Alain de Benoist sobre el “gramscismo de derechas”, se basa en un error, tal como ha expresado Guillaume Faye en “Arqueofuturismo”. Gramsci no es un accidente en la historia. Es un producto de la doctrina marxista. Y Marx no era un “teórico”, sino un militante político. Marx fundó la Internacional Obrera, no se limitó a llevar adelante una lucha cultural… ¿Lucha cultural? Si, pero para que la lucha cultural sea efectiva, precisa de la existencia de un movimiento político consolidado. Hoy no existe un movimiento político amplio… luego la lucha cultural es una actividad sectorial, que conduce a frecuentes debates versallescos, y que, al no tener los mecanismos del poder, no llega a casi nadie.

Y volvemos al punto de partida: sin poder no hay revolución que valga. Los cambios efectivos en la sociedad solamente pueden hacerse desde el poder. Hasta ese momento, los valores solamente son patrimonio de pequeñas minorías. Solo con el poder pueden extenderse a la población. Así pues, el problema es técnico y se contiene en la pregunta: ¿cuál es la técnica de acceso al poder?

¿SI NO HAY VALORES PUEDE HABER MOVIMIENTO POLITICO?

El camarada Bau escribe: “La Revolución exige estrategias y demás temas de relación con las masas… pero si olvida sus valores, hará otra cosa, el poder quizás lo logre a base de ceder en ideas … pero no el cambio posterior, no será un medio sino un fin en si”.

Pero aquí hay un equívoco: una cosa es la clase política dirigente de un movimiento y otra muy distinta la base militante y otra aún más distinta los votantes. Aquí existen distintos niveles de identificación y valores. Personalmente, atravesé la experiencia de Nueva Europa. Cero absoluto. Cuando en una organización se dedica el 60% del tiempo a discutir sobre “valores”, mal asunto. Esos valores o están presentes en la sociedad y en algunas de sus élites o una reflexión teórica no va a hacerlos cristalizar. No vale la pena hablar de valores como austeridad, esfuerzo, energía, constancia, lealtad, espíritu de sacrificio, prontitud, fidelidad a la palabra dada… Esos valores o están presentes en los hombres que conducen el movimiento, o caca de la vaca. Reflexionar sobre estos valores, implica evidenciar su ausencia.

Ahora bien, si el poder es necesario, es porque son precisamente esos valores los que se debe instalar en la enseñanza, en la práctica política, en la gestión de la cosa pública, sobre cualquier otro valor. Si hoy seguimos defendiendo por mucho tiempo que 51 violadores no pueden pesar más que 49 premios Nóbel y seguimos al pie de la letra las críticas a la democracia formuladas en los años 30 y que siguen siendo válidas… seguramente no abandonaremos la marginalidad. Lo cual no implica que la ley de las mayorías sea más recomendable hoy que ayer. Simplemente: el problema fundamental no es ese, y por tanto, no hay que insistir mucho en él. Sería absurdo que a alguien que le están a punto de cortarle el cuello, dijera a su ejecutor, “perdona pero tienes el zapato sucio”. Esta es hoy la situación: vivimos un momento muy grave, preludio de sacudidas como no ha sufrido Europa desde la II Guerra Mundial. Las convulsiones generadas por la inmigración y el proceso globalizador, van a hacer temblar a todo el continente. No es hora de detenerse a discutir sobre valores que existen o no existen, sino simplemente, de evitar un deslizamiento cada vez más pronunciado hacia la catástrofe. Bertold Brech –comunista alemán y dramaturgo- contaba una anécdota famosa: se incendia la estancia en la que un buda medita; cuando las llamas le queman las cejas, se asoma a la ventana y pregunta que tiempo hace fuera… Absurdo ¿no?

El traidor nato, lombrosiano, jamás entenderá la ética de la lealtad. Quien no sabe lo que son valores, no los asumirá jamás sino es a través de un proceso de reeducación ética que solamente puede hacerse desde el poder…

Así pues, un movimiento político debe procurar, claro está, que su clase dirigente tenga valores positivos… pero no es eso lo que va a “vender” al electorado. Lo que va a “vender” son soluciones simples a problemas complejos. Nada más. Dentro de una concepción gradualista de la lucha política (ver post en Infokrisis sobre el partido transversal) cada peldaño de acceso nos dice, por sí mismo, hasta donde se puede llegar y hasta donde no.

El fondo del debate es el siguiente:

- el camarada Bau opina que en las actuales circunstancias no puede hacerse política, sino tan solo de enunciar ideas y valores

- otros creemos que todo esto ya existe, solo queda aplicarlas y encontrar los atajos para convertirlas en potencial político.

Ni Bau ni yo vemos una situación “pre-revolucionaria”… pero tampoco Hitler la tenía cuando sale de Landsberg. Habría que ser más críticos con los que se dicen nacional-revolucionarios… cuando no existe posibilidad de ninguna revolución que valga. No hay que confundir “revolución” con “hacer política”. Se trata de lo segundo… la revolución, insisto, solamente se puede hacer desde el poder. Pregunto ¿qué es mejor? ¿tener grupo parlamentario o no tenerlo? ¿tener concejales o no tenerlos? ¿tener posibilidades de aplicar principios en la gestión de algunas áreas del poder o no tenerla? ¿descender a la política real o refugiarnos eternamente en el “no podemos hacer nada”, “somos radicalmente diferentes al resto de partidos”, que llevan al “nosotros solos contra el universo”? Yo lo que pido es dar el paso y ser consecuentes con la opción asumida: ¿hacer política? Bien, hagámosla y descendamos al ruedo. ¿Rumiar valores? Paren que me apeo.

Dice Bau: “La gente no quiere cambiar de ‘sistema’ sino que solo quiere ‘más sistema’, más dinero, más consumo, más egoismo, más comodidad…. más valores del Sistema”… y el polígrafo dice… que tiene razón. Pero, miremos la cosa al revés: ¿sería comprensible que la población pidiera salarios más bajos, menos dinero, menos consumo, altruismo a saco, incomodidades? No me cabe en la cabeza… Hace años, en una discusión con la eterna ave migratoria de Farrerons, decía que ansiar un mundo mejor suponía exaltar la molicie y el hedonismo… Lo lamento, pero no comparto todo estos criterios. El hitlerismo sin autopistas hubiera sido como un jardín sin flores. Presente un programa electoral de puteo del personal y suerte tendrás de que no te linchen. Marcusse escribió un libro muy interesante en 1967, “El final de la Utopía”. La idea era que en la actualidad existen recursos técnicos y económicos suficientes como para que la Utopía –esa meta ideal inalcanzable- deje de serlo. Lo único que lo impide es la mala administración de esos recursos. Y tiene razón. Hoy no podemos renunciar al bienestar, solo porque tenemos la sospecha de que genera hedonismo y molicie. Desde Lorenz y Ardrey sabemos que el ser humano tiene instintos y los comparte con otras especies animales. Salvo el gorila que duerme sobre su propia mierda y no se levanta durante la noche ni para cagar, todas las especies animales huyen del dolor y del sufrimiento y buscan el placer y la satisfacción. No veo porque todo lo que conduce al placer puede ser considerado hedonista y negativo… ni por qué otros lo consideran pecado. Ni un programa electoral, ni una norma de vida que no sea la de un anacoreta o de un cartujo, pueden vender una imagen de putear al personal. Mal asunto, además, si un movimiento situado ya en el poder, dijera: “señores se acabó lo que se daba, ahora zu’s vais a enterar” y, acto seguido, prohibiera la tele, cerrara los putiferios, limitara el ocio, o convirtiera los estadios de fútbol en auditorios wagnerianos.

La frase Thiriart que cita el camarada Bau, es exacta, pero hay un matiz: Thiriart habla de “guerra revolucionaria”… aquí hemos hablado de lucha política. Para que haya una guerra revolucionaria las condiciones de vida deben ser extremas –y hoy, a pesar de los nubarrones negros, siempre existen atisbos de esperanza- por tanto, y esto es lo importante HAY QUE DESPRENDERSE DE LAS IDEAS DE QUE AQUÍ SE VA A HACER PASADO MAÑANA UNA “REVOLUCION” O UNA “GUERRA REVOLUCIONARIA”, POR QUE LO QUE TENEMOS ANTE LA VISTA ES UNA LUCHA POLÍTICA, MÁS O MENOS CONVENCIONAL, EN LA QUE DE LO QUE SE TRATA ES DE ALCANZAR PARCELAS DE PODER PARA PONER EN PRÁCTICA SOLUCIONES SIMPLES A PROBLEMAS COMPLEJOS.

Si nos ponemos en plan fundamentalista del tipo de “queremos solo una revolución”, “aspiramos a cambiar el sistema”, o expresado de forma un poco más tosca “lo vamos a poner todo patas arriba”… entonces, no nos espera nada más que la marginalidad y la extinción. Ahora bien, si aspiramos a algo tan sencillo como: vamos a procurar introducirnos en ayuntamientos para bloquear la discriminación positiva y la admisión ilimitada de inmigrantes, para mejorar los servicios sociales para la población autóctona de esos municipios, para evitar la corrupción inmobiliaria… entonces, probablemente, tengamos un lugar bajo el sol de la política.

LO NS EN EL TIEMPO QUE VENDRA

Vamos a ver: lo esencial de los valores del nacionalsocialismo… no era nacionalsocialista, sino que ya estaba presente en otros períodos de la historia. No creo que desde el mundo clásico, hubiera que esperar a un momento concreto del siglo XX, para que alguien anunciara una cosmovisión correcta. El modelo humano que sostenía el nacionalsocialismo no estaba muy lejos del modelo estoico de la romanidad. Vale la pena leer algunos artículos de Evola sobre este tema ya publicados en la Biblioteca Julios Evola [http://juliusevola.blogia.com]. Una idea es válida y merece ser considerada, si aparece a lo largo de la historia como connatural al ser humano. Solamente los valores “universales” merecen ser defendidos y tienen un carácter verdaderamente metafísico o metapolítico. La ética de la lealtad es importante, pero no porque la hayan defendido las SS en los años 30-40… sino porque acompaña siempre a los mejores momentos de nuestros linajes indo-europeos. No por otra cosa. Esa idea aparece constantemente, incluso en cuerpos de élite actuales y se sigue enseñando en las academias militares.

Mi visión del nacionalsocialismo es diferente de la de Ramón: para mí el nacionalsocialismo es un momento concreto de la historia de Alemania y aparece y tiene éxito por circunstancias muy concretas. Una vez desaparecido y denigrado, ya no hay rescate posible. En marketing, cuando una marca ha caído, cuesta menos crear otra que intentar levantar la marca caída (en todos los cursos de marketing, inevitablemente, se alude al Agua de Solares, la de mayor consumo en los 60, y que se hundió por aparecen un “bichito”. Todo el dinero y el esfuerzo empleado en remontar la marca fue inútil).

Las ieologías de los años 30, ni el nacionalsocialismo, ni el nacionalsindicalismo, ni el fascismo, volverán jamás en la forma que tuvieron. Para regresar deberían asimilar los cambios que se han producido en la sociedad desde 1945 hsta 1989 y desde 1989 hasta nuestros días. Muchos. La historia se ha acelerado y muchos de los esquemas con los que trabajaban esos movimientos, hoy son inaplicables. El nacionalismo, por ejemplo. De todas formas, sería ocioso, realizar aquí una crítica al nacionalsocialismo. Esa crítica ya ha sido hecha por Evola en “El fascismo visto desde la derecha. Notas sobre el III Reich”, y no se puede achacar a Evola una hostilidad hacia esos movimientos a los que conoció perfectamente. A ella remito a los que quieran profundizar en el tema.

Cada momento histórico tiene su síntesis política, y en los años 30 esa síntesis fueron los fascismos quienes la cristalizaron, de la misma forma que entre 1948 y 1980, el marxismo ocupó ese terreno. A momentos históricos diferentes corresponden realidades políticas diferentes. No es cierto que el nacionalsocialismo sea la comosivisión más moderna: la más moderna es la globalización. Que nos guste o no, eso ya es harina de otro costal. Por lo demás, el problema no es la modernidad de una idea… sino su perennidad.

Nuevas conclusiones:

- refugiarse permanentemente en valores no es el punto de partida óptimo.
- es preciso partir de un conocimiento exacto de la realidad para establecer estrategias y caminos de lucha política.
- no hay camino revolucionario… pero si vía política.
- el pragmatismo es la gran enseñanza del nacionalsocialismo
- sin poder no hay revolución posible, luego los atajos, las vías, los mecanismos y las técnicas para llegar al poder, son esenciales.
- tanto más los valores son eternos, son más dignos de defender; tanto más son modernos, es más sensato dudar de ellos.

Toreador -

Está bien que lamentes lo insultos, porque es lo que haces: insultar. Por lo demás, CEDADE es un buen ejemplo de adonde conduce la deriva separatistoide del ambiente, auspiciada por personas como tú y otros. El tipo de fracaso tuyo y/o de CEDADE es tanto personal como doctrinal. Es decir, es un fracaso práctico porque proviene de un fracaso teórico: el nacional-socialismo. Ideología extranjera, tan perra y mala como esos cientos de extranjeros pangermanistas y loadores del barbarismo más cutre y belicista que dieron los tiempos: Germania.

Resulta curioso que gentes de una nación como España, que nos hemos follado a todas las viudas que dejábamos tras cada conquista (por otra parte, comportamiento normal en las batallas de aquellos tiempos por todos los reinos), acaben adorando la historiografía e ideas de un territorio que terminó siendo Alemania... ¡Nosotros! Ya digo: españoles que hemos meado en cada rincón del Globo. Que junto a franceses y británicos (junto a su sucursal Portugal) hemos continuado occidentanlizando a la manera romana... Para terminar ¡Fanatizados por un anormal como Hitler! Increíble.

El acabose lo encontramos, otra vez en aquel oasis de antiespañolismo en que se ha convertido Cataluña. Cuando de adorar a Alemania se para a adorar a Cataluña. Pero no como parte de España. No. Como cosa propia, con una identidad propia que, por lo demás, nadie te sabe explicar. Y, que cuando alguien lo intenta, dice cosas como las que dices tú: que la lengua de Cataluña es el catalán. Mentira podrida. Mentira cochina. Mentira de inculto. Cataluña, desde tiempos ha, tiene y usa dos lenguas: el castellano y el catalán. Por tanto, tan propia es el catalán como lo es el castellano. De igual forma, las costumbres y tradiciones propias de Cataluña que algunos catalanistas pervierten y monopolizan, lo son españolas y algunas provienen de otros lugares peninsulares o son de influencia foránea, pero de ningún modo exclusividad excluyente de Cataluña para con España. Tú, que te declaras catalanista sin saber definir exactamente qué es el catalanismo (me remito a tu texto) no sé que haces durante tanto tiempo en el ambiente. O sí lo sé: joder el mismo. Haces que buena parte de la gente se crea, y siga, toda la patrata pangermanista. Que, por cierto, les viene de perlas a todos esos periodistas que rellenan revistas y periódicos con el exótico españolito –con ínfulas separatas o no –que enarbola orgulloso los símbolos paridos en el extranjero. Mierda de Alemania, coño, qué daño hizo y hace a Europa.

R bau -

Toreador: te aseguro que lamento si he insultado a alguien, en realidad no recuerdo haberlo hecho contra nadie en concreto, he indicado que los grupos 'nacionales' aqui son un desastre, cosa evidente por lo demas... pero es posible que me excediera en el comentario, hay de todo, no se puede generalizar... y en todo caso mi lucha en Cedade acabo fatal... no voy a esconder mi propio fracaso en lo práctico...

Por lo demas soy catalanista, no separatista... si estas contra el catalanismo, o sea en sentirme orgulloso de ser catalán, de hablar catalán y de amar la cultura catalana como la propia, desear que se aprenda aqui en Cataluña , etc... entonces si que no nos entenderemos nunca. Otra cosa es odiar a España u odiar la lengua catalana como la propia de Cataluña, etc eso es separatismo repugnante de uno u otro bando.

a Toreador, de El Caracol -

Vamos a ver.

1) En primer lugar, si hubieras dejado un email real, te hubiera contestado después de borrar tu primer post. No sé que manía es esa de dejar emails inexistentes.

2) Bau no tiene problema en personalizar, pero no es lo habitual en este blog, así que te agradecería que no personalizaras los correos. Por otra parte, parece que algunos no queréis enteraros de que esta es un "web coral", que aquí escriben varios.

3) Lo importante en los debates es ceñirse al tema a debatir. Bau planteó unos temas en un post a Disidencias, alguien consideró interesante contestarlo y Bau ha respondido a la respuesta, lo que hace inevitable otra respuesta. Y lo mismo se haría con cualquiera que planteara un tema.

4) Por otra parte, Bau es un punto de referencia para algunos de nuestro ambiente. Además de amigo personal desde hace varias décadas. Discrepar de él no implica -ni puede implicar- hostilidad personal. Lo que hace todavía más justificado el ceñirse al debate de ideas y no a las consideraciones personales.

5) Todos lso que llevamos tiempo en este ambiente, tenemos una parte de responsabilidad en el catástrofe a la que se ha llegado. Tanto Bau como yo, como Blas Piñar, Diego Márquez y demás... solo que cada cual en su nivel. Alguno son extremadamente orgullosos y jamás reconocerán sus faltas y otros no tenemos inconveniente en hacerlo. Lo importante no es eso, sino tener capacidad para el debate en este momento.

Lo dicho: post con consideraciones personales se borran, post con discrepancias y argumentos permanecen por muy contrarios que sean al espíritu y a la letra del artículo originario.

El debate es eso y no un exabrupto.

Toreador -

¿Por qué le das tanta importancia a Bau? Me borras todos los mensajes. ¿Qué insulto? No menos que él, que tacha de incompetentes a todo líder de los partidos nacionales españoles (recordemos que él se considera catalanista)

Por lo demás, tengamos una cosa clara, Ernesto: criticamos a Manolo por ser filo-nazi con poco cerebro y capacidad. Bien. Pero ¿tú también eres racialista, etnicistas, nazi disfrazado bajo adjetivos al fin y al cabo? Porque si esto es así, y es lo que parece, la mala gestión de Manolo no la salva ningún filo-nazi racialista.


Venga, borra si quieres pero no me canso y, por cierto, puedo empezar por otro lado...

R. Bau -

Sin duda cuando se trata de analizar las cosas no vale un texto corto y rápido de un foro… así que permitid que no se me juzgue en mis ideas solo por las cuatro líneas que escribí aquel dia en una respuesta rápida y sin concreciones al tema del utilismo en política, que es el tema central que quería tratar.
Hace años que conozco la gran capacidad de definir estrategias y formas de lucha de Ernesto, y he leido casi todos sus textos sobre ese tema… no ignoro pues las medidas estratégicas y las formas de lucha de masas… pues además he trabajado muchos años en el tema de ventas y conozco muy bien los medios de manejo de masas. Pareto lo he leido , en fin, no es que ignore la realidad sobre la ‘política’.

1- POLITCA
De principio la misma palabra ‘Politica’ tiene ya un significado distinto para mi, con mayúscula, que ‘política’ con minúsculas. Por tanto cuando Ernesto dice:
A esto cabe decir:
- Un “partido político” por definición tiene como único objetivo, la lucha política.
- La esencia de la lucha política es la conquista del poder o de fracciones del mismo.
- Un “partido político” que renuncie a la conquista del poder no puede ser partido, sino que se adapta mejor a la estructura de un círculo cultural, una fundación, un laboratorio de ideas.

Tendríamos que matizar por primera vez:
Un Partido político tiene como objetivo la ‘política’ y tomar el poder. No hay duda. Un Movimiento Político, con mayúsculas, tiene un objetivo de Valores, no solo ‘políticos’ sino sociales, culturales, espirituales, artísticos, éticos…
Por tanto reconozco que el uso de la palabra ‘político’ puede ser confusa para nuestro entendimiento, y en todo caso ‘Partido’ también lo es… sería más lógico por mi parte usar otra palabra (desgraciadamente la palabra Movimiento en España tiene un sentido muy negativo … por sus lamentables implicaciones franquistas).

No se trata de ser un laboratorio de ideas sino un ‘Movimiento’ Político, entendiendo la Política como un objetivo global, no de poder ‘político’ solo, ni básicamente.

2- MUTACIONES DE VALORES

Decía el texto de Ernesto:
Por eso, cuando Ramón escribe: “por eso no tiene sentido 'llegar al poder' si no se hace bajo un programa ideológico y una capacidad de cambiar la sociedad”, comete un error. El planteamiento correcto es justo el contrario:
- Los grandes cambios, las grandes mutaciones sociales, culturales y de visión del mundo, solamente pueden realizarse, desde el poder.
- La conquista del poder no es un fin en sí mismo, sino el medio para alcanzar un fin… y ese fin es la transformación de las relaciones de poder, de las estructuras de poder y de las concepciones de los pueblos.
- La conquista del poder es la garantía de la revolución y no al revés, puesto que sin poder no hay revolución, es decir, no hay posibilidades reales de cambio en ningún terreno

En ese primer punto si que disiento, y con razones y ejemplos. Las grandes mutaciones de Valores han nacido MUCHO ANTES de intentar siquiera llegar al poder. Cristianismo, socialismo, democracia, NS… nacen de ideas y valores, de luchas y textos, de ejemplos y mártires mucho antes de montarse como Partido ‘político’.
Cuando estos cambios se convierten en Partido ya han infiltrado la mente de minorías amplias, de gentes, de grupos, de ambientes…. no es el Partido el que logra esa infiltración, sino el que se aprovecha de ella para lograr objetivo ya ‘políticos’ (con minúscula).
Es cierto, y lo sabemos, que en ese momento hay una simbiosis, los escalones de poder que se logran ‘políticos’ favorecen alcanzar mas poder social, mas capacidad de entrar Valores, cultura, etc… de forma que no es que piense como a veces se interpreta a Gramsci por los ‘a-políticos’ que la lucha cultural o metapolítica debe ir sola o aparte… no, hay una simbiosis entre ambas luchas, pero la ‘política’ de Partido solo puede actuar cuando ya ha actuado la Política de Valores de forma eficaz… y esa política incluye mártires, ejemplos, idealistas, pureza de ideas y de estilo, una imagen de ‘cambio por mejor’ en lo humano, no solo en lo utilista.
La segunda frase es cierta, y la apoyo… y para ello el Partido debe mantener claras las ideas. Si el Partido ha vendido las ideas para lograr votos y ser ‘popular’, después no podrá ser un medio para la transformación, pues ya se ha ‘transformado’ antes en parte del ‘espíritu’ del enemigo, ha dejado de ser un portador de medios para el cambio social, solo es ya un medio ‘político’.
La tercera frase: De acuerdo, no hay revolución sin poder, pero, a la vez, un poder sin ideas claras no hará ‘la revolucion’ sino una ’mejora’ del sistema. Una Revolución implica ‘Política’, no solo ‘política’.
La Revolución exige estrategias y demás temas de relación con las masas… pero si olvida sus valores , hará otra cosa, el poder quizás lo logre a base de ceder en ideas … pero no el cambio posterior, no será un medio sino un fin en si.

3- CAMBIAR EL HOMBRE

Decia el texto de Ernesto:
Ramón añade luego: [el fin de un partido NR o NS] es “cambiar al Hombre, implantar una Concepción del mundo distinta, por eso no tiene sentido 'llegar al poder' si no se hace bajo un programa ideológico y una capacidad de cambiar la sociedad”.
También aquí hay que ser preciso. Por el momento, los únicos que tienen posibilidades de “cambiar al Hombre” son los ingenieros genéticos en sus proyectos de mutar o clonar ADN. Hay algo inmutable en la naturaleza humana: el hecho de la muerte, esa muestra de conservadurismo humano que se resiste al cambio. Lo que puede cambiar es el estilo, es la visión del mundo y son los valores, es decir, los factores culturales que pueden mutar en un sentido o en otro. Y en este sentido:
- Es positivo todo lo que nos acerca a nuestra autenticidad originaria, propia de nuestro pueblo y de nuestra etnia.
- Es negativo todo lo que nos aleja de esa autenticidad y nos hace asumir valores propios de otros climas y de otros grupos étnicos.

De las dos últimas frases no tengo nada que decir, correctas.
El Hombre cambia, pues no solo es ADN… el mismo alemán que creía en Valores raciales en 1933, cree ahora en valores democapitalistas en 2006, el ADN es el mismo, pero ha cambiado el Hombre. Y Hombre es el conjunto de fisiología y cultura, mente, valores…. no hay dos Hombres, el físico y el mental… por eso es acertado hablar de ‘cambio del Hombre’ como meta.
Dicho sea de paso una política NS cambia también lo fisiológico… pero eso es otro tema… raza, salud, naturaleza… etc…

4- REGLAS ESTRATEGICAS

Decía el texto de Ernesto.
Se nos ocurren algunas de estas reglas del juego:
- La primera regla a tener en cuenta es que en una competición electoral el producto a vender es un “programa”, no una ideología.
- La ideología es algo demasiado complejo para creer que las masas pueden asumir algo por el estilo. El programa, en cambio, debe responder a las necesidades de las masas y ser asumible por ellas.
- La segunda regla del juego es elegir un “target” (objetivo) sociológico que pueda entender, compartir y asumir el mensaje como propio.
- La tercera regla que la imagen sea asumible por las masas y no implique lastres innecesarios.
- La cuarta conocer las modernas técnicas de propaganda de masas.
- Finalmente, que quienes asumen la lucha política tengan claro cuáles son sus objetivos, su programa y su estrategia y tengan una alta moralidad que excluya la posibilidad del choriceo vil tan habitual entre la clase política.

Todo esto, que es algo bien conocido por todo ‘vendedor’ de lo que sea, ideas por ejemplo, es para la ‘política’. Pero una Revolución exige antes de una estrategia vendedora, una imagen, un ejemplo, un Mito, una Luz que deslumbre, que ilusione… y eso no se logra con productos de marketing… es algo distinto.
Hoy no creo (y eso es ya subjetivo) que sea el momento de polítiquear, sino de marcar esa Política de Mito, de Ejemplo, pureza , estilo, mártires ya tenemos muchos. Quizás no solo eso, es posible que al lado de esa meta Política haya que hacer ‘política’ también, no lo niego ni me opongo a ello, pero si todos venden ideas por votos, eso estoy seguro que matará el Mito, la Elevación , los Valores elevados que atraen al final más que las promesas electorales a los militantes más activos. Llagará el momento en que eso ya sea secundario pero ahora lo veo esencial… me puedo equivocar pero no veo una situación pre revolucionaria o como se quiera llamar al estado de cosas en el que la ‘política’ es ya la única línea a seguir.

Cuando Ernesto dice:
“.El error de Ramón consiste en pensar que la sociedad política refleja la realidad de la sociedad en general.”
o bien
“Cada vez existe más respuesta social contra las toxicomanías, contra la corrupción, contra el terrorismo, contra la partitocracia, contra la especulación, contra la inmigración masiva, contra el cambio climático, contra el medio ambiente, … que nosotros sepamos o no aprovecharlo, es otra historia, pero que esta respuesta está ahí, me parece evidente.”

Estoy convencido de que la sociedad civil actual asume los valores y preceptos que el sistema ha incluido en sus mentes, que son los que usa la sociedad ‘política’ actual de Partidos. La gente no quiere cambiar de ‘sistema’ sino que solo quiere ‘más sistema’, más dinero, más consumo, más egoismo, más comodidad…. más valores del Sistema.
La gente sabe que los políticos son un asco, y que hay especulación, destrucción del medio natural, ect.. pero mientras no les afecte a su egoismo no saldrán de la mera protesta ‘in Sistema’, del ‘cambio controlado’ dentro de los mismos ‘valores’ esenciales.

Jean Thiriart dijo una vez:
“Para volver a las condiciones indispensables para desencadenar una guerra revolucionaria con algunas posibilidades de éxito, digamos que son numerosas y variadas: situación económica difícil (hambre, paro muy importante), ocupación extranjera humillante, humillación de la inteligentsia real por una casta nacional esclerotizada en el poder. Es precisa una situación de desesperación: hambre o humillación moral. Hambre para la plebe y humillación para la inteligentsia.”
Sin una motivación externa grave no hay cambio.
Pero un cambio revolucionario necesita además una alternativa al sistema, no un mero maquillaje de oferta estratégica y táctica, sino una ilusión nueva. Y luego un partido político… ya vemos: 3 condiciones: Una necesidad externa grave, una ilusión nueva, y una organización de lucha política eficaz al servicio de esa idea-ilusión que separa aprovechar la oportunidad.
Hoy, ahora, creo que estamos más en la etapa de generar la ilusión que la de aprovechar una oportunidad que no existe aun…

5- SOBRE EL NACIONALSOCIALISMO HOY
Decía el texto de Ernesto.
a la ideología NS, cabría decir que es el producto de otro mundo completamente dierente al nuestro, inspirado por:
- el romanticismo alemán y las corrientes völkisch
- el mito del retorno a la naturaleza
- la generación del frente y de los freikorps, eternos adolescentes e inadaptados a la vida en tiempos de paz
- el producto de la mentalidad vindicativa surgida de la “puñalada por la espalda”
- el rechazo a Weimar y a su sistema inestable, acomplejado y empobrecedor
- el antisemitismo inherente a la sociedad germana de la época
- la frustración nacional por la guerra perdida
- el militarismo prusiano
- la efervescencia activista de la época común a derechas e izquierdas
- la existencia de una generación en la que no faltaban las personalidades geniales
- la época del cesarismo
(…)
- se reconozca que la práctica política NS es inaplicable en el siglo XXI y que la aplicación estricta de esta doctrina conduce al aislamiento político.
- se evite la reclusión dentro de las polémicas de reivindicación de la memoria histórica y se deje esta actividad para profesionales de la historia.
- todo esto pueda contrapesarse con un esfuerzo creativo e imaginativo del que ya han dado cuenta distintos medios NS en toda Europa en los últimos cincuenta años.
Pero, además, existe un problema añadido.
Las ideologías nacen a mediados del siglo XIX y mueren en el comienzo del siglo XX.

Si el NS fuera solo alemán y de 1933, desde luego tendría razón todo lo dicho. Si sus principios fueran Weimar, Versalles, judios, militarismo, etc el NS podría echarse a la basura con toda tranquilidad.
Pero el NS es una cosmovisión del mundo que supera del todo el marco temporal de 1933. En realidad el NS es la cosmovisión MAS MODERNA, mucho más que la democracia, el marxismo, el cristianismo….
La reivindicación histórica tiene dos objetivos: Mostrar las mentiras del sistema y enmarcar los Mitos y Heroes … los Cristianos no triunfaron dejando a Cristo en el olvido, ni los demócratas han olvidado los textos de la Revolución Francesa , ni los marxistas dejan de recordar sus mitos fundacionales.
Los Héroes y Mitos de la nueva Idea están alli, en los años 20 y 30… no son el futuro, pero una idea ‘sin historia’ no existe… todas las posturas tienen un origen y una base en la Historia. La ‘no referencia histórica’ que algunos propugnan tiene un nombre: Miedo y táctica para no enfrentarse a la critica… no es que no crean en los Heroes de 1933, sino que no se atreven a reivindicarlos por miedo y por ganas de ‘ser aceptados’ por el enemigo.
Es como si los cristianos hubieran renunciado a hablar de Cristo y hablaran de Séneca para no asustar a los paganos romanos en la era de la persecución.
No hay Revolución que no haya tenido una encarnación en la Historia anterior a su toma del poder y a su propio nacimiento como tal.
Las ideologías no mueren en el siglo XX, lo que pasa es que desde 1945 domina una ideología globalizadora que poco a poco ha matado a las demás, quedando solo ‘su’ idea, el economicismo de mercado progresista. Y eso lo llaman ‘no haber ideología’… hay una ideología dominante y las demás han sido asesinadas… por ahora.

6- LA MODERNIDAD
Decía el texto.
No tiene sentido obstinarse en discutir sobre si se está “fuera” o “dentro del sistema”… porque todos, incluso los marginales (todo margen está en la periferia de un sistema) forman parte del sistema. Alguien puede discutir la esencia del capitalismo, rechazarla y condenarla… para acto seguido participar en unas elecciones convocadas por “el sistema”.

O sea que Hitler cuando se presentó a elecciones estaba en el sistema democrático y de Weimar.. ah!!, pues en ese caso también estamos en el sistema claro.. para destruirlo después… si eso es ‘estar’ , acepto que ‘estamos’. Yo a eso le llamo ‘no estar’… pues es ‘estar’ habiendo dejado claro siempre y sin duda que el objetivo es acabar con el sistema y sus Valores esenciale, aunque se respeten las ‘formas’ necesarias para la lucha práctica.

Decía el texto.
El razonamiento lógico correctos es:
Premisa mayor: “El mundo moderno precisa soluciones nuevas a problemas de hoy”
Premisa menor: “Yo dispongo de algunas soluciones y de imaginación”
Conclusión: “Luego yo puedo operar para alterar el sentido de la modernidad”
Tal es el planteamiento “político” correcto. Ahora bien si se parte de un punto de vista inverso, hay poco que hacer:
Premisa mayor: “yo pienso como NS”
Premisa menor: “el mundo moderno está muy alejado de lo NS”
Conclusión: “mi pensamiento no puede operar en la modernidad”
El segundo es un razonamiento fatalista, propio del que se siente vencido, mientras que el primero responde a las cualidades que siempre han acompañado a nuestros linajes indo-europeos.

El cambio final es que la Conclusión es distinta:
“Mi ideal, mis valores, no pueden operar en eso que llaman ‘modernidad’ y yo llamo’ sistema capitalista de mercado’, por tanto debo acabar con ese sistema de Valores para poder operar. no se siente vencido, o mejor: me siento vencido si debo seguir siempre dentro del sistema de valores del Sistema. No hay posibilidad de arreglo, de evolución alli, hay solo que eliminar todo ese sistema.
Moderno no es el sistema demoliberal, usurario y materialista actual, eso es tan moderno que nace en 1793, se basa en pensadores e ideas de hace 2 siglos por lo menos.


CONCLUSION
No estamos tratando un tema científico, o sea, no hay una teoría absoluta, sino una praxis. Con eso indico que no pretendo ‘estar en la Verdad segura’ sobre la acción a tomar. En ese sentido siempre he apoyado toda actuación seria contra el poder actual político, incluso cuando se hace desde posiciones no NS ni NR… nadie puede asegurar la realidad del futuro, no hay una ciencia de la Historia sino una Historia que se trata de explicar tras su desarrollo.
Tampoco pretendo en modo alguno desacreditar los textos de estrategia , y menos los de Mila que son de los mejores que he leido. Ojala se sigan, y si el ‘ambiente’ nacionalista actual en España es un desastre tan grande se debe sin duda a las pésima calidad de los dirigentes de los grupos ‘nacionales’, que además de no saber nadqa de ‘estrategia’, no tienen ideología coherente, y a menudo son más burros que malos, pero los hay que son más malos que burros, lo que es aun peor.
Hoy , ahora, vale más una línea de estilo, ética, un Ejemplo, un movimiento que sea impecable en las ideas y los medios, que jugar a la politiquería. Esta es mi idea actual. Pero sin duda si la práctica muestra lo contrario… pues me habre equivocado.. por ahora no es así. O no se sale tampoco de la misma minoría absoluta pese a vender ideas, o se sale a base de vender tantas ideas que no se reconoce ya nada de la ‘Revolución de valores’…

Un fuerte saludo a todos.



R Bau -

Me alegra este debate que es importante, y que si se lleva seriamente, sin insultos ni cosas asi, es incluso agradable de analizar.
De todas formas tardare un par de dias en responder, y advierto ya que el texto mio era solo un mail rapido, sin precisiones ni detalles, pues era un mail de foro.,.. no un articulo sobre el tema
De todas formas el problema entre la concepcion 'utilista' de la politica y la concepción de la politica como reflejo de una Cponcepcion del Mundo, no es excluyente del todo... ni se trata de ser un idealista irreal ni de un realista sin ideas invendibles por votos.

Siward -

Me ha parecido muy razonable la respuesta al texto de Ramón. Comedida y al mismo tiempocon algunas frases que quitan gravedad al tema y suscitan la sonrisa. Felicitaciones al autor.
Después de leer el texto, resumo la nota que he anotado al margen del texto impreso:

"HAY QUE OPTAR ENTRE HACER POLITICA O HACER TESTIMONIALISMO"

"HAY QUE OPTAR ENTRE SER UN PARTIDO QUE AVANZA O LA MARGINALIDAD"

Supongo que esto enlaza con el espíritu del artículo.

A -> Ajo -

Yo no he calificado la intervención de Bau de "sandez", entre otras cosas por la amistad y el respeto que le debo a alguien que conozco desde hace casi 40 años.
No hay ironía en lo que he escrito. ¿Dónde ves la ironía ?
Dicho lo cual, eres tu el dices que yo digo sandeces, así que espero que las enumeres.

Ajo -

Ramon Bau ha dicho un par de sandeces. Pero cualquiera q tenga un poco de conocimiento sobre Teoria de Poder y la Politica, Identidades Politicas, y procesos revolucionarios, se dara cuenta de q tu tb dices unas cuantas sandeces, por muy ironico q te pongas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres